Despliega el menú
Nacional

autónomos

200.000 autónomos no serán expulsados de módulos tras retrasarse la reforma

El Gobierno aprobará una prórroga de los actuales límites para 2020 y retrasa la anunciada modificación que sacaría del sistema a la mitad de los actuales beneficiarios.

Varias trabajadoras atienden a sus clientas en una peluquería.
Varias trabajadoras atienden a sus clientas en una peluquería.
Vocento/María Gil

Actualmente hay 383.869 autónomos que tributan a Hacienda por el sistema de módulos en sectores no agrarios. En su mayoría son pequeños comerciantes con algún trabajador a su cargo (cafeterías, panaderías o peluquerías, entre otros) y transportistas que tributan mediante un mecanismo creado en 1993 para controlar a muchos pequeños empresarios. 

Aunque cada año más empresarios lo abandonan -de 2015 a 2016 dejaron de tributar con él casi 61.000 contribuyentes-, ahora este colectivo respira aliviado después de que la Agencia Tributaria (AEAT) les haya garantizado que este sistema se mantendrá el próximo año tal cual está, sin producirse una rebaja de los límites de facturación que hubiera supuesto sacar del mismo a 201.145 contribuyentes, el 52,4% del total, según los cálculos de los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Entre el colectivo había un "nerviosismo muy importante", explica el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ya que normalmente "a estas alturas" ya sabían cómo iban a tributar al año siguiente. Es por esto que, recientemente, Amor se reunió con el director de la AEAT, Jesús Gascón, para abordar este tema, cuya reforma se aprobó en 2015 para entrar en vigor en 2016 y se ha ido posponiendo. 

"El director nos confirmó que va a haber prórroga y que previsiblemente se aprobaría en el Consejo de Ministros del próximo 27 de diciembre", la última reunión del año, cuando también se aprueban medidas de calado como la subida de las pensiones. Desde el Ministerio de Hacienda, también remiten a esta misma fecha para confirmar la prórroga. No obstante, Hacienda ya aprobó la orden ministerial con los sectores acogidos a módulos en noviembre.

Por tanto, queda pendiente para 2020 la reforma del régimen, ya que durante 2019 no ha podido llevarse a cabo porque el Ejecutivo ha estado en funciones la mayor parte del año. En todo caso, las asociaciones de autónomos asumen que esta será la última prórroga y se acabará implantando la ley de 2016, que rebajaba los límites generales de facturación de los actuales 250.000 euros a 150.000, lo que supondría la salida del sistema de casi la mitad de los actuales beneficiarios. Sin embargo, desde ATA abogan porque esta reforma se haga "paso a paso" y no de golpe; que se vayan reduciendo progresivamente los límites en tres o cuatro años.

Menos impuestos

Este año se publicaron por primera vez los datos de tributación de los autónomos adscritos al sistema de módulos dirigido a pequeños comerciantes. Los datos de Hacienda revelaban que estos contribuyentes pagaron impuestos con un tipo del 7,27% en 2016 -últimos datos disponibles-, once puntos por debajo de la media de los casi 20 millones de declarantes del IRPF y frente al 20,33% que pagó la media del total de los autónomos.

Estos datos revelan lo que muchos -incluido el propio director de la AEAT- critican desde hace tiempo, que el sistema de módulos supone que muchos autónomos paguen menos impuestos de los que les corresponden por sus ingresos. Desde Gestha lamentan que no se haya aplicado aún la anunciada reforma y proponen que se reserve el sistema a las actividades cuyo objetivo sea el consumidor final y limitar a 100.000 euros las actividades agrícolas, forestales y ganaderas. Los expertos fiscales del REAF coinciden en que el sistema de módulos debería limitarse a contribuyentes de «muy pequeña dimensión» y cuyos clientes sean consumidores finales.

Acuerdo de buenas prácticas

Por otra parte, está previsto que en el primer trimestre de 2020 vea la luz un acuerdo de buenas prácticas que firmará la Agencia Tributaria con CEOE, Cepyme, ATA y UPTA cuyo objetivo es el compromiso por la transparencia y el cumplimiento fiscal. Para ello se cerrarán grupos de trabajo para combatir la economía sumergida y el software de doble uso (contabilidad informática en 'b'), según detalló el presidente de ATA, que precisó que no se trata de una batería de medidas, sino de un "compromiso de buena fe, de transparencia por ambas partes". Desde la Agencia Tributaria aseguran que este acuerdo -cuyo texto aún no está cerrado- tiene la misma filosofía que el firmado con las grandes empresas este mismo año.

En esta línea, Hacienda envió durante el año "miles" de cartas a autónomos en las que les advertía que sus ingresos eran más bajos que la media de su sector. Para la AEAT, fueron misivas "puramente informativas", pero las asociaciones criticaron la medida porque Hacienda ponía cifras en dichas cartas y advertía de que las mismas podían ser utilizadas "como indicio de riesgo fiscal".

Etiquetas
Comentarios