Despliega el menú
Economía
Suscríbete

economía

José María Yusta: "Vamos a tener precios altos de la luz lo que queda de 2021 y 2022"

El profesor universitario experto en mercados energéticos no cree que la solución a la actual escalada de precios sea volver a contar con una empresa eléctrica estatal.

José María Yusta, profesor y experto en mercados eléctricos.
José María Yusta, profesor y experto en mercados energéticos.
José Miguel Marco

José María Yusta (Logroño, 1969) es experto en mercados energéticos e infraestructuras críticas. Profesor titular del departamento de Ingeniería Eléctrica de la EINA de la Universidad de Zaragoza ha trabajado también en el sector privado. Viene participando en diversas jornadas explicando cuestiones relacionadas con el mercado eléctrico. Casado y con una hija, acaba de regresar del Pirineo donde ha conseguido desconectar haciendo rutas de alta montaña, a las que es aficionado desde adolescente. Mantiene sus lazos con Logroño, donde siguen viviendo sus padres.

Es profesor y experto en mercados energéticos. ¿Se atreve a decir que entiende la factura de la luz? Porque para la mayoría de nosotros es un galimatías.

La factura es compleja. Siempre lo ha sido. Aunque los sucesivos Gobiernos han intentado tomar medidas para que sea más transparente, que tenga más información, el usuario final difícilmente la va a comprender. Yo he visto tantas facturas que estoy familiarizado con todas las posibles versiones, pero siempre me encuentro alguna sorpresa. A veces necesito releerlas dos veces porque la forma en la que se presenta la información no es clara.

¿Cómo se interesó por este campo?

Me gustaban mucho las Humanidades, incluso gané algún premio de redacción. Me gustaban todas las áreas, pero me pareció que la ingeniería era interesante para mi desarrollo personal y profesional. Siempre me llamó la atención conocer la factura eléctrica.

¿No me diga que miraba las facturas de la luz de niño?

No. No era tan precoz. De estudiante tuve oportunidad de escuchar alguna charla de empresas eléctricas. En mi tesis doctoral estudié este área de mercados.

Llevamos meses haciéndonos la misma pregunta: '¿Cuándo pongo la lavadora?' ¿Tiene sentido?

Tiene sentido, pero es complicado porque hay tanta información que al final se genera confusión. Lo que está subiendo ahora es el precio del coste de generación de la energía eléctrica. El cambio de junio, con diferentes horarios y precios de la parte regulada, tendría un efecto neutro si nos adaptamos a esos cambios.

¿Por qué se está produciendo esta subida sin freno del recibo que lo va a convertir en agosto en el más caro de la historia?

Se han juntado diferentes factores, principalmente el precio del gas y el de los derechos de emisión de CO2, fundamental para las centrales de gas. Todo en el contexto de un rebrote económico tras la pandemia, que afecta a otros precios como los combustibles. El problema es que del coste de la energía dependen casi todos los bienes. Cuando compramos un alimento, en algún momento ha necesitado electricidad para su elaboración y vamos a ver repercutida la subida en su precio.

"Nadie preveía que una pandemia fuera a hundir los precios de la energía ni que la salida fuera a producir este rebote a nivel global"

El Gobierno bajó el IVA de la luz en junio. ¿La escalada de precios amenaza con comerse el ahorro?

Las previsiones se han visto superadas por el incremento de los precios mayoristas, por eso no vamos a ver que nuestro recibo baje, pero no va a subir tanto.

¿Se puede hacer algo más?

Es muy complicado. El mercado mayorista funciona con unas reglas similares en todos los países europeos. Con estas mismas reglas de mercado tuvimos el año pasado precios mínimos históricos en mayo y abril, pero ahora estamos en el punto contrario.

¿Y no sería mejor un sistema que no pagara la energía al precio de la más cara?

Las alternativas son peores. Antes eran sistemas de precios regulados. Sin la liberalización hubiera habido precios de generación superiores. En este momento vivimos años de mucha volatilidad. Nadie preveía que una pandemia fuera a hundir los precios de la energía ni que la salida fuera a producir este rebote a nivel global.

Para las eléctricas no es problema.

Las eléctricas ahora tienen unos beneficios extraordinarios e incluso rompen contratos que estaban vigentes este año con precios más bajos, porque prefieren pagar la indemnización y renegociar recogiendo la subida. Es un comportamiento legal, pero demuestra cuál es su objetivo, ganar dinero.

¿Y volver a una empresa estatal?

No resolvería el problema del coste mayorista de producción de la energía. En general, las empresas públicas de electricidad han sido tradicionalmente menos eficientes en términos económicos. Sin embargo, existe alguna experiencia positiva en países nórdicos, aunque en la práctica funcionan con criterio de empresa privada.

"Ese es el problema, cómo superar los próximos dos años el impacto en hogares y pymes, ya que puede acabar con parte de estas últimas"

¿Hasta cuándo habrá subidas?

El mercado indica que estos precios bajarán, pero no soy muy optimista. Vamos a tener todavía precios altos de la luz dos años, al menos, en lo que queda de 2021 y en 2022. Esto contribuirá a acelerar la transición energética porque será más atractivo invertir en renovables. En dos o tres años España tendrá uno de los precios más competitivos.

¿Y qué ocurrirá mientras tanto?

Ese es el problema, cómo superar los próximos dos años el impacto en hogares y pymes, ya que puede acabar con parte de estas últimas, sobre todo, en las que sus costes dependen en buena parte del de la energía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión