Despliega el menú
Economía
Suscríbete

La pandemia agrava la falta de mano de obra en transporte, construcción y tecnología

Faltan unos 500 camioneros, 10.000 trabajadores para la vivienda y la obra pública y 2.000 ingenieros e informáticos.

Grúas de construcción
Grúas de construcción
HA

La pandemia ha agravado el desajuste entre los perfiles que demandan las empresas y los que ofrece el mercado laboral. Jesús Arnau, director general de CEOE Aragón, confiesa estar muy preocupado por el "grave desfase" entre los 66.736 parados que tiene Aragón y los 12.500 profesionales que sectores como construcción, transporte y nuevas tecnologías dicen van a necesitar y no pueden cubrir.

"La digitalización acelerada que ha traído la pandemia ha agravado el problema de falta de perfiles en el sector de las TIC (Tecnologías de la información y la comunicación). No solo en las empresas necesitan ahora contratar, sino que en todas, sean del ramo que sean, hacen falta perfiles digitales, unos 2.000", señala Arnau. Por otra parte, el transporte necesita de unos 500 camioneros por la implantación en Aragón de nuevas empresas y, en la construcción, "la llegada de fondos europeos para eficiencia energética hace necesario recuperar un contingente de 10.000 trabajadores".

Mejorar la cualificación

La formación es clave para reducir ese desajuste, dice el director general de la patronal. "Es urgente que la formación aumente la empleabilidad y sobre todo que se apueste más por la FP", afirma, convencido de que "habrá que importar mano de obra sí o sí".

"Faltan caldereros, electromecánicos, soldadores, fresadores, etc. La FP actual no cubre las necesidades ni tampoco la FP dual", critica Aurelio López de Hita, presidente de Cepyme Aragón. "Ser soldador no es un elemento de prestigio social, sí ir a la Universidad, pero el mercado laboral no se puede abordar con planteamientos de hace 50 años". Las razones que, a su juicio, explican que haya tanto paro y, al mismo tiempo, no se puedan cubran las necesidades de las empresas es que "hay gente que no quiere trabajar porque las condiciones que les ofrecen no son a las que aspira o bien porque está en la economía sumergida o porque carece de cualificación".

"Hay ciertos trabajos que la gente de aquí no quiere hacer", apunta Raúl Camarón, director gerente del Inaem. "Las empresas nos trasladan que falta personal. Hacemos lo que está en nuestra mano, pero no podemos obligar a nadie a que haga un curso de encofrador aunque le digan que tiene asegurado el puesto de trabajo". Habría que revisar también, dice, las condiciones laborales de determinados sectores porque "no tienen suficiente atractivo".

"El problema de falta de mano de obra para todo tipo de servicios -en trabajos que las personas de aquí no quieren hacer- se está empezando a ver, pero será más grave en unos años", advierte José Manuel Lasierra, presidente del Consejo Económico y Social de Aragón y "o se cubre con gente que viene de fuera o se prolonga la vida laboral como hicieron en Alemania con los ‘minijobs’". "El envejecimiento es una realidad. La generación del ‘baby boom’ está cerca de jubilarse y no hay relevo generacional natural", avisa.

"Estamos anticipándonos a un problema y es que con la llegada de fondos europeos, la construcción multiplicará por tres lo que está haciendo ahora y van a hacer falta unos 10.000 trabajadores sobre todo para rehabilitar viviendas. Sin embargo las nuevas generaciones no quieren entrar al sector", señala Juan Carlos Bandrés, director general del Grupo Lobe y presidente de la Asociación de constructores promotores de Zaragoza. O se refuerza, dice, la Formación Profesional y se hace atractivo la construcción o el futuro se presenta complicado.

"Nos está costando mucho cubrir los puestos. Es verdad que no hay camiones parados, pero si se ponen más en marcha, no encontramos chóferes y cuesta mucho sustituir a los que se jubilan", asegura Carmelo González, director general del Grupo Vía Augusta y presidente de la patronal Fetraz. "No conseguimos rejuvenecer las plantillas. No hay vocaciones no solo por tema económico", reconoce, sino "por otras condiciones laborales como el desarraigo familiar o las horas muertas que tienen que esperar en las cargas". "Faltan conductores sobre todo en lo que es transporte internacional", añade Álvaro Sarría, director corporativo de la división de Transporte de Sesé, que busca 40 conductores. "No nos queda más remedio que pagar más para retener a los que tienes y contratar a los nuevos. Hace años que no encuentras a un español para internacional. Hay que buscarse la vida fuera aunque cada vez cueste más encontrar conductores rumanos, polacos y búlgaros". Ayudaría dignificar la profesión y hacer más atractivo el salario, indica.

La empleabilidad más alta

En atraer más vocaciones al sector tecnológico trabaja el clúster Tecnara. "Aragón necesita 2.000 profesionales, además de los 7.000 que ya emplea", afirma su presidente José Luis Latorre. "Hay que desmitificar la ciencia y conseguir que más adolescentes y universitarios se decanten por lo científico y lo tecnológico. De la FP salen cada año unos 250 y de la Universidad apenas 130, pero no bastan. El crecimiento en este sector es exponencial", afirma, y "es labor de todos hacerlo atractivo".

Daniel Alastuey, de UGT Aragón, considera que cada sector tiene su propia problemática. "El digital no puede tener ingenieros por 1.000 euros, la cualificación hay que pagarla", señala, mientras que en la construcción, "el problema es que los que salieron en la crisis anterior no han vuelto y cuando lleguen los fondos europeos, si no tenemos trabajadores para rehabilitar viviendas habrá que traer gente de fuera".

Las claves

1. Relevo generacional. En la construcción y el transporte hay auténticos problemas para reemplazar al personal que se jubila.

2. Falta de vocaciones. La digitalización requiere muchos más profesionales pero pocos jóvenes (especialmente mujeres) eligen vocaciones científico tecnológicas, pese a tener una empleabilidad muy alta.

3. Condiciones de trabajo. Patronales del transporte admiten que habría que dignificar la profesión y hacer más atractivos los salarios.

4. Formación. Habría que apostar mucho más por la Formación Profesional y darle otra consideración social, piden los empresarios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión