Despliega el menú
Economía

Schindler eleva a 38 días las indemnizaciones por el ERE a una semana para terminar de negociarlo

La reunión de ayer fue de "puro trámite", según el comité, que espera que haya avances al final.

Concentración este pasado lunes en la plaza de España contra el cierre de la producción en la planta zaragozana de Schindler.
Concentración este pasado lunes en la plaza de España contra el cierre de la producción en la planta zaragozana de Schindler.
Guillermo Mestre

El próximo viernes acaba legalmente el plazo para negociar el despido colectivo que afecta a 119 trabajadores de la unidad productiva de Schindler en la planta de Empresarium y en la reunión de ayer apenas se produjeron avances. Fue de "puro trámite", explicó José Antonio Dieste, presidente del comité de empresa. "La compañía está manejando los tiempos. Imaginamos que será al final cuando ponga encima de la mesa lo que realmente ofrece en materia de recolocaciones y extinciones".

Es el lunes y martes cuando volverán a reunirse las partes, ya que Schindler no quiere negociar en los días de huelga convocados por el comité el miércoles y jueves, 19 y 20 de febrero.

Mientras el comité insistió este viernes en hablar de la necesidad de más recolocaciones y de que no se cierre toda la producción en la planta zaragozana, la compañía sacó a colación las indemnizaciones y elevó a 38 los días, frente a su propuesta inicial de 35 días por año trabajado, diciéndole a la representación de los trabajadores que "no eran ni la banca ni la Telefónica" a la hora de compensar las salidas, en su caso, despidos y no precisamente por motivos económicos. 

Con sentencias y normas en la mano, la dirección de Schindler vino a decirles que estarían dispuestos apagar en vez de los 45 días que suponía el despido improcedente antes de la reforma laboral del PP, 38 días a los trabajadores con antigüedad anterior hasta 2012, año de dicha reforma, y 35 en lugar de los 33 –a los que rebajó esta ley los 45 días por año trabajado– de 2012 en adelante. Una propuesta, no en firme, que el comité ni siquiera entró a valorar, convencido de que la compañía se guarda para la recta final de negociación las ofertas que de verdad puedan ser tenidas en cuenta. Mientras tanto, insiste en que este despido colectivo no tiene sentido en una empresa con beneficios millonarios que acaba de hacer públicos.

Etiquetas
Comentarios