Despliega el menú
Nacional

Juan Carlos I abandona España para facilitar el reinado de su hijo

Pretende facilitar la tranquilidad y el sosiego que requiere el ejercicio de las funciones de su hijo. "Mi legado y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen", dice el rey emérito en su carta. Felipe V remarca la "importancia histórica" que representa el reinado de su padre.

El rey Juan Carlos ha decidido abandonar España y fijar su residencia en otro país ante la "repercusión publica" de "ciertos acontecimientos pasados" de su vida privada y para facilitar a su hijo, Felipe VI, la tranquilidad y el sosiego que requiere el ejercicio de sus funciones.

Don Juan Carlos, según un comunicado de la Casa real hecho público a media tarde de ayer, trasladó esta decisión al Rey en una carta en la que asegura que toma la decisión "guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti -escribe dirigiéndose a su hijo- como Rey".

"Te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España", reza el texto de la carta sin que Zarzuela haya explicado si la frase "en estos momentos" hace referencia a que se encuentre ya fuera de España -diversas informaciones así lo aseguraban este lunes noche- o a las circunstancias actuales relativas a la investigación de la que está siendo objeto.

Añade que ha sido Rey de España durante casi cuarenta años, y durante todos ellos siempre ha querido lo mejor para el país y para la Corona. "Mi legado y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen", añade don Juan Carlos en su carta, en la que recalca que adopta la decisión con el mismo afán de servicio a España que inspiró su reinado.

Don Juan Carlos, según un comunicado de la Casa Real, ha trasladado esta decisión al rey en una carta en la que asegura que toma la decisión guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones "y a ti -escribe dirigiéndose a su hijo- como rey"

"Te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España", reza el texto de la carta sin que Zarzuela haya explicado si la frase "en estos momentos" hace referencia a que se encuentre ya fuera de España o a las circunstancias actuales relativas a la investigación de la que está siendo objeto.

Añade que ha sido rey de España durante casi cuarenta años, y durante todos ellos siempre ha querido lo mejor para el país y para la Corona.

Abrió el camino a una transición democrática que ni el intento del golpe de Estado del 23-F pudo resquebrajar

"Mi legado y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen", añade don Juan Carlos en su carta, en la que recalca que adopta la decisión con el mismo afán de servicio a España que inspiró su reinado.

El comunicado de Zarzuela señala que Felipe VI ha transmitido a su padre "su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión".

"El rey -señala el texto- desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia, y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico".

Tras el comunicado de Zarzuela, el abogado de don Juan Carlos, Javier Sánchez Junco, ha emitido otro en el que informa de que el anterior jefe del Estado le ha dado instrucciones para que haga público que, pese a su decisión de trasladarse fuera de España, "permanece en todo caso a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna".

Así lo ha hecho público la Casa Real por medio de un comunicado. "Es una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad", escribe el Rey emérito.

El comunicado de Zarzuela señala que Felipe VI ha transmitido a su padre "su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión".

"El Rey -señala el texto- desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia, y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico".

A disposición del Ministerio Fiscal

Tras el comunicado de Zarzuela, el abogado de don Juan Carlos, Javier Sánchez Junco, emitió otro en el que informa de que el anterior jefe del Estado le ha dado instrucciones para que haga público que, pese a su decisión de trasladarse fuera de España, "permanece en todo caso a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna". La Fiscalía del Tribunal Supremo está investigando el origen de 65 millones de euros ingresados en Suiza en la fundación Lucum, radicada en Panamá, para determinar si eran comisiones abonadas por Arabia Saudí a don Juan Carlos por la construcción del AVE a la Meca.

Una cantidad de dinero que fue transferida después a una cuenta en las Bahamas a nombre de Corinna Larsen.

Ni la carta de don Juan Carlos, ni el comunicado de Zarzuela ni el del abogado aclaran dónde fijará su residencia.

El rey emérito abandona Zarzuela tras más de 57 años viviendo en ese palacio en el que seguirá residiendo la reina Sofía, ya que la decisión de su marido no le afecta en nada y mantendrá su actividad institucional.

El detonante de la decisión adoptada por el rey emérito fueron las informaciones en las que Felipe VI aparecía como beneficiario de la fundación Lucum, a través de la que don Juan Carlos presuntamente movió el dinero oculto.

Don Felipe tuvo conocimiento de este hecho en marzo de 2019 y en abril acudió a un notario para renunciar a cualquier beneficio de Lucum y de su padre.

Tras estos movimientos, Juan Carlos I comunicó a Felipe VI su retirada de la actividad institucional a partir del 2 de junio de 2019, coincidiendo con el quinto aniversario de su abdicación.

Aquel paso se tradujo en un primer momento como un deseo de centrar todo el protagonismo en su hijo, aunque, transcurridos los meses, se ha interpretado más como un distanciamiento por parte de don Felipe ante las informaciones que le habían llegado tres meses antes.

Tras la retirada de don Juan Carlos de la esfera pública, don Felipe suprimió la secretaría que se le había creado tras el relevo en el trono, aunque le mantuvo como miembro de la familia real y la residencia en Zarzuela, además de conservar su tratamiento vitalicio de rey.

Refuerza el compromiso de Felipe VI

El paso dado por don Juan Carlos refuerza el compromiso que Felipe VI adoptó en su proclamación de mantener una conducta ejemplar para ganarse la confianza de los ciudadanos.

"Para ello, hay que velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente (...) Porque, sólo de esa manera, se hará acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones", proclamó.

Al año siguiente, en el primer aniversario de su llegada al trono, reiteró que España se construye desde el respeto de la Constitución, pero también "desde la afirmación de principios éticos y morales".

Hasta que estalló la polémica, Felipe VI siempre aireó la admiración que sentía por su padre, como cuando en su 80 cumpleaños, en enero de 2018, le agradeció "tantos años de servicio leal a España".

Desde el relevo en la Corona, Felipe VI ha tenido que tomar medidas firmes en relación con su familia encaminadas a garantizar el decoro y la transparencia de la institución monárquica y tratar de frenar la erosión en que la estaba sumida.

Nada más empezar su reinado, redujo la familia real a seis miembros -los Reyes y sus hijas Leonor y Sofía, don Juan Carlos y doña Sofía- y excluyó a sus hermanas, las infantas Elena y Cristina, que salieron de ella. Un año después, tomó otra decisión drástica que suponía romper amarras con la menor de sus hermanas: la retirada del título de duquesa de Palma a causa de su imputación en el caso Nóos, del que finalmente quedó absuelta, mientras que Urdangarin fue condenado a cinco años y medio de prisión.

Este título le había sido otorgado a doña Cristina por su padre, Juan Carlos I en 1997, cuando contrajo matrimonio.

A estas acciones, añadió otras como la de publicar las retribuciones de los altos cargos de Zarzuela y de los contratos y convenios suscritos y el grado de ejecución de sus presupuestos, así como la prohibición de que los miembros de la familia real aceptasen regalos que comprometiesen la dignidad de sus funciones.

Don Juan Carlos permanece "a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna", señala un texto remitido por el abogado del monarca.

Tras conocerse la decisión de don Juan Carlos, se han sucedido las reacciones de Gobierno y partidos.

En un breve mensaje, Moncloa ha expresado su respeto por el paso que ha dado, al tiempo que ha alabado el "sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado" a Felipe VI desde que llegó al trono.

Sin embargo, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha tachado de "indigna" la "huida" al extranjero del rey emérito.

"Deja a la monarquía en una posición muy comprometida. Por respeto a la ciudadanía y a la democracia española, Juan Carlos I debería responder de sus actos en España y ante su pueblo", ha exigido el también líder de Unidas Podemos.

ERC, EH Bildu y Más País han convenido en interpretar como una huida la marcha al extranjero para no hacer frente a la justicia.

"La ley es igual para todos. Por eso el rey permite que su padre corrupto se marche y no dé explicaciones, el Gobierno mira hacia otro lado y los jueces del Supremo pasan porque el emérito no es independentista. La España irreformable y corrupta de siempre", ha dicho en un tuit el presidente de ERC, Oriol Junqueras, desde la cárcel.

Desde Más Madrid, su portavoz,Íñigo Errejón, ha tildado de "escandaloso" que don Juan Carlos "huya sin rendir cuentas". "Al menos, que devuelva el dinero, que buena falta le hace a nuestro país", ha añadido.

EH Bildu, a través de su diputado Jon Inarritu, ha recurrido a la ironía para juzgar la marcha: "¿Qué Estados no tienen acuerdo de extradición con Suiza?".

El PP ha mostrado su respeto por la marcha de don Juan Carlos, a quien ha reconocido su "fundamental contribución" a la democracia.

De igual modo, los populares han destacado "la labor ejemplar" de Felipe VI y el papel clave de la Corona como "símbolo de la unidad" de España, una postura compartida con Ciudadanos.

Carta de Don Juan Carlos

Majestad, querido Felipe:

Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen.

Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España.

Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona.

Con mi lealtad de siempre.

Con el cariño y afecto de siempre, tu padre."

Etiquetas
Comentarios