Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Zavisa cierra sus instalaciones y presenta despido colectivo para sus 51 trabajadores

La plantilla de la concursada Auto Alsay tiene pendientes de cobrar 20 días de diciembre, la extra de ese mes y también la nómina de abril

Instalaciones de la antigua Zavisa en vía Hispanidad de Zaragoza.
Instalaciones de la antigua Zavisa en vía Hispanidad de Zaragoza.
Guillermo Mestre

En proceso de cierre. Así está el concesionario Auto Alsay, más conocido por Zavisa, en Vía Hispanidad de Zaragoza, desde la semana pasada y realiza únicamente labores de mantenimiento y atención a sus clientes. El concurso de acreedores solicitado de forma voluntaria el 22 de enero por la empresa no ha permitido salvar este negocio sino que ha venido a certificar lo que, según fuentes del sector, era «la crónica de una muerte anunciada». «Han dejado morir el concesionario, lo que unido a la crisis de la marca Opel a nivel nacional han precipitado este final», añadieron. 

Sin embargo, el gerente de Zavisa, Carlos Franco, asegura "haber salvado lo que se ha podido salvar durante diez años" dada la coyuntura tan mala que han atravesado con la crisis de 2011, la caída de cuota del mercado de Opel del 8% que tenía en 2016 al 3%, y finalmente, la pandemia, como así lo han reflejado en la memoria de causas para solicitar el concurso ante el juzgado. Asimismo, ha subrayado están realizando la selección de 19 personas para que puedan incorporarse al servicio postventa de PSA Retail y también el de ventas a partir del 1 de agosto. Y ha reiterado que se ha dejado la piel en conservar los empleos que ha sido posible agradeciendo el esfuerzo realizado por los trabajadores y la paz social que ha hecho posible mantener el negocio, dado que por la situación económica, recordó, podía haber pedido directamente el concurso de liquidación".

Auto Alsay presentó ayer a la representación de los trabajadores un ERE extintivo o despido colectivo para sus 49 empleados (han sumado dos más que estaban de baja), la totalidad de la plantilla, es decir 51 dado que algunos otros se habían ya prejubilado y marchado de la empresa. 

«Los empleados llevaban varias nóminas sin cobrar incluida la de mayo y parte de junio que tendrá que asumir probablemente el Fogasa hasta que el juzgado dicte auto», criticaron fuentes sindicales, que aludieron también a una «gestión pésima» como responsable del cierre y la pérdida de este medio centenar de empleos. En este sentido, Franco ha insistido en que 19 podrían salvarse, además de los 3 del taller de la calle Almagro que volverá a dar servicio en cuanto se acabe de tramitar el proceso concursal. 

El ERE extintivo comenzará a negociarse hoy, aunque previsiblemente será el Fogasa quien acabe haciéndose cargo de los despidos ya que la empresa concursada ni siquiera ha podido llevar al día el pago de las nóminas

De momento, hasta que se negocien todos los despidos, en las instalaciones de Zavisa solo se realizan ya trabajos de última hora.

La plantilla de Auto Alsay ha sufrido varios ajustes desde la anterior crisis. Por eso a finales del pasado año rechazaron el último ERTE de reducción del 50% de jornada que la dirección les presentó para todo un año, 2021, que afectaba a la totalidad de la plantilla del concesionario desde comerciales, administración, ventas, recambio y taller. Fue la negativa de la dirección de complementar dicha reducción de jornada la causa de esa falta de acuerdo, así como el hartazgo, indicaron entonces fuentes sindicales, ante los anteriores expedientes de suspensión temporal de empleo y de extinción, ambos con pacto. 

Los antecedentes no juegan a favor de que este ERE de despido colectivo salga adelante con acuerdo, pero eso lo dirán las negociaciones entre las partes.

En cuanto a las afecciones del cierre del concesionario para los clientes de Opel, quienes necesiten reparar un vehículo tendrán que hacerlo en el concesionario oficial de Opel, Pirenauto, en la avenida de Alcalde Francisco Caballero o en Talleres Cuéllar, en la calle Argualas.

Asimismo, PSA, que tiene la propiedad de la marca Opel desde agosto de 2017, podría dar este servicio postventa a través de su red blanca de talleres de servicio, Eurorepar, si bien, lo más probable, según anticiparon ayer fuentes del sector, es que en breve plazo, previsiblemente en 15 días o un mes, PSA Retail atienda también las reparaciones de los coches Opel en las instalaciones que tiene en la carretera de Madrid, en la avenida Manuel Rodríguez Ayuso, donde posteriormente incorpore también la venta de vehículos nuevos de la marca alemana.

Sobre el destino de los coches nuevos, todavía en el concesionario de la antigua Zavisa, y el resto de activos del negocio, será la administración concursal la que decida una vez acabe el proceso.

El cierre de este concesionario se suma al de Opel Iglesias, en la avenida Cataluña, que cerró sus puertas a finales de julio de 2013 con la anterior crisis. Fuentes de Auto Alsay dijeron ya entonces que se quedaban solo con el de Zavisa al no haber «volumen de ventas suficiente como para poder mantener los dos concesionarios abiertos». Ahora la pandemia se lleva por delante el que quedaba.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión