Despliega el menú
Motor

motor

Cuatro coches que no defraudan para conductores que lo quieren todo

¿Qué tienen en común el nuevo Mercedes GLC, el Audi Q5, el BMW X3 o el Infiniti QX50?

Tras su rediseño, el Mercerdes GLC se ha convertido en un modelo único en su especie.
Tras su rediseño, el Mercerdes GLC se ha convertido en un modelo único en su especie.
Mercedes

Hay algunos coches especialmente diseñados para aquellas personas que, entre semana deben ceñirse al asfalto y dar lo mejor de sí mismo entre las calles de una gran ciudad, pero los fines de semana deciden viajar para evadirse esquiando, realizando rutas por el campo, excursiones, o descubriendo nuevos destinos.

De la combinación de estas necesidades, nace la idea de un coche cómodo que pueda usarse entre semana para acudir a las citas laborales; un vehículo práctico, con diseño y que no consuma en exceso; pero además, sirva para escaparse los fines de semana sin importar el destino ni la compañía, ya que el habitáculo interior debe ser lo suficientemente amplio y cómodo como para trasladar sin problemas a una familia en un viaje largo.

Es el caso del Mercerdes GLC que tras su rediseño se ha convertido en un modelo único en su especie. Más cerca de los todoterrenos a nivel de diseño y capacidades, pero más económico y manejable, como el SUV que realmente es.

Este modelo cuenta con una ventaja como la tracción integral permanente, de manera que cada rueda adapta su tracción de forma independiente, ayuda a que a la hora de ir al campo y dejar atrás el asfalto, el coche responda y pueda adentrarse por caminos poco transitados sin problemas. Aunque también se conduce bien en vías rápidas, resultando cómodo y económico.

Además, aunque este modelo no cuenta con la doble pantalla del Clase A, sí que tiene incluido el sistema multimedia MBUX con moderno concepto de manejo con controles mediante el tacto, los gestos o la voz. Además, cuenta con la ventaja de que el sistema es inteligente y va aprendiendo con el tiempo, por lo que se va personalizando según el conductor.

Dura competencia

Pero el Mercedes GLC no está solo. Existen otros vehículos que aspiran a lograr este difícil equilibrio que combina asfalta y tierra con comodidad y estilo, como son el Audi Q5, un coche en el que se aúnan deportividad, flexibilidad y seguridad, con elevadas dosis de tecnología y una excelente respuesta en campo; el BMW X3, un todocamino dinámino y manejable y el Infiniti QX50, un modelo grande con un diseño exclusivo y propio.

Ninguno de estos cuatro vehículos defraudará a los conductores que decidan probarlos tanto en asfalto como en tierra y menos aún a los que busquen un coche capaz de hacer frente a su doble vida sin despeinarse. 

Etiquetas
Comentarios