Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

gastronomía

¿Cuáles son las calles de Zaragoza con más bares y restaurantes?

La mayor concentración de este tipo de establecimientos se encuentra en la zona de El Tubo, un coqueto entramado de estrechas y laberínticas vías repletas de bares y de gente con todo tipo de acentos y paladares.

La calle Estébanes, en El Tubo de Zaragoza, cuenta con 17 bares en 170 metros.
La calle Estébanes, en El Tubo de Zaragoza, cuenta con 17 bares en 170 metros.
Ariadna Cañaveras

Forman parte del ADN de cualquier ciudad española y, junto con sus monumentos, museos y teatros, se convierten en el eje de la vida cultural y de ocio de sus habitantes. Seña de identidad y recipiente de pequeñas historias y escenas de celebración, los bares, cafeterías y restaurantes aportan color a las calles a golpe de pincelada gastronómica. Zaragoza puede presumir de herencia arquitectónica, pero también de un extenso abanico de establecimientos en los que degustar un buen plato, tomar una copa o saborear las tapas más variadas.

Las posibilidades son infinitas y cada zona cuenta con su particular oferta, pero ¿cuáles son las calles con mayor concentración de bares en la capital aragonesa? Sin duda, el Casco Histórico se lleva la palma en este ranking y, más concretamente, la zona conocida como El Tubo, un coqueto entramado de estrechas y laberínticas calles repletas de bares y de gente con todo tipo de acentos y paladares. Allí el tapeo es religión y la fiel legión de parroquianos torna difícil la tarea de pasear por él un sábado por la noche o un domingo al mediodía.

Custodiadas por El Coso, Don Jaime I, Alfonso I y Casto Méndez Núñez, las calles Cuatro de Agosto, Estébanes, Libertad, Mártires, Ossau, Pino, Cinegio, Blasón Aragonés y la plaza de Sas componen el popular Tubo de Zaragoza, donde se sitúan algunos de los bares y restaurantes más representativos de la ciudad.

17 bares en 170 metros

De todas ellas, la calle Estébanes es la que reúne una mayor cantidad de locales de este tipo. En los apenas 170 metros de longitud de esta vía se reparten un total de 17 bares y restaurantes, es decir, un establecimiento gastronómico cada 10 metros. Partiendo desde la plaza de Sas, abre el recorrido el pub 9 Bis de Bez y el bar de tapas El Truco. Unos pasos más adelante, se sitúa La Miguería -cuya especialidad es más que evidente- y enfrente el restaurante Triana y la taberna El Balcón del Tubo.

Siguiendo por la calle Estébanes, esquina con la calle Libertad, aparecen los míticos El Champi -con sus celebérrimos pinchos de champiñones-, Doña Casta -y sus famosas croquetas- y Vinos Nicolás. Más arriba, encontramos la marisquería El Hormiguero Azul a un lado y el restaurante La Ternasca, la tapería BBT Otra, el mesón Vinos Moneva y La Casa de las Migas -terraza incluida-, al otro. Frente a ellos, la histórica Bodegas Almau -fundada en 1870 y reformada hace escasos meses-. Hacia el final de la calle, se encuentran el club de moda entre los más jóvenes, Kenbo, y el Jardín del Plata, perteneciente al emblemático cabaret El Plata. Cierra la ruta barística de la calle Estébanes, antes de llegar a Don Jaime I, la Casa Buisán, que cuenta con una amplia terraza unos metros antes.

De longitud similar, la calle Cuatro de Agosto tampoco se queda corta en oferta, con 14 locales, entre bares y restaurantes. Uno de los más populares es Casa Lac -esquina con la calle Mártires-, el restaurante más antiguo de España, fundado en 1825, durante el reinado de Fernando VII. En esta misma vía, que también da acceso a la parte trasera del mercado gastronómico de Puerta Cinegia, se encuentran el cabaret El Plata y los bares Mombasa y Rock&Blues, de bote en bote las tardes de los fines de semana. Completan la carta de opciones de la calle Cuatro de Agosto -y colindantes- El Limpia, Uasabi, Chilcano, Bistró Emilio, El Tubo Quarter -antiguo Texas-, La Pilara, Tapas y Copas, y la Alta Taberna Soria. La franquicia Taco Bell se ubica también al final de esta calle, esquina con Alfonso I.

Calle Mayor: tapas, copas y comida típica

Sin alejarnos mucho de la zona y volviendo a la calle Don Jaime I, llegamos a la calle Mayor, que alberga 22 bares y restaurantes en sus 400 metros de extensión. Los primeros que vemos al pisar la calle son el bar Anonimato, a la derecha, y el restaurante La Cote d’Or, a la izquierda. Muy cerca, el Burger El Lince 2 -primo hermano de El Lince de la plaza Santa Marta- un Doner Kebab y el bar de tapas El Sidecar.

Llegados a este punto de la calle Mayor, comienza el tramo más marchoso y nocturno, con los bares de cócteles y copas La Casa del Loco -refugio de quienes continúan la fiesta cuando todo lo demás ya ha cerrado-, El Trujalico y Mantis Bar, y frente a ellos, el restaurante Taberna Hierbabuena. Siguiendo por la misma calle, aunque ya en una parte más tranquila, hallamos varios restaurantes, el Asador La Forja, el Meli Melo y el Izakaya, al lado de la cafetería La Pasión.

Haciendo esquina con la calle San Vicente de Paúl, aparece el Café Export, y una vez atravesada esta vía, ya en pleno barrio de La Magdalena, encontramos el Trápalas Café, el restaurante vegano A Flama y el Alma Criolla Empanadilla Bar -antes en la calle Heroísmo-. Entre la calle Mayor y la calle de Pedro C. Ramírez, se sitúa la cafetería-panadería La Vida. Y continuando por el último tramo de la calle Mayor, se llega al restaurante típico aragonés El Fuelle y al mítico bar Entalto -con sus excelentes croquetas, muy cotizadas en los populares ‘juepinchos’-. Unos pasos más allá, dejando a un lado la histórica tienda de chuches y prensa Quiteria Martín, se sitúa el bar musical El Refugio del Crápula -que actualmente cuelga el cartel de ‘se traspasa’- y ya en la plaza de La Magdalena, la Taberna Urbana -lugar de encuentro de profesores y alumnos en los recreos del IES Pedro de Luna-.

Calle Heroísmo

Atravesando el Coso Bajo, llegamos a la calle Heroísmo, otra de las vías con más bares y restaurantes del centro de Zaragoza, en concreto, 21. Nada más entrar, se ubican el restaurante La Casa de Castilla y León y el bar de cervezas Beer Corner, uno a cada lado. Unos pasos más allá, están el bar-restaurante Café Meccano, El Garapitero y el pub Época Dorada. Les siguen la Taberna El Coscurro y la Hamburguesería Heroísmo -una de las más populares de Zaragoza-, y enfrente, la Casa de Cus Cus, con comida árabe y española para llevar. Muy cerca, en la paralela calle de Antonio Agustín, el mesón Enzo & Rosaria conquista a los viandantes con su deliciosa comida italiana y sus célebres bolitas de bacalao.  

Unos metros más arriba, en la misma calle Heroísmo, se encuentran los emblemáticos Pantagruel y El Escabeche, a los que siguen el restaurante La Paradica 2, el bar Pequeña Europa, el Tolete y el Falafel Center Casa Siria. En el último tramo de esta gastronómica calle, encontramos la Taberna de Los Mojones, El Bombín, La Abacería, La Columna, el Bar Rica Arepa, el Bar La Dolores y, ya haciendo esquina con la calle Asalto, el Casa Vicente.

Para salir de fiesta

Esto en cuanto a bares de tapas y restaurantes, fundamentalmente, pero si lo que se busca son clubs nocturnos para salir de fiesta, algunas de las calles más concurridas para este propósito no se hallan muy lejos. La calle El Temple, por ejemplo, en la zona del Casco, alberga bares como El Parros, La Encantadora, El Jardín del Temple, La Cucaracha o el Manolo la Nuit, que ofrecen copas y música bailable de jueves a sábado -algunos también abren los miércoles en determinadas épocas- hasta altas horas de la madrugada. Otras calles cercanas, como Santa Isabel, Contamina, Maestro Luna o Espoz y Mina también cuentan con opciones varias.

Saliendo del Casco Antiguo, pero no del centro, se halla la conocida como La Zona, un grupo de calles con numerosos pubs, entre ellas, León XIII, Francisco de Vitoria, María Lostal o el tramo del paseo Constitución colindante con la avenida Cesáreo Alierta. Otro de los entornos de fiesta de Zaragoza, se ubica en la parte de la ciudad conocida como El Rollo, que componen calles como Maestro Marquina o José Moncasi.

Etiquetas
Comentarios