Internacional
Suscríbete por 1€

Zlatar, el guardián de la precisión del reloj de torre lunar de Sarajevo

El histórico reloj de torre, uno de los símbolos de la capital bosnia y que necesita ser puesto en hora una vez por semana de forma manual, avisa desde hace siglos cuándo empiezan las cinco oraciones musulmanas diarias.

El histórico reloj de torre de Sarajevo avisa a diario desde hace siglos cuándo empiezan las cinco oraciones musulmanas
El histórico reloj de torre de Sarajevo avisa a diario desde hace siglos cuándo empiezan las cinco oraciones musulmanas
Velija Hasanbegovic/EFE

El histórico reloj de torre de Sarajevo, uno de los símbolos de la capital bosnia y que necesita ser puesto en hora una vez por semana de forma manual, avisa desde hace siglos cuándo empiezan las cinco oraciones musulmanas diarias.

Mensur Zlatar lleva ya 55 años ajustando las manecillas doradas para que indiquen la medianoche en punto en el momento de la puesta del sol, algo que lleva a muchos a pensar, erróneamente, que el mecanismo está roto.

Pero no es así. Una o dos veces por semana, Zlatar, de 78 años, sube los 76 peldaños de la escalera de la esbelta torre, situada junto a la mezquita del Bey, en el casco antiguo de la ciudad, para dar cuerda al reloj.

"Voy despacio, todavía puedo, gracias a Dios, y es bueno para permanecer en forma", señala sonriendo a Efe el cuidador.

El mecanismo es similar al de cualquier otro reloj mecánico, pero Zlatar debe ajustarlo a la fase lunar con ayuda de los instrumentos que sirven para determinar la altura del sol.

En el momento de la puesta del sol, las manecillas deben marcar las 12 horas, porque según el calendario lunar el nuevo día empieza justo con la puesta astronómica del sol.

La distancia temporal entre el ocaso y la salida del sol nunca es igual y los ajustes se realizan mediante "dos pesas grandes, una que pone en marcha el reloj y otra que mueve la campana", explica Zlatar.

Las pesas están colocadas de los dos lados de una cuerda de una longitud de un tercio de la altura de la torre.

"Tenso el resorte hasta la cumbre y funciona unos siete días según el tiempo lunar. El ocaso se pospone un minuto al día. Yo lo ajusto de modo que se retrase un minuto en 24 horas. Hoy marcará las 12:00 a las 17:21 horas solares, mañana a las 17:22, etc.", agrega.

Un importante oficio antiguo

Su oficio de llama "muvekit", palabra que en su raíz tiene la turca "vakt" (el tiempo), y en las épocas pasadas, cuando pocas personas tenían un reloj, suponía gran responsabilidad.

"'Muvekit' es un oficio importante, aunque hoy en día es más bien simbólico", cuenta Zlatar en su taller de orfebrería, situado muy cerca de la mezquita del Bey, la más importante de Bosnia.

Antes, los creyentes musulmanes dependían de la precisión del reloj para conocer el momento del inicio de "iftar", la comida nocturna que rompe el ayuno de cada día del sagrado mes de Ramadán, que este año es entre el 1 de abril y el 1 de mayo.

"Eso ha cambiado. Hoy, cuando tenemos teléfonos inteligentes que muestran tan bien la hora, el almuédano no tiene que esperar a este reloj de torre para anunciar el fin del ayuno e invitar a la oración", explica el único "muvekit" bosnio.

Larga tradición

Las paredes de su taller son como un álbum de recuerdos de sus antepasados, artesanos orfebres, y del paso del tiempo por la ciudad, con artículos y anuncios publicitarios, fotos de las personalidades y de los primeros coches en Sarajevo.

Un anuncio de 1930, cuando en el entonces Reino de Yugoslavia el taller de los Zlatar empleaba a 50 personas, es especialmente importante para él.

"Es de Bélgica, cuando mi abuelo Muhamed fue premiado con el principal premio en una exposición de joyas amparada por los reyes belgas", recuerda.

Las vitrinas guardan antiguas tabaqueras, collares, yataganes, anillos elaborados por esos orfebres.

Zlatar en bosnio significa "orfebre". Sabe que los orígenes de su familia están en Turquía, pero los documentos que lo atestiguan "desaparecieron en varios incendios que afectaron Sarajevo".

Los archivos que guardaban el dato sobre el año de construcción de la torre de reloj también se perdieron en la turbulenta historia de Bosnia. La mención más reciente que se conoce está en unos escritos de un geógrafo turco de la primera mitad del siglo XVII.

La torre sufrió grandes daños en la guerra de 1697 entre las tropas del príncipe austríaco Eugenio de Saboya y las del Imperio otomano. El actual reloj, construido en Londres, fue instalado en 1874.

En 1967, los orfebres de la familia de Zlatar doraron las manecillas y los números en los cuatro lados de la torre.

"Además, había que reparar el reloj, algunos elementos estaban desgastados. Lo renovamos. Fue entonces cuando me pidieron mantenerlo, y llegué a ser 'muvekit'", recuerda.

Dado que sus propios descendientes no quieren dedicarse a la larga tradición artesanal de su familia, Zlatar está iniciando ahora a un joven vecino del barrio en los secretos del ajuste y mantenimiento del más famoso reloj de Sarajevo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión