Gastronomía
Suscríbete por 1€

Asador Villarroya, el Maestrazgo entre chuletones y pescado de calidad

Este restaurante, ubicado en un pueblo de poco más de 100 habitantes, atrae a muchos turistas de la zona levantina.

La zona de terraza del asador Villarroya se ha abierto recientemente.
La zona de terraza del asador Villarroya se ha abierto recientemente.
A. T.

El pueblo de Villarroya de los Pinares, en el Maestrazgo turolense, tiene poco más de cien habitantes. Sin embargo, esta circunstancia no ha sido un inconveniente para que Ángel Fandos y su mujer Montse Povedano, junto a su hijo Óscar, decidieran hace dos años y medio abrir el asador Villarroya (c/ Mayor, s/n. Villarroya de los Pinares. Teruel. 978 778 035) con una propuesta gastronómica de alto nivel.

El Maestrazgo todavía no tiene el tirón turístico de las comarcas de Matarraña o de la Sierra de Albarracín, pero esta familia apostó fuerte por abrir un restaurante de calidad y los resultados les están dando la razón. “Claro que hay dientes de sierra en la actividad, con mucha presencia de turistas en verano, en otoño alrededor de las setas y en invierno con las pistas de esquí de Valdelinares, pero lo cierto es que estamos trabajando bastante bien casi todos los fines de semana del año”. Y eso que Villarroya de los Pinares no es un destino de paso. “Desde Teruel son casi tres cuartos de hora de viaje”, recuerda Ángel. En fin, que hay que ir de propio.

Para conseguir clientela, esta familia tenía claro que la apuesta no podía ser otra que la calidad. Tan solo hay que fijarse en su selección de chuletones para entenderlo. En la carta se ofrecen hasta ocho tipos diferentes: desde el chuletón de añojo centroeuropeo con 30 días de maduración (24 euros, medio kilo), al ojo de chuletón de buey certificado (220 euros, medio kilo) o el entrecot de wagyu japonés (120 euros, 250 gramos).

Otro detalle que habla bien de la inquietud culinaria de esta familia tiene que ver con su selección para participar en el concurso para elegir el mejor cachopo del mundo, organizado en marzo por La Guía del Cachopo en Oviedo. Este asador representó a Aragón junto al restaurante Mas´ Torres de Zaragoza. Su cachopo de ternera, jamón de Teruel DOP., queso manchego cremoso y picada de almendras y ajo quedó en una magnífica tercera posición entre las propuestas nacionales presentadas.

Pero no solo de buenas materias primas cárnicas vive este establecimiento. Los pescados también destacan por su buena presencia. Especialmente, la ventresca de atún rojo, el rape, el lenguado salvaje, el bacalao skrei... “Siempre tenemos en la carta cuatro o cinco pescados frescos de temporada”. “Para que luego digan que en el río Guadalope no se pescan ejemplares de gran calidad”, bromea Ángel Fandos.

Asador Villarroya, placer gastronómico en el Maestrazgo
Los pescados del asador son de gran calidad.
Alejandro Toquero

La carta de vinos muestra, de nuevo, que estamos ante un establecimiento especial. “Muchos clientes nos han dicho que es una de las más impresionantes que han visto”, prosigue. Además de contar con una buena representación aragonesa, hay vinos de mucho nivel como Pago de Capellanes, Alión, Muga, Viña Ardanza, Valbuena o Vega Sicilia Único.

Valencia, Castellón, Bajo Aragón, Zaragoza y Madrid son los lugares de origen de la mayoría de los clientes del asador Villarroya. “Por la proximidad, la zona de Levante es la de mayor influencia que tenemos; a poco más de una hora de viaje disfrutan de un entorno muy diferente al del Mediterráneo”.

Asador Villarroya, placer gastronómico en el Maestrazgo
En la bodega hay grandes referencias de vinos.
Alejandro Toquero

Además del comedor interior, en julio empezaron a trabajar en las terrazas del nuevo espacio de taberna que se acaba de poner en marcha para un picoteo informal. “Cada vez más la gente demanda raciones para compartir, así que hay que adaptarse y dar gusto a todo el mundo”, concluye Ángel Fandos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión