Gastronomía

Gastronomía

Cinco claves para cocinar como tus padres

Como la comida que hace una madre no hay ninguna. Aunque es difícil cocinar como ellas, hay ciertas medidas para acercarse.

Conocer el valor de los alimentos y seguir los trucos caseros son algunas de las claves.
Conocer el valor de los alimentos y seguir los trucos caseros son algunas de las claves.

Como la comida de casa no hay ninguna y eso es gracias al buen hacer de madres y padres que, bien por ciencia infusa o bien por su ingrediente secreto del amor, le infieren a cada receta un sabor especial. Aunque es difícil reproducir los mismos aromas, sabores y apariencia (por mucho que se siga la receta al pie de la tabla) hay unas claves para acercarse a esta cocina tan especial.

Aprovechar todo el tiempo en la cocina: son muchas las ocasiones en las que se dispone de poco tiempo para dedicarle a los platos. Por ello, hay que buscar la eficiencia en los menús semanales. Los progenitores suelen recomendar la preparación de grandes cantidades de comida y congelar por raciones, de moda que se cuenta con un gran y variado almacenaje de comida ya preparada.  Valorar los buenos productos: hay un instinto capaz de diferenciar los mejores productos del mercado. No es de extrañar cuando un buen plato se diferencia por el valor de las materias primas. Realizar una visita semanal a los mercados tradicionales es una buena apuesta para encontrar alimentos de kilómetro 0.  Camuflar la comida: a cada paladar le gustan alimentos diferentes: Por ello, un arte de los padres ha sido el saber esconder aquellos menos apetecibles, sobre todo si se trata de recetas para los más pequeños. Algunas formas para encubrir alimentos como ciertas verduras o pescados (que suelen ser los más polémicos), es preparar una bechamel. Más allá del horario de comida: llevar la filosofía de la sobremesa a todos los ámbitos de la vida es una apuesta para saborear la comida y disfrutar de todos los momentos.  Tener a mano los viejos remedios: estos remedios tradicionales suelen tener gran efectividad y muchos padres continúan transmitiéndoselos a sus hijos, como ya hicieron sus padres. Estos trucos se pueden aplicar en la cocina, cuando se está enfermo o en otras ocasiones.

Etiquetas
Comentarios