Despliega el menú
Economía

La pandemia recortó a la mitad la facturación de la hostelería en España durante 2020

Las restricciones hicieron caer un 15,6% el sector servicios, su mínimo histórico, y un 11,7% a la industria, el peor nivel desde 2009.

Bares abiertos en el País Vasco
Bares abiertos en el País Vasco
EP

Si hay un sector económico que ha sufrido las consecuencias del coronavirus es el de los servicios. En el comienzo de la pandemia debido al confinamiento general de la población, y más adelante con la posterior desescalada por las sucesivas medidas restrictivas de las comunidades autónomas, que se han centrado más en este sector -más proclive al contacto interpersonal- que en otros. Así, en 2020 el sector servicios registró un desplome medio de su facturación del 15,6%, su mayor caída de la serie histórica que comenzó en el año 2000, según los datos publicados este lunes por el INE.

Se rompen así seis años de crecimientos consecutivos del sector. Y aunque todos los subsectores que componen los servicios han retrocedido durante 2020, hay algunos mucho más afectados que otros. Es el caso de la hostelería, que redujo su facturación a la mitad debido a la pandemia (-50,1%), lo que llevó al mayor recorte de plantilla del sector, con un 13,3% menos de empleados que en 2019 -sin contar los ERTE, donde turismo y hostelería se llevan la peor parte-. Se trata además de la primera caída en la facturación de bares y restaurantes desde 2013, tras siete años consecutivos al alza.

Le siguen las actividades administrativas y servicios auxiliares, que cayeron un 29,6% en 2020; las actividades profesionales, científicas y técnicas (-10,6%) y la información y comunicaciones (-8,8%). Además, el comercio recortó sus ventas un 12,1% el año pasado, con caídas del 19,3% en venta y reparación de vehículos. De media, el empleo creado por el sector servicio cayó un 4,3% el año pasado, rompiendo también con seis años consecutivos de incrementos.

Durante los meses de marzo, abril, mayo y junio el confinamiento general hizo que se suspendiera la apertura al público de todos los establecimientos minoristas no esenciales y la actividad hostelera, lo que llevó a una paralización casi total del sector servicios. Y aunque con la desescalada se produjo una recuperación paulatina del sector, según las cifras del INE la hostelería frenó su evolución positiva tras el verano debido a la llegada de la segunda ola y las restricciones para contenerla.

Las ramas ligadas al turismo son, por tanto, las más afectadas en su nivel de ventas. Los mayores retrocesos de facturación se registraron en las agencias de viaje (-75%), servicios de alojamiento (-68%), transporte aéreo (-60%) y transporte en taxi (-54%). Destacan tres actividades que vendieron más en 2020 que en 2019: el comercio mayorista de equipos TIC, el comercio al por mayor de materias primas agrarias y las actividades de seguridad e investigación.

A nivel autonómico, todas las comunidades redujeron la cifra de negocios del sector servicios, pero destacan el desplome experimentado en Baleares (-38%) y Canarias (-30%) por la dependencia de las islas al turismo. Las más ligadas a las actividades primarias tuvieron una mejor evolución, y las menores caídas se dieron en Murcia (-2,4%) y Extremadura (-5,5%). Se reflejó de la misma forma en la pérdida de empleo del sector, con las mayores caídas en los archipiélagos (-14,7% en Baleares y -7,5% en Canarias).

La industria también cae, pero menos

Aunque el sector industrial no se ha visto tan afectado por las restricciones para contener la panemia, los meses de confinamiento y la caída de la demanda hicieron reducir su cifra de negocio un 11,7% en 2020, su mayor caída en 11 años, según los datos difundidos este lunes también por el INE. Se rompe así con seis años de crecimientos anuales consecutivos.

Y aunque todos los sectores industriales cayeron en 2020 a consecuencia de la covid, los mayores descensos se registraron en la energía (-42%), los bienes de equipo (-11%), los bienes intermedios (-10%), los bienes de consumo duradero (-10%) y los bienes de consumo no duradero (-5%). Por ramas, donde más cayeron las ventas fueron las coquerías y refino de petróleo (-42%), artículos de joyería e instrumentos musicales (-31%) y la industria del cuero y calzado (-27%). A consecuencia de la covid, la única rama que elevó su facturación (+ 4%) fue la fabricación de productos farmacéuticos.

Todas las comunidades vieron reducirse su cifra de negocio industrial, aunque destacan los retrocesos de Baleares (-21,5%), Asturias (-19,4%) y Canarias (-17,4%). Los menores corresponden a Extremadura (-3,8%) y Galicia (-5,8%).

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios