Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

Arroz y muchas más cosas en Bunkerbar

Carol Lasmarías y Eloísa Artal están al frente de este nuevo establecimento.

Carol Lasmarías y Eloísa Artal, socias propietarias del restaurante Bunkerbar, en Zaragoza.
Carol Lasmarías y Eloísa Artal, socias propietarias del restaurante Bunkerbar, en Zaragoza.
J. L. S.

Bunkerbar es la tercera apuesta gastronómica en el local que está en el número 20 de la calle de Jerónimo Zurita de Zaragoza en cuatro años, justamente los que hace que abrió en ese espacio el establecimiento Zurita 41º 38’. Y es posible que, con Bunkerbar, a la tercera sea la vencida, pues parece que las socias empresarias Carol Lasmarías y Eloísa Artal han dado con la tecla para montar un negocio atractivo desde todos los puntos de vista.

Nada más entrar, llama la atención la atrevida y original apuesta decorativa, en la que domina una ambientación de corte selvático, en la que no faltan ni siquiera muñecos en forma de chimpancés y orangutanes para darle más color a la sala, en la que hasta combina el uniforme de estilo camuflaje del personal. Esta uniformidad ‘marida’ también con el elemento que da nombre al local: el búnquer que hay en el sótano, que fue construido como refugio durante la Guerra Civil española y que ahora se utiliza como comedor privado.

La cocina

Todo eso en lo referente a la ambientación, que hace que el comensal se sienta muy a gusto, a lo que contribuyen también la amabilidad y la profesionalidad del personal. Y en lo que respecta a la oferta culinaria, se ofrece una carta lo suficientemene amplia y variada para hacerla muy atractiva, con un apartado inicial de platillos para picar, en el que destacan la ensaladilla de la casa, las croquetas y la tortilla hecha al momento. Más amplia es la oferta de platos para compartir, en la que hay que mencionar el tomate y burrata, el carpaccio Harry’s Bar, el atún en tataki o el sashimi de salmón.

Con todo, el arroz es la estrella de la casa y hay siete especialidades para elegir (de verduras, del señorito, campero, negro con chipirones, de plancton, de carabineros y risotto de pato y foie), además de una exquisita fideuá de rape y langostinos. El precio oscila entre los 12 y los 18 euros por persona.

Para terminar, hay un apartado de carnes, no muy amplio, y otro de postres, la mayoría de ellos muy dulces y caseros.

Se puede optar por un plato del día, que con postre o café y con bebida, cuesta 12,50. Resumiendo, una oferta muy atractiva y bien concretada que explica que Bunkerbar sea uno de los lugares más concurridos de la zona de la plaza de los Sitios.

Etiquetas
Comentarios