Economía
Suscríbete por 1€

Continúa la huelga de Adient Calatorao al rechazar por 109 votos el preacuerdo alcanzado

Solo 36 trabajadores de la auxiliar de automoción dijeron sí a la propuesta. Las partes fueron llamadas ayer mismo al SAMA a negociar de nuevo para forzar un acercamiento y que se termine el paro.

Concentración trabajadores Adient en Calatorao
Concentración trabajadores Adient en Calatorao
MACIPE

La plantilla de la fábrica de Adient en Calatorao rechazó este martes por amplia mayoría, 109 votos en contra y solo 36 a favor, el preacuerdo alcanzado a última hora del lunes entre la dirección de la empresa y CC. OO. (sindicato con mayor representación en el comité) en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA). Tres cuartas partes de los empleados dijeron ‘no’. Pero esa negativa fue más a la decisión tomada unilateralmente de cerrar la fábrica y reubicarles en las de Alagón y Pedrola que al texto del preacuerdo dado a conocer ayer en la asamblea.

Las indemnizaciones y bonus que recogía, al parecer, no compensaban el impacto del cierre de su centro de trabajo, algo que para muchos supone tener que hacer más kilómetros al día y que no entienden dado que la fábrica de Calatorao es rentable.

"El 75% de la plantilla no ve la necesidad de cambiar algo que funciona por algo que no saben si va a funcionar", indicaron fuentes de la sección sindical del Sindicato del Metal y Químicas de CGT Zaragoza, en relación a la reestructuración y el excedente de 46 puestos de trabajo de mano de obra indirecta y de oficina planteado por la compañía auxiliar de automoción que fabrica las estructuras de asientos para diversos modelos de PSA, Renault o grupo Volkswagen.

Precisamente es la presión de los constructores para los que Adient Calatorao trabaja ‘just in time’, es decir, que les sirve directamente los componentes a la línea de producción, la que está detrás de que las partes fueran convocadas ‘in extremis’ a las 20 horas de este martes de nuevo en el SAMA, con presencia de directivos de la multinacional, para tratar de acordar una propuesta que permita la desconvocatoria lo antes posible de una huelga que amenaza con parar las producciones en otras fábricas.

CC. OO. intentó durante todo el viernes en una jornada maratoniana como la de este martes buscar el preacuerdo con las mejores condiciones para paliar el impacto de la reestructuración, pero finalmente fue rechazado por la mayoría, mientras que CGT presentó su propia propuesta contra el cierre y se desmarcó de los intentos del sindicato mayoritario en la empresa de hacer una propuesta más general que incluyese también el ERE y la modificación sustancial de condiciones de trabajo.

Según explicó CGT, ellos presentaron el pasado viernes en el SAMA una propuesta que exigía el mantenimiento de la planta en Calatorao, la presentación de un plan de viabilidad que recogiese la no afectación de la actual plantilla y el compromiso de la empresa de asignar la carga de trabajo y proyectos industriales para el mantenimiento de la factoría. Esta propuesta, dijeron, es la que "había salido de la asamblea de trabajadores y trabajadoras y como tal se trasladó a las partes en el SAMA".

Además, recordaron, lo que defiende la plantilla de Calatorao es que la localidad no pierda la poca industria que le queda después del varapalo sufrido con Zufrisa. "No podemos hablar de una España vaciada y de la despoblación y al mismo tiempo permitir que empresas viables cierren", explicaron desde CGT.

El preacuerdo alcanzado en la noche del lunes en el SAMA incluía un bonus de 8.000 euros brutos para todos los trabajadores de Calatorao a excepción de los que causasen baja incentivada, así como un bonus de compensación para aquellos empleados de producción que se reubiquen en mano de obra directa en las plantas de Alagón y Pedrola. Dicho bonus sería el 50% de la diferencia entre el salario actual y el del puesto que van a ocupar durante cinco años en un pago único.

Asimismo, el preacuerdo incluía para las 46 personas de oficinas y mano de obra indirecta que causase baja incentivada (bajo potestad de aceptación por parte de la dirección) una indemnización de 45 días por año con tope de 42 mensualidades (trabajadores hasta febrero de 2012) y de 33 días por año con tope de 24 mensualidades para los empleados desde esa fecha. Estas mismas condiciones económicas serían para las bajas no voluntarias de este personal excedente, según el texto preacordado.

La propuesta rechazada por la mayoría de la plantilla hablaba también de ofrecer un plan de recolocaciones y una garantía de empleo, es decir, que los trabajadores de mano de obra directa de Calatorao que sean reubicados en las plantas de Pedrola y Alagón no podrían verse afectados por otro expediente de empleo hasta dentro de un año, abril de 2022, cuando concluirá el proceso de traslado.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión