Gastronomía
Suscríbete por 1€

gastronomía

El cachopo vuelve a reinar en los bares y restaurantes zaragozanos

La segunda edición del Zaragoza Cachopo Fest se va a celebrar del 17 al 27 de noviembre en 45 establecimientos.

El bar Zipi y Zape participa de nuevo en el festival.
El bar Zipi y Zape participa de nuevo en el festival.
A. Toquero

Puede que Zaragoza no sea la ciudad en la que se inventó el cachopo, cuya partida de nacimiento está en Asturias, pero desde hace unos años esta elaboración es algo así como un hijo adoptivo que ha encontrado entre los zaragozanos a decenas de seguidores.

El año pasado se celebró la primera edición de la Zaragoza Cachopo Fest y en los 41 establecimientos participantes se vendieron 16.000, una media de casi 400 por local, así que no es de extrañar que estén contentos. Este jueves se presentó la segunda edición en el patio del antiguo Matadero de la capital y, por supuesto, la mayoría repite, hasta sumar en 2022 un total de 45 locales (la lista de los participantes se puede consultar en: www.zaragozafoodfest.es/zaragoza-cachopo-fest/)

La fiesta del cachopo zaragozano empezará el 17 de noviembre y durará hasta el 27 del mismo mes, diez días para probar la gran variedad de versiones que se presentan a un precio que oscila entre los 15 y los 25 euros.

En la puesta de largo se ofrecieron a probar cuatro cachopos. El bar Zipi Zape tiene uno relleno de ternera, pulled pork elaborado a fuego lento con barbacoa casera, cebolla caramelizada y bacón. En este caso, el queso cheedar va por encima como si fuera una salsa.

Uno de los más llamativos es la versión del popular serranito, un bocado del sur que presentó la pizzería d´Arte. Ternera, provolone, pimiento verde asado y jamón serrano con mayonesa trufada para que cada cliente se la ponga a su gusto.

Espectacular también es la elección de Mai Tai, con una salsa de cuatro quesos, jamón de Teruel, escalibada aragonesa, tomate rosa y ketchup de ajo negro. Lo más singular de esta propuesta es que se ofrece en formato hamburguesa. Más tradicional es la versión de La Milonga, que incluye en su interior queso gorgonzola acompañando al jamón de Teruel y la ternera de Aragón.

Al margen de estas cuatro propuestas, este año los participantes le han dado rienda suelta a la imaginación. El del café del Tibet, por ejemplo, es un mestizaje puro al combinar los ingredientes clásicos con salsa ghee masala y patatas nepalís.

También sorprende el de Antigüedades Alcachopo: ternera rubia gallega y jamón relleno de trigueros, cebolla caramelizada, nuez tostada y una bechamel de jamón y kimchee. O el de Nómada Street Food, con setas shiitake y queso gorgonzola. En el San Jacobian de La Malteadora el punto diferente lo ponen la sobrasada con miel y curry y el queso Radiquero.

Para los valientes que quieran o no compartirlos, hay cachopos gigantes en varios establecimientos. Algunos pesan entre 750 gramos y un kilo. Concretamente, el King Cachopo de El Viejo Negroni ronda este peso y se elabora con un relleno de jamón ibérico, queso edam y boletus.

El de un kilo de Asador Pasiego es una versión clásica que se acompaña con patatas, pimientos verdes y ensalada de lechuga y cebolla de Fuentes. También resulta espectacular cuando sale de la cocina el de metro de BaBax.

Los alimentos de Aragón de calidad diferenciada tienen un gran protagonismo en esta edición. Además, entre los ingredientes que más llaman la atención se encuentra la cecina sustituyendo al jamón. Por ejemplo, Casa Arriazu tiene un cachopo de ternera con cecina de vaca de León y queso Patamulo acompañado de patatas fritas y pimiento verde. O Bocachica, que utiliza el queso en varias versiones: fluido, una espuma caliente de gorgozola y queso azul al aroma de tomillo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión