Despliega el menú
Nacional

Los Mossos se preparan para una crisis que puede durar semanas

Las fuerzas de seguridad esperan hasta un millón de personas en la protesta de hoy en Barcelona.

La jefatura de los Mossos d’Esquadra no se anda con paños calientes. Los responsables operativos de la Policía autonómica han avisado a los técnicos del Ministerio del Interior que forman parte del Cecor, el centro de coordinación instalado en Barcelona que esperan una ‘tormenta perfecta’ este fin de semana y, particularmente, este viernes.

Los informes entregados al Cecor, según ha podido saber este periódico de diferentes fuentes, apuntan a que los independentistas podrían reunir a hasta un millón de personas en la capital catalana en los diferentes actos de protestas durante la huelga general convocada por los sindicatos Intersindical-CSC y la IAC. Convocatorias que coincidirán con la llegada a la Ciudad Condal de las denominadas ‘marchas por la libertad’ que partieron el miércoles de Gerona Vic, Berga, Tárrega y Tarragona.

Cuarta noche de incidentes en Barcelona
Cuarta noche de incidentes en Barcelona
Agencias

Desde Interior creen que el cálculo de la Consejería de Interior podría sobrevalorar un poco la capacidad de convocatoria del soberanismo, pero son ya conscientes de que se enfrentan a una crisis de seguridad que, más allá de lo que pase este fin de semanas, podría durar semanas. Quizás meses.

Antisistemas europeos

A corto plazo, preocupa, y mucho, lo que pueda ocurrir al acabar la manifestación central de la jornada en los Jardinets de Gràcia de Barcelona. Los servicios de información tienen constancia de los llamamientos de independentistas radicales catalanes a grupos violentos de antisistemas europeos para reforzar los incidentes. En los altercados de estos días ya han sido detectados radicales franceses e italianos, pero se espera un nuevo desembarco. Interior ya ha reforzado los aeropuertos y, sobre todo, las fronteras terrestres para evitar que los antisistemas puedan unirse a los disturbios.

Más allá de hoy preocupan también los próximos días. Este sábado, con miles de personas en la calle, ya se han detectados movimientos para tratar de repetir la ocupación del aeropuerto barcelonés de El Prat que tan buenos resultados le reportó a Tsunami democrático el pasado lunes, el día en que se dio a conocer la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes del ‘procés’. Los análisis de los servicios de Información de los tres cuerpos involucrados (Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d’Esquadra) no son nada halagüeños. El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska vaticina una larga crisis de seguridad. De hecho, tras ampliar el despliegue policial hasta el 31 de octubre (fecha que será superada sin duda), ha ordenado en las últimas horas que los antidisturbios empiecen a ser relevados cada diez días para poder mantener la presencia en Cataluña de una forma continuada.

La situación en Barcelona sigue complicándose en su tercera jornada de manifestaciones por la sentencia del procés. Varios grupos de radicales han quemado numerosos contenedores y coches, provocando fuegos que han obligado a los vecinos a salir de sus casas.

El Ministerio del Interior, que ya ha aumentado hasta 2.200 los antidisturbios en la comunidad, ha comenzado a enviar a Cataluña miembros de unidades de Policía Judicial para redactar atestados en previsión de una oleada de detenciones.

Etiquetas
Comentarios