Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

vinos de aragón

Enate Chardonnay 234, con un marcado carácter atlántico, fresco y jugoso

El enólogo Jesús Artajona consigue que este blanco mantenga, año a año, su estilo y personalidad.

Botella del vino blanco Enate Chardonnay 234.
Botella del vino blanco Enate Chardonnay 234.
B. E.

Fiel a su cita anual con sus numerosos incondicionales, ha llegado al mercado el Enate Chardonnay 234, uno de los vinos blancos más representativos de esta variedad en el Somontano. Es de la añada 2020, que estuvo marcada por las intensas lluvias y unas suaves temperaturas de primavera, en contraste con un verano muy seco y caluroso, que propició una maduración completa de la variedad. 

El resultado es un vino excelente, fresco y jugoso, con un marcado sello atlántico. Además, su maduración en bodega durante unos meses tras su embotellado, para lanzarlo en su mejor momento, permite al 234 romper con la tradicional imagen de fragilidad que arrastran los vinos blancos españoles, ya que es un vino con estructura y mucha vida por delante.

En nariz y en boca despliega una gran carga frutal, "con un frescor tonificante", apunta Jesús Artajona, director técnico de Enate, quien añade: "Es un vino con el que tratamos de mantener el estilo año tras año, a pesar de la dificultad". Esta añada tiene un paladar más amplio, si cabe, limpio y ligeramente almibarado.

Chardonnay 234 está elaborado con uva chardonnay procedente de la parcela 234, de la que recibe el nombre, ubicada en el Valle de Enate. Una zona caracterizada por suelos frescos y profundos, de textura franco-arenosa, menos calcáreos que en otras zonas, y un clima influenciado por la cercanía del Pirineo y el contraste de temperaturas noche-día durante el período de maduración, que le confieren a esta variedad sus particularidades.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión