Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Bienvenida independencia: cómo poner una lavadora sin sustos

Consejos sobre detergentes, colores, peso y limpieza para que no se echen a perder tus prendas.

Bienvenida independencia: cómo poner una lavadora sin sustos
Bienvenida independencia: cómo poner una lavadora sin sustos

Conseguir que tu nueva casa se convierta en un hogar no es difícil pero lleva tiempo y predisposición. Vas a tardar en pillarle el punto al menú y dominar los trucos para cocinar como tus padres y quizá tengas que esperar para disponer de todos los muebles y decoración que te gustaría, pero todo llega y aunque todavía no lo creas el orden y la limpieza son mucho más importantes y de esto es mejor no darse cuenta porque brillen por su ausencia.

La emancipación va acompañada de tareas del hogar a las que quizás no estuvieses muy acostumbrado. Por ejemplo: ¿hay que limpiar una lavadora? Pues resulta que sí, aunque sirva para lavar, no se limpia sola, y muchos fabricantes recomiendan hacerlo una vez cada uno o dos meses. ¿Cómo? Puedes mezclar detergente y lejía y programar tu electrodoméstico a temperatura elevada y sin ropa. Hay quienes recomiendan vinagre, pero no todos los fabricantes están de acuerdo. Eso sí, lo que no cambia es que hay que dejar abierta la lavadora después de cada lavado para evitar los malos olores producto de la humedad.

Aunque en casa de tus padres pusieras alguna, puede que todavía se te escape el significado de alguno de los símbolos de las etiquetas de la ropa, que no sepas si se estropeará un tejido al lavarlo en caliente o si una camiseta de rayas marineras cuenta como blanco o como color.

Para que no tengas que enviar fotos al chat de Whatsapp familiar preguntando si puedes meter todas las prendas juntas, ni cruzar los dedos cada vez que pongas una lavadora, aquí tienes unos cuantos consejos para principiantes:

Colores

Cada maestrillo tiene su librillo y hay quien no diferencia entre lavadoras de oscuros y color y también quien pone hasta cuatro lavadoras distintas. Para no liarla, lo principal es distinguir entre tres tipos: blanca y colores claros (pasteles, rosados, amarillos, lavanda…), color (más intensos, negros, gris, azul oscuro, rojo) y especiales, por ejemplo, para prendas como los vaqueros, que es recomendable lavar aparte porque pueden desteñir al resto.

¿Qué hacer entonces cuando quieres lavar una camiseta a rayas blancas y negras? El mejor truco para salir de dudas con una prenda nueva es lavarla a mano la primera vez y comprobar así si destiñe o no. Si no lo hace, deberías poder lavarla con la tanda de blancos y colores claros.

Además, el tipo de tejido también puede influir a la hora de mezclar camisas, jerséis y ropa interior.  ¿Ante la duda? Mejor lavar en frío.

Manchas

Lo más recomendable es que las prendas entren a la lavadora sin manchas, es decir, que te hayas encargado ya de deshacerte de ellas. ¿Cómo? Aquí tienes un manual rápido que te explica un remedio para acabar con las manchas más dramáticas, como el vino o la pintura.

Peso

Tu lavadora, como todo, tiene un límite tanto de peso como de tamaño. Si la llenas hasta el límite no permitirás que la ropa se mueva adecuadamente en su interior y además podrías forzar el mecanismo. Lo mejor es seguir las instrucciones del fabricante para cada modelo de electrodoméstico. ¿En cuanto al espacio? Recuerda dejar al menos un puño entre la ropa y el techo de la lavadora.

Detergente

Más no siempre es mejor. Y lo mismo sucede con el detergente y el suavizante. Pasarse con estos productos no solo supondrá malgastar el dinero, sino que puede perjudicar a las prendas, provocando que se acartonen y que pierdan calidad. Además, existen productos en distintos formatos: pastillas, líquido, polvo… ¿Cómo saber cuál es la cantidad adecuada? Muchos productos de limpieza tienen las indicaciones en la etiqueta. Si lo que te interesa es que tu ropa huela siempre bien hay otros trucos para conseguirlo.

Debes tener en cuenta también la dureza del agua de la zona geográfica en la que te encuentras, en gran parte de la comunidad aragonesa la dureza del agua es alta, por lo que se requerirá más cantidad de jabón. Otras características que hay que tener en cuenta son el grado de suciedad, la cantidad de ropa o la cantidad de agua que se consume por lavado.

Trucos

Para evitar roces de botones o cremalleras, así como para proteger los colores y evitar el desgaste del tejido es recomendable lavar la ropa del revés. Quedará igual de limpia. Para evitar que ropa delicada o pequeña se estropee o se pierda por la lavadora, puedes utilizar una malla o un saco. Mira en los bolsillos antes de meter nada en la lavadora. A lo mejor si te dejas un billete, puedes recuperarlo secándolo, pero un objeto pequeño como un pendiente o una moneda puede acabar estropeando el electrodoméstico. Y un último consejo para tu yo del futuro: quien bien tiende, menos plancha.- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios