Despliega el menú
Economía
Suscríbete

economía

La hora del hidrógeno verde en Aragón

La comunidad está muy bien posicionada en este vector energético de futuro. Una fundación con patronos de primera línea es el mejor aval para impulsar proyectos como el de Endesa en Andorra o el tren Zaragoza-Pau de Alstom.

Imagen de la hidrogenera ubicada en el Parque Tecnológico Walqa, en Huesca.
Imagen de la hidrogenera ubicada en el Parque Tecnológico Walqa, en Huesca.
Rafael Gobantes

Endesa anunció esta semana un ambicioso plan de impulso al hidrógeno verde (producción de este gas a través de energías renovables) de 2.900 millones de euros para 23 proyectos en España, entre ellos dos en Aragón: uno en el entorno de Magallón (Zaragoza), de 33 millones de inversión, y otro mucho más potente en Andorra (Teruel), que incluirá un desembolso de 294 millones. La materialización de estas iniciativas forma parte de la contribución que Endesa quiere hacer a los objetivos de la primera fase (2020-2024) de la Hoja de Ruta del Hidrógeno, para la que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere destinar 1.500 millones de euros de los fondos europeos que recibirá España.

El propio presidente del Ejecutivo habló de esta apuesta el 19 de noviembre pasado en un acto en el que destacó cuatro polos industriales vinculados al hidrógeno, entre ellos uno en territorio aragonés: el proyecto del tren de hidrógeno transfronterizo Zaragoza-Pau (Francia), liderado por la multinacional Alstom y la ingeniería IDOM con la colaboración de otros socios industriales y tecnológicos, entre ellos la firma gala Dhamma Energy.

Protagonismo de Aragón

El protagonismo de Aragón en este campo no es casual. Desde que en 2003 Arturo Aliaga liderara la creación de la Fundación del Hidrógeno como consejero de Industria (puesto que vuelve a tener ahora, además del de vicepresidente de la DGA), la Comunidad ha ganado peso y prestigio en ámbitos empresariales y de investigación en España y en Europa. Compañías de capital local y extranjero, centros tecnológicos y de formación han unido fuerzas con las instituciones en estos últimos 17 años para alcanzar hitos como la celebración en Zaragoza de un congreso europeo y otro mundial, la participación en proyectos financiados por la Unión Europea y la obtención de premios de renombre.

El impulso del hidrógeno verde, del que ahora se habla hoy en todas partes, está en el origen de la fundación aragonesa, cuya sede está en el parque Walqa de Huesca. "Nunca barajamos otra opción, el almacenamiento energético daba la oportunidad de gestionar las renovables y en esto Aragón tenía y tiene un gran potencial", apunta al respecto Javier Navarro, director general de Industria con Aliaga en 2003 y ahora. "Por otro lado, el hidrógeno destinado a movilidad, si queríamos alinearnos con la política de la UE, debía de ser cero emisiones desde ‘el pozo a la rueda’, tal como se dice en el argot técnico. Y esa fue nuestra decisión, que se ha demostrado acertada", agrega.

En el origen de la constitución de la Fundación del Hidrógeno en Aragón estuvo la posibilidad de que empresas y centros tecnológicos de esta tierra pudiesen participar en un modelo de automóvil desarrollado por General Motors que funcionaba con pilas de combustible. La electrificación de los automóviles con baterías restó interés a aquel proyecto y aparentemente a lo que pudiese hacerse en Walqa, pero Aliaga, Navarro y otros empresarios sabían que no estaban equivocados. Su apuesta era segura.

"La Fundación del Hidrógeno siempre ha jugado en el ámbito europeo y muchos países no han parado un día de trabajar", afirma Javier Navarro

Ámbito europeo

"La Fundación siempre ha jugado en el ámbito europeo y muchos países no han parado ni un solo día de trabajar, eso reforzaba nuestra visión y nuestro empeño, junto con el hecho de que nunca nos hemos sentido pequeños, salíamos a jugar y jugábamos bien", afirma Javier Navarro. "El apoyo continuo de los sucesivos gobiernos y consejeros fue siempre fundamental y muy destacadamente el abrigo y el empuje que Arturo Aliaga ha dado siempre a este proyecto", indica asimismo, dejando entrever que los años en los que el también presidente del PAR no estuvo en la DGA (Marta Gastón tenía las responsabilidades de Industria), la entidad con sede en Walqa siguió contando con gran apoyo.

Veterano en la Administración, Navarro recuerda que "las grandes apuestas de Aragón han sido siempre apuestas de fondo: las renovables nos llevaron décadas, la logística igual, y con el hidrógeno ha sido lo mismo". El director general de Industria cree que "es posible que todavía no seamos del todo conscientes del verdadero valor que las tecnologías del hidrógeno pueden aportar al ámbito industrial tanto de Aragón como de España, pues ofrecen una oportunidad única para dar un salto tecnológico a nuestro tejido empresarial y productivo". Y añade: "El beneficio óptimo lo obtendremos si conseguimos fabricar los equipos de la cadena de valor completa de esta tecnología".

