Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

gastronomía

El Mesón Martín cumple 30 años y lo celebra con nuevo proyecto hostelero

Sergio Martín y su madre Mariví Embid son el alma de esta popular taberna de La Bozada que cuenta con clientes de toda Zaragoza.

Sergio Martín y Mariví Embid son el alma del Mesón Martín.
Sergio Martín y Mariví Embid son el alma del Mesón Martín.
A. Toquero

Tal día como hoy, hace 30 años, abría sus puertas el Mesón Martín en el barrio de La Bozada de Zaragoza. José Luis Martín y Mariví Embid se embarcaban en este bar de raciones y tapas que con el paso del tiempo se ha transformado en un restaurante de nivel con unas señas de identidad muy definidas.

Seguramente es –o más bien era hasta la pandemia–, la taberna más rocera de la ciudad, donde en muchas ocasiones acercarse a pedir a la barra era una tarea bastante complicada. Otro detalle es que más que clientes cuenta con parroquianos o peregrinos que llegan de cualquier punto de Zaragoza. Y eso que no es fácil aparcar en la zona. Además, suma en su haber la condición de local pionero alrededor del vermú torero, y también fue uno de los primeros en poner en marcha los vermuteos navideños.

Las famosas anchoas al Orio, una de las primeras recetas del mesón.
Las famosas anchoas al Orio, una de las primeras recetas del mesón.
A. Toquero

Junto a estos detalles especiales hay otros que llaman la atención, como el hecho de que no importa si uno acude poco o muy acompañado. Al final, casi siempre se acaba conociendo a alguien y formando parte de la amplia familia del Mesón Martín.

Pero lógicamente, el apartado culinario ha tenido mucha relevancia en este tiempo. Sin una buena cocina hubiese sido difícil crecer tanto. 30 años después, Mariví Embid sigue al frente de los fogones y recuerda los platos emblemáticos de la casa que permanecen desde el primer día: “Anchoas al Orio, callos, caracoles y la famosa cloqueta de carne; todo el mundo lo decía mal, así que se quedó con este nombre”.

El chuletón a la brasa es uno de los emblemas del Mesón Martín.
El chuletón a la brasa es uno de los emblemas del Mesón Martín.
A. Toquero

Desde aquellas primeras recetas la carta ha crecido bastante. El guiso de rabo de toro, la famosa ruta del cocido o el tratamiento de la carne son algunos de sus reclamos. En todos los casos, cocina tradicional bien presentada. En el Mesón Martín hay pocas concesiones a la innovación gastronómica.

Cuando la taberna abrió sus puertas hace 30 años, Sergio Martín tenía once. Era un niño, pero pronto le tomó el relevo a su hermano mayor. Estudió en la Escuela de Hostelería de Miralbueno y con 18 años estaba plenamente integrado en el negocio. Hoy es, junto a su madre, el alma del mesón. Los dos dirigen un equipo de diez personas con la maquinaria bien engrasada. Eso sí, de las anchoas al Orio y de la cloqueta de carne se sigue ocupando Mariví.

Sergio Martín, preparando una ración de huevos rotos.
Sergio Martín, preparando una ración de huevos rotos.
A. Toquero

Sergio impulsó el ambiente taurino y futbolero alrededor del Real Zaragoza. Del primero hay unos cuantos argumentos en la decoración y, sobre todo, las mesas del toro y el burladero, que son las más demandadas, los rincones más especiales. Otra seña de identidad de la casa es la campana. Sergio Martín recuerda que “suena cada vez que alguien deja una propina y cuando mete un gol el Real Zaragoza”.

La situación provocada por la pandemia ha impedido que haya una convocatoria de celebración de este aniversario, pero seguro que hay algún detalle. Eso sí, manteniendo la distancia social y aprovechando los dos nuevos espacios de terraza que se crearon hace unos meses.

“Tiempo habrá para celebrarlo en condiciones cuando la situación mejore”, comenta Sergio. Mientras tanto, el mes de agosto va a ser de mucho trabajo para él, ya que a mediados de septiembre abrirá justo al lado La Tasquita del Martín.

La crisis sanitaria está detrás de este proyecto hostelero. “Andamos un poco justos con las restricciones de aforo y nos hemos animado a abrir un nuevo local”, prosigue. En él se podrán degustar los grandes clásicos de la casa madre y platos nuevos como canelón de rabo de toro, algún arroz y asados.

30 años después y en una situación de mucha incertidumbre para la hostelería, el Mesón Martín sigue creciendo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión