Economía
Suscríbete

consumo

Claves para saber si te han facturado de más en el recibo de la luz

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha denunciado recientemente que algunas comercializadoras aumentaron los precios al adaptar los contratos al cambio de la normativa en junio.

El precio de la electricidad se ha disparado en plena ola de calor.
El precio de la electricidad se ha disparado en este verano.
Juan Carlos Hidalgo / EFE

Los consumidores han mirado más que nunca la factura de la luz este verano por la subida del precio de la electricidad, que la está convirtiendo en un problema para muchos presupuestos familiares, y que ha disparado inflación al 3,3% que no se veía desde hace una década. Un alza que se mantiene cuando los hogares todavía están aprendiendo a qué hora poner la lavadora para ahorrar con los cambios que introdujo el Gobierno en junio, con horas valle, llano y punta.

Las complicaciones han seguido por el atraso en la facturación que acumulan algunos clientes de Endesa por un fallo informático de la compañía, que ofrece los afectados el pago fraccionado a medida que les llegan varias seguidas. A ello se ha unido que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha apuntado en un informe reciente que algunas comercializadoras aprovecharon los cambios de junio para subir los precios a los clientes sin avisarles.

En la adaptación a la normativa que se hizo entones, "además de los nuevos periodos tarifarios (valle, llano y punta), se produjo una modificación de los precios de la parte regulada de la factura, en el sentido de que el término de potencia ha disminuido y el de energía (peajes y cargos) ha aumentado", explica José María Yusta, profesor titular del departamento de Ingeniería Eléctrica de la EINA de la Universidad de Zaragoza. Estos cambios deberían de haber tenido un efecto "neutro" en la factura, añade, algo que no ha sido posible por la escalada de los precios de la electricidad, al que se habrían unido ahora estos casos.

La CNMC no ha revelado el nombre de las compañías que han cargado más la factura con un alza de hasta el 30%, pero hay algunas claves que pueden ayudar a los afectados a saber si la suya se ha incrementado no solo por el precio de la electricidad.

1. Solo contratos del mercado libre

"Las malas prácticas son en contratos de mercado libre", explica Yusta. Por ello, el primer paso para saber si se puede estar afectado es fijarse en los datos del contrato que aparecen en el recibo para comprobar qué tipo se tiene suscrito, algo que a veces se desconoce. El experto apunta que si se está en el mercado regulado por el Gobierno se especifica expresamente y se aplica el PVPC, el precio voluntario para el pequeño consumidor. En Aragón, unos 600.000 hogares pagan la luz a una comercializadora libre y 300.300 siguen en el mercado regulado.

La CNMC ha calculado que se habrían inflado 240.000 contratos de suministro en toda España, sin especificar compañías. Solo ha asegurado que "la gran mayoría de los comercializadores han trasladado adecuadamente la variación en los nuevos peajes". Ha examinado a 25 empresas que representan el 91% del mercado. En estos días, Endesa, Naturgy e Iberdrola han comunicado que no están entre las acusadas, ya que no se ha puesto en contacto con ellas el organismo supervisor.

2. Regularización y compensación

Los afectados puede que sean conscientes solo cuando reciban estos días una comunicación de la compañía informando de que se han revisado algunas de sus facturas. Hacer el cálculo por su cuenta es prácticamente imposible por la complejidad de sumar horas a distintos precios y costes varios. "Si es afectado le devolverá el dinero pactado y le informará de cuáles son las nuevas condiciones y si está de acuerdo", apunta Yusta. Muchas de las comercializadoras ya están haciendo la regularizaciones de precios, según informó la CNMC, que recuerda que deberán incluir en los contratos los precios correctos e informarles de lo ocurrido "de manera transparente". A ello unirán una "compensación equivalente por los precios que deberían haber abonado desde el 1 de junio".

3. Rescisión sin penalización

Si el cliente no está de acuerdo con las nuevas condiciones del contrato puede rescindirlo sin penalización. Los firmados en el mercado libre suelen ser anuales e incluyen un precio fijo para todo el año, que se actualiza cuando toca renovarlos, y si varía antes debe informar al consumidor. En estos casos no se habría hecho. La CNMC ha constatado que solo se ha comunicado el cambio de condiciones "puntualmente" y que en otros casos o no ha sido suficiente o se ha omitido la subida encubierta. Para elevar el precio es necesario que la compañía informe "de manera transparente y comprensible al cliente", es decir, que le envíe una "comunicación específica". 

Las asociaciones de consumidores vienen pidiendo que se facilite la lista de infractoras. "La CNMC dice que está investigando pero no da los nombres de las empresas que supuestamente no han aplicado bien los cambios del 1 de junio. Las tres grandes dicen que lo han hecho todo bien. No se sabe por tanto a quién ha podido afectar. Creo que es todo un caos", se queja Lucía Germani, presidenta de la asociación zaragozana Actora Consumo.

"La CNMC quiere ser prudente, pero qué es más importante, el daño reputacional o los intereses de miles de usuarios de esas empresas", plantea José Ángel Oliván, presidente de Ucaragón. "Los ciudadanos tenemos el derecho de saber quién hace las cosas bien y quién las hace mal", añade.

Yusta insiste en la necesidad de que los consumidores lean la factura, aun consciente de que resulta compleja. "Que la revisen bien. Que lean la información que viene adjunta con la factura. Ahí incluyen una pequeña explicación", apunta el experto. Desde ahora las empresas también tienen obligación de incluir un código QR que enlaza con un comparador de comercializadoras para aplicar el 'busque y compare'. Sin embargo, advierte de que "entre tanta información hay mucha letra pequeña".

Pese a que los precios de la electricidad siguen subiendo aconseja no tomar decisiones precipitadas. "Los que estén en el mercado regulado, que no se vayan al mercado libre", mantiene. La propia CNMC en sus informes asegura que a largo plazo el ahorro es mayor en el regulado, pese a los descuentos que puedan promocionar las eléctricas. "La tarifa regulada históricamente es más barata que en el mercado libre", señala.

Yusta, atendiendo al precio que se paga por la electricidad en los mercados de futuros, mantiene sus previsiones de que la luz seguirá subiendo este año y el que viene. Calcula que en 2022 el precio, aunque bajará de los 140 euros por kilovatio hora a los que va a llegar esta semana, podía seguir "en torno a los 90 euros".

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión