Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

consejos

Robot de cocina: ¿debería comprar uno o no me compensa?

Estas herramientas se han convertido en grandes aliadas en la cocina siempre que se usen como es debido.

Según la rutina que llevemos, estas herramientas serán auténticos aliados o enemigos.
Según la rutina que llevemos, estas herramientas serán auténticos aliados o enemigos.
Freepik

Los robots de cocina están de moda, y no solo por el escándalo que se ha generado al conocerse que el de la marca Lidl escondía un micrófono y un altavoz. Estas herramientas poseen la capacidad de aglutinar en un único vaso de trabajo la función de diversos electrodomésticos, facilitando la ejecución de recetas de todo tipo, minimizando los tiempos de cocinado y, si uno no es demasiado mañoso en los fogones, mejorando el resultado final. Así, estos robots pueden convertirse en la piedra angular de numerosos hogares, pero también en el tormento de otros. Si bien es cierto que en un primer momento pueden parecer de utilidad, según el perfil del comprador (gustos, rutina o lugar donde se suele comer), pueden convertirse en un trasto más de la cocina al que no dar ninguna salida y con los precios que suelen rondar, no parece una buena idea.

Me compensa, porque...

Comer en el trabajo
1

Como de táper en el trabajo

Si bien es cierto que los vasos de estos robots están preparados para hacer más de una ración, para aquellas personas que llegado el domingo deben preparar táperes para congelar -y poder comer así en el trabajo los próximas días- son ideales. De una sola sentada, y sin ensuciar prácticamente ningún otro utensilio de cocina, se pueden hacer diversas recetas de las que disponer siempre que sea necesario. Eso sí, hay que tener cuidado con la forma en la que se conserva cada alimento, ya que no todos admiten la congelación.

Comida en familia
2

Somos muchos en casa

Para familias numerosas, ya coman en casa, en el trabajo o el colegio, es bastante posible que un robot sea la salvación para llegar a todas las raciones sin perder mucho tiempo. Permite realizar recetas de todo tipo y para todos los gustos (incluyendo los de los más pequeños), de tal manera que cada familia se puede adaptar a sus necesidades y rutinas.

Cocinar mal, pelea en la cocina.
3

Cocinar, ¿qué es eso?

Aunque estemos en la década 'foodie' no pasa nada por reconocerlo: hay muchas personas que no disfrutan del tiempo en la cocina (tengan o no compañía). En este caso, los robots de cocina son una gran oportunidad y una inversión muy saludable, pues tan solo hay que añadir los ingredientes y pulsar los botones indicados en cada receta para disfrutar de platos sanos (y evitar el consumo excesivo de comida prefabricada y procesados).

No me lo planteo, porque...

Comer solo en casa.
1

Somos pocos y comemos en casa

Si el numero de personas que le va a sacar partido al robot de cocina es bajo y, además, disfrutan de tiempo suficiente para poder preparar la comida a diario, es posible que esta herramienta no sea de gran utilidad y solo sirva para generar sobras de difícil salida. 

Disfrutar en la cocina.
2

¡Me encanta cocinar!

Puede que haya muchos que solo de pensar en la cocina les salgan sarpullidos, pero también existe un amplio grupo de cocinillas que disfrutan llevando a cabo todo tipo de recetas, ya sean unas lentejas dignas de nuestras abuelas o unas esferificaciones de cítricos para acompañar un pescado. Para los que pertenecen a este club, los robots de cocina no son una buena opción, pues restringen los pasos del cocinado y, en ocasiones, la creatividad. No obstante, si se tiene espacio suficiente, puede ser de gran ayuda para preparar mezclas costosas. 

Etiquetas
Comentarios