Despliega el menú
Internacional

Bruselas fija un tiempo máximo de 15 minutos para los cruces en fronteras

Las directrices incluyen objetivos como abrir carriles verdes a "los vehículos que transporten cualquier tipo de bienes", suspender las restricciones de las autoridades nacionales y exigir menos papeleo a los transportistas.

Desde esta pasada medianoche está en vigor la orden que cierra nuestras fronteras. Durante los próximos 30 días se restringe la entrada a viajeros exteriores por rutas aéreas, marítimas y pasos fronterizos terrestres. Sólo podrán entrar ciudadanos nacionales o residentes en España que acrediten el regreso a su lugar de residencia.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, presentó este lunes unas directrices para los llamados "carriles verdes" de circulación en las fronteras entre países miembros de la Unión Europea (UE), que incluyen el objetivo de limitar a un máximo de 15 minutos el tiempo de cruce.

"Especialmente en momentos de crisis tenemos que asegurar que el material básico llega a la gente. Los medicamentos, el equipamiento de protección y otros bienes necesarios tienen que llegar a hospitales y residencias", dijo la presidenta de la CE en una declaración.

La presidenta de la CE se refirió en particular a "las medidas introducidas para tratar de frenar la propagación del virus, que han reducido y a veces paralizado el transporte" en la UE.

Estos retrasos "pueden causar penurias", dijo Von der Leyen, y añadió que la principal prioridad ahora es desbloquear "los principales ejes en la UE".

Las directrices presentadas incluyen como objetivos, además de limitar el tiempo máximo de cruce, abrir los carriles verdes a "todos los vehículos que transporten cualquier tipo de bienes", suspender las restricciones de las autoridades nacionales, por ejemplo que prohíben la circulación durante el fin de semana o la noche, y exigir menos papeleo a los transportistas.

Alrededor de una docena de países europeos, incluida España, han notificado a Bruselas el cierre de sus fronteras internas en la última semana como medida de respuesta a la propagación del coronavirus.

Las repercusiones han sido inmediatas, como se ha visto en algunos de los puntos de cruce donde se han producido importantes embotellamientos, provocados tanto por los vehículos de personas que tratan de regresar a su países de origen como por camiones que permanecen bloqueados durante horas.

La frontera entre Alemania y Polonia es uno de los puntos más problemáticos, con colas kilométricas, sobre todo por la vuelta a sus hogares de cientos de ciudadanos de Letonia, Lituania y Estonia.

"Este fin de semana había 40 kilómetros de embotellamientos, lo que implica un tiempo de espera de hasta 18 horas. Esto tiene que parar", advirtió Von der Leyen, que añadió que los controles sanitarios en las fronteras pueden ser útiles, "pero deben estar organizados". 

Etiquetas
Comentarios