Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

vinos de aragón

Marboré Cuvée: el paisaje en la botella

La última referencia que ha salido de Bodega Pirineos se presentó en el cierre del ciclo ‘Catando Somontano’

Raquel Latre, Jesus Astrain y Cristina Barón, en la cata de vinos de Bodega Pirineos.
Raquel Latre, Jesus Astrain y Cristina Barón, en la cata de vinos de Bodega Pirineos.
D. O. Somontano

El pasado jueves se desarrolló la última cata ‘online’ de la temporada del ciclo ‘Catando Somontano’, que ha conducido durante varios meses con acierto y desenvoltura la presidenta del Consejo Regulador de la denominación, Raquel Latre

Tuvo lugar en Bodega Pirineos y sirvió para presentar en sociedad la última novedad que sale de esta cooperativa que en la actualidad se encuadra en el Grupo Barbadillo. Se trata del tinto Marboré, marca con la que durante años se comercializaba el vino reserva de Pirineos y que en los últimos tiempos había quedado muy en segundo plano.

Ahora renace con un diseño y un concepto renovados. Viene con la añada 2018 y bautizado como Marboré Cuvée, una nominación con la que se quiere hacer referencia a la mezcla de las mejores uvas de cinco variedades: tempranillo, merlot, cabernet sauvignon y las autóctonas moristel y parraleta. Para elaborarlo se seleccionan las parcelas con más calidad buscando la expresión de la variedad, dejando que el resultado final exprese la riqueza de los suelos y el paisaje de Somontano, según explicaron los enólogos Jesús Astrain y Cristina Barón. Por lo general, son viñedos en zonas altas y bien orientadas que permiten maduraciones más lentas.

Botella de Marboré Cuvée.
Botella de Marboré Cuvée.
Bodega Pirineos

Cada variedad fermenta por separado y madura en diferentes tipos de barrica durante unos 16 meses, culminando el proceso con el ensamblaje final. "Es un vino síntesis de nuestros paisajes y variedades con una marcada personalidad, pero a la vez fácil de beber", en palabras de Astrain, quien destacó el amplio abanico aromático que conforman las cinco uvas que lo componen con los tostados y especiados aportados por el roble. Solo se han comercializado 6.000 botellas numeradas. Tiene un grado alcohólico de  14% y su precio es de 18,75 euros.

En la cata se degustaron también el Pirineos Gewürztraminer y el 3404 Rosado 2020. El primero ofrece una marcada y exuberante tipicidad de la variedad con una gran intensidad aromática gracias a la perfecta adaptación de esta uva alpina a los pies de los Pirineos.

En cuanto al rosado, de color pálido, presenta una personalidad sorprendente, con una gran intensidad frutal y un paso por la boca largo e intenso que lo convierten en un vino muy gastronómico para los meses de calor en los que ya nos adentramos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión