Despliega el menú
Economía
Suscríbete

economía

Anulan una tarjeta de fidelidad de las tiendas de Inditex por incluir intereses del 24%

Se trata de una tipo 'revolving' que contrató una clienta zaragozana en un establecimiento en 2007. Ahora se le perdona la deuda acumulada y recuperará el dinero pagado de más.

Las tiendas ya pueden abrir y hacen rebajas
Tienda de Zara en Zaragoza.
Guillermo Mestre

Una clienta de las tiendas del grupo Inditex ha conseguido que un juzgado anule la tarjeta de fidelidad que contrató en una de ellas en 2007 y por la que ha estado pagando intereses calificados de abusivos. Esta funcionaba como una tarjeta 'revolving', generando más deuda cada vez que se usaba. El juzgado de Primera Instancia número 11 de Zaragoza ha declarado la "nulidad radical, absoluta y originaria del contrato de tarjeta de crédito suscrito entre las partes". 

La tarjeta, Affinity Card, se ofrece en los establecimientos del grupo textil Inditex  (Zara, Pull and Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho y Zara Home), pero la emite BBVA. Por ello, el banco será el que deba abonar a la clienta "la cantidad que exceda del total del capital que le haya sido prestado y del que haya dispuesto". La tarjeta incluía un tipo de interés del 24,60%, considerado por la jurisprudencia similar a la usura. El banco está en plazo para reclamar. 

La jueza hace especial referencia a la devolución de las "cantidades cobradas por comisión por disposición en efectivo, intereses, comisión por reclamación de cuota impagada y cuotas de seguros asociados a la tarjeta de crédito". La clienta recupera el dinero "desde la suscripción del contrato hasta la última liquidación practicada", por lo que se trata de intereses y comisiones cobradas de forma indebida desde hace 13 años. 

Nulidad por usura

"Se le perdona la deuda que tiene y se le devuelve lo que ha pagado de más", explica Javier de la Torre, del despacho Independencia 24 Abogados de Zaragoza, que ha defendido a la titular de la tarjeta. Ahora tendrá que fijarse la cuantía, que calcula que podría rondar los 4.000 euros. En la demanda se solicitó la declaración de nulidad por usura o subsidiariamente por falta de control de transparencia de la cláusula de intereses y otras.

La clienta se hizo la tarjeta "un día comprando en una tienda, donde se la ofrecieron diciendo que tenía muchas ventajas", explica su abogado. Se trata de una tarjeta de crédito que se comercializa destacando que es "gratuita"  y permite pagar las compras mediante una cuota fija mensual o a crédito, pero en la letra pequeña del contrato aparece el elevado interés.

Desde la entidad financiera se alegó para oponerse a anular el contrato que la clienta "ha venido usando y renovando la citada tarjeta desde el año 2007 y que los intereses pactados no son abusivos, debiéndose ser comparados con otras empresas del sector, a efectos de establecer su proporcionalidad", según recoge la sentencia.

Sin embargo, la jueza sentencia que un TAE (tasa anual equivalente) del 24,60% debe considerarse "usurario" por ser un interés "notablemente superior al normal del dinero, si se tiene en cuenta el tipo de interés que señala el informe del Banco de España, que se aporta con la demanda y que para el mes de marzo de 2017 estaba en el 9,022%". Por ello, matiza que con el elevado interés, "el importe que se debe pagar en concepto de intereses incluso supera al importe del capital prestado".

Además, la magistrada señala para estimar la demanda que "la demandada no ha acreditado que concurrieran circunstancias excepcionales" para fijar un interés tan alto.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión