Nacional

elecciones generales

Sánchez se compromete con militantes a no negociar la investidura con Rivera

Durante su intervención tras ganar las elecciones generales, los militantes le han recordado: "¡Con Rivera, no!".

Pedro Sánchez, con el 98% de los votos escrutados, ha conseguido 123 escaños, una cifra que supone una subida de 38 diputados con respecto a los comicios de 2016

El millar de militantes que se ha concentrado a las puertas de Ferraz para celebrar la victoria del PSOE ha recordado a Pedro Sánchez sus 'líneas rojas' en materia de pactos: "¡Con Rivera, no!" y "no es no", le han gritado, a lo que él ha respondido: "Creo que eso ha quedado bastante claro, ¿no?".

Sánchez se ha comprometido de esta forma a no negociar su investidura con Ciudadanos, aunque ha señalado que sí va a tender la mano a todos los grupos para gobernar dentro de la Constitución. "Desde nuestras ideas de izquierdas y desde nuestra posición progresista vamos a tender la mano a todas las formaciones políticas dentro de la Constitución, para gobernar contra las desigualdades sociales, en concordia y con limpieza democrática", ha proclamado.

Además ha advertido de que no hará como Rivera y no pondrá "cordones sanitarios" a nadie. "Nosotros no vamos a ser como ellos que ponen cordones sanitarios al Partido Socialista. Nosotros no vamos a poner cordones sanitarios. La única condición que vamos a poner es respetar la Constitución Española y avanzar hacia la justicia social, hacia la convivencia y hacia la limpieza política", ha explicado.

Junto a él, bailando, saltando y dando otras muestras de alegría en la plataforma al aire libre instalada para la ocasión, estaban su mujer, Begoña Gómez; la presidenta del PSOE, Cristina Narbona; la vicesecretaria general, Adriana Lastra, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y el secretario de Organización y coordinador de campaña, José Luis Ábalos.

Sánchez ha dicho que la victoria del PSOE supone que ha "ganado el futuro y ha perdido el pasado" y que va a tender la mano "a todos los grupos para gobernar dentro de la Constitución".

Tras agradecer "de corazón" su apoyo a los más de siete millones de españoles que le han votado, ha reivindicado la "solidez" y la "calidad" de la democracia española por el casi 75 por ciento de participación registrada.

Ha señalado que con la victoria socialista España ha enviado varios mensajes, entre ellos que no quiere la involución, ni la reacción, el retroceso, sino un país que avance y mire al futuro.

"Hemos enviado un mensaje a Europa y al mundo de que se puede ganar a la reacción, a la involución y al autoritarismo", se ha congratulado el líder del PSOE entre gritos de "¡no pasarán!" y "¡sí se puede!" de sus bases. También ha destacado que los resultados indican que los ciudadanos quieren que el PSOE gobierne y lidere el país durante los próximos cuatro años. "Se trataba de ganar las elecciones y de gobernar. Hemos ganado las elecciones y vamos a gobernar España", ha remarcado.

Sus últimas palabras las ha dirigido a los que "hace muchos años nos decían que este partido ya no tenía futuro, que no nos pertenecía, que la izquierda se tenía que resignar a que gobernara el PP y que el PSOE lo único que podía hacer era ser la muleta".

A estos les ha dicho que la socialdemocracia "tiene mucha historia pero sobre todo un gran futuro, porque tiene un gran presente" y que hoy ha ganado una España "plural, diversa, que ama la igualdad".

De cara a las municipales y autonómicas del 26 de mayo, Sánchez ha apuntado que también hacen falta "mayorías socialistas y progresistas" y se ha despedido de los suyos encadenando sus lemas de campaña.

"¡Ánimo! Hemos hecho posible que pase. Vamos a construir la España que queremos. Gracias de corazón", ha concluido, mientras los eufóricos militantes coreaban "¡Viva España y viva el socialismo!".

- Siga aquí el minuto a minuto de las elecciones generales de 2019.

Etiquetas
Comentarios