Despliega el menú
Economía

jubilaciones

La jubilación flexible: alicientes de una opción poco conocida

Apenas 3.500 personas en toda España optan actualmente por esta alternativa, que conjuga la jubilación legal con un contrato a tiempo parcial.

Hombre leyendo la prensa en un banco de Zaragoza
Hombre leyendo la prensa en un banco de Zaragoza
Laura Uranga

Jubilarse no tiene que significar necesariamente el fin de la vida laboral de una persona. Mientras que hay gente que la espera con ganas para disfrutar del bien merecido descanso, otros se resisten a dejar la llamada vida activa, ya que se encuentran con fuerzas para seguir en el mundo laboral y pocas ganas de pasar a la búsqueda activa de alternativas para el ocio que llenen todo el nuevo tiempo libre. La jubilación flexible es una forma legal de cobrar una pensión y trabajar al mismo tiempo con un contrato a tiempo parcial. La reducción legal de jornada en este caso debe ser de un 25% como mínimo.

Requisitos para solicitar una jubilación flexible

Para solicitarla hay que estar ya jubilado legalmente; la pensión recibida cuando se adopte esta fórmula descenderá de un modo inversamente proporcional a la reducción de la jornada de trabajo realizada en el régimen de jubilación flexible; es decir, un 25% menos si se trabaja al 75%, por ejemplo. No es una figura a la que pueda acogerse todo el mundo; la tienen vedada los funcionarios civiles del Estado, los de las Fuerzas Armadas y el personal de la Administración de Justicia, para quienes rigen otro tipo de compensaciones.

Incompatibilidades

La jubilación flexible, lógicamente, imposibilita a la persona que la adopta el cobro de una pensión por incapacidad permanente. Sí puede compatibilizarse con pensiones de incapacidad temporal. La persona jubilada, también de manera lógica, sigue cotizando a la Seguridad Social por su nuevo trabajo mientras esté bajo el régimen de jubilación flexible, con lo que mejorará su futura pensión.

Hay que aclarar que la jubilación flexible no es jubilación parcial. Ésta última comienza al cumplir 60 años, antes de que se reciba prestación alguna, aunque sí hay coincidencia en que se simultanea esta condición con un trabajo a tiempo parcial.

Etiquetas
Comentarios