"Aragón es un referente y es aquí donde se dan las mejores condiciones para crear la cadena de valor del hidrógeno", sostiene Jaime Borrell, de Alstom

Lograr esto es posible si, como se espera, salen adelante los proyectos del tren 'verde' Zaragoza-Pau y la instalación para generar hidrógeno en las instalaciones de la central térmica de Endesa en Andorra.

"Aragón es ya un referente con la Fundación y es aquí donde se dan las mejores condiciones para que muchos actores participen en la cadena de valor del hidrógeno", sostiene Jaime Borrell, director de Desarrollo de Negocio de Alstom, que habla con gran ilusión del ferrocarrill de pila de combustible de hidrógeno que prevé que funcione entre Zaragoza y Canfranc en muy pocos años. "La idea es crear un clúster vinculado al hidrógeno en el que haya fabricantes, empresas con centrales de electrólisis, otras con centros de almacenamiento", subraya el directivo de esta multinacional. Convencido del potencial que tenemos en esta tierra, Borrell llama la atención también por la presencia de una empresa especializada en la industria del hidrógeno como Calvera. Esta compañía, apunta, "nos ha apoyado en todos los proyectos que hemos hecho".

"Aragón está muy bien posicionada gracias al trabajo realizado estos años", destaca de nuevo Javier Navarro, que considera que por ello la Comunidad debe ser "un centro de atracción en esta nueva etapa tan dinámica que se nos abre por delante". Aragón, concluye, "puede y debe ser líder de este sector tanto a nivel energético, por todos los recursos renovables presentes en el territorio, así como por el conocimiento del sector y sus capacidades industriales".

La gran apuesta de Alstom para la ruta Zaragoza-Pau

Alineado en la Hoja de Ruta del Hidrógeno del Gobierno de España, Alstom promueve un proyecto para desarrollar una línea ferroviaria transfronteriza operada por trenes de hidrógeno entre Aragón y Francia, en la línea que une Zaragoza, Canfranc y Pau, cuya apertura está prevista para 2025. La iniciativa, que cuenta con el apoyo explícito de los Gobiernos de Aragón y Aquitania, incluye, según fuentes de la multinacional, toda la cadena de valor del hidrógeno verde y renovable: producción de energía, transformación en hidrógeno mediante electrólisis, almacenamiento, transporte y consumo final. Entre los socios del proyecto están instituciones públicas como el CNH2 (Centro Nacional de Hidrógeno) y empresas privadas como la ingeniería IDOM o Dhamma Energy, que produciría el hidrógeno verde en Plascencia del Monte (Huesca).

"Queremos crear toda una industria en torno al hidrógeno y aquí tenemos las condiciones idóneas", afirma Jaime Borrell, director de Desarrollo de Negocio de Alstom, sobre el tren Zaragoza-Pau, del que destaca su carácter transfronterizo, el primero de estas características en Europa. "Contamos para este fin con la Fundación del Hidrógeno en Aragón, que es un referente mundial, energías renovables, empresas pujantes en este ámbito como Calvera, condiciones favorables para desarrollar una industria potente", añade.

Alstom esgrime el valor de haber sido ya el único fabricante que ha puesto en circulación trenes propulsados por pilas de combustible de hidrógeno, en Alemania, Países Bajos y Austria, mientras desarrolla otros proyectos en el Reino Unido, Italia y Francia. El primero en España sería el de Zaragoza-Pau, una unidad de tren de dos coches cuya capacidad es de 150 pasajeros sentados y que tendría las características de su modelo Coradia iLint. La idea es que el proyecto se realice en tres años, apunta Borrell, que asegura que Alstom está en condiciones de poner el tren en pruebas en seis meses. El calendario, precisa, se desarrollaría en tres años desde su posible aprobación (este mismo año) como receptora de fondos europeos. Las primeras pruebas se harían en seis meses desde el inicio, dos años costaría fabricar el tren y uno más para que sea homologado. El trayecto Zaragoza-Canfranc estaría listo en 2024 y la llegada hasta Pau tendría otros plazos. Alstom produciría el ferrocarril en su planta de Barcelona.

El nuevo tren 'aragonés' se basa en una plataforma de convoyes regionales probados. "Al reemplazar la tracción diésel por la tecnología de hidrógeno, se consigue una operación completamente libre de emisiones con unas prestaciones equivalentes a la de unidades diésel: Velocidad máxima de 140 km/h, misma aceleración y frenado y una autonomía de 1.000 kilómetros", señalan desde la multinacional.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión