Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Tortilla de patatas: estos son los errores que estropean cualquier receta

A la hora de prepararla, todos los pasos son importantes: desde el número de huevos seleccionados hasta el tiempo que tardamos en degustarla.

La tortilla de patatas es el plato estrella de los españoles, frente a otras opciones como la paella o el cocido.
La tortilla de patatas es el plato estrella de los españoles, frente a  la paella o el cocido.
Acierto.com

Hacer una tortilla de patatas decente es sencillo; pero lograr un resultado sublime solo está al alcance de los expertos. De hecho, los sabedores de las mejores recetas tienen en su poder los mejores trucos para darle la vuelta y, por supuesto, no se enredan en debates eternos sobre si este plato está más bueno con o sin cebolla (o si añadirle queso de cabra al huevo es un sacrilegio). 

Además, aquellos que consiguen que el huevo se escurra al partir una porción sin que dé grima, que la superficie sea dorada y cruja o que esté tan calentita por dentro como por fuera, saben que la práctica importa (y mucho), pues es la mejor manera de sortear los errores más frecuentes que la mayoría cometemos con la tortilla de patatas.

Errores que no querrás tener 

Las patatas hay que lavarlas siempre antes de cortarlas para quitar cualquier resto de tierra posible.
1

Proporciones, ¿qué es eso?

A la hora de seleccionar los ingredientes, además de elegir productos de calidad que aporten buenos sabores y texturas a nuestras tortillas de patatas, hay que tener mucho cuidado con la cantidad que incluimos de cada uno de ellos. Así, la proporción que debemos tener en la cabeza es de cuatro huevos grandes por cada medio kilo de patatas y unos 300 gramos de cebolla, si es que se quiere añadir. Respecto a la sal, no hay nada escrito, pero un punto salada siempre está mucho mejor.

Tortilla de patatas
2

Sí, la temperatura del aceite varía

La relación de esta receta con el aceite es estrecha, pero no siempre tiene la misma intensidad. Para pochar la patata y la cebolla, por ejemplo, es mejor hacerlo a fuego medio-bajo, para conseguir que se empapen y los sabores se mezclen. Sin embargo, para la mezcla con el huevo es mejor un primer contacto muy caliente que, después, habrá que bajar a fuego medio para evitar que la tortilla forme esa costra quemada que tan poco gusta a la mayoría.

Tortilla de patatas al microondas.
3

En el medio está la virtud

Si el huevo que escurre al partir la tortilla de patatas es de color transparente o si, por el contrario, el interior de nuestra receta parece conglomerado, algo hemos hecho (muy) mal. La receta perfecta debe ser dorada y crujiente por fuera, pero cremosa (que no cruda) por dentro. Para conseguirla el verdadero truco reside en el bol en el que mezclamos el huevo con las patatas. Al estar estas calientes, cuajan el huevo, pero si al juntarlos removemos la mezcla durante unos minutos con una espátula, conseguiremos una masa bastante homogénea que nos asegurará el éxito de la tortilla.

Etiquetas
Comentarios