Despliega el menú
Economía

economía

ERE en Schindler: "Luchamos por nuestros empleos y por los de 43 talleres auxiliares"

Pese a que por ahora no ha habido avances "siempre que hay negociación hay esperanza: no podemos permitir el cierre definitivo de una fábrica con 75 años de historia", decía este lunes José Antonio Dieste, presidente del comité de empresa de Schindler, en la concentración de protesta que ha tenido lugar en la Plaza de España de Zaragoza contra el despido de 119 trabajadores anunciado el pasado 15 de enero. Ha sido la primera vez que salían a la calle para rechazar un ERE que ni la plantilla ni la representación de los trabajadores "entendemos", confesaba. "Nos negamos en redondo al cierre", añadía.

"¡Es una vergüenza! No nos merecemos esto", reconocía una trabajadora de oficinas que lleva 41 años en la empresa. "Habría cumplido 42 el próximo 7 de abril. Toda la vida trabajando para que al final nos despidan", criticaba. "A mi con 58 años me afecta, pero mucho más a compañeras y compañeros de 45 o 50 años que no saben qué van a hacer".

"¡Es una vergüenza! No nos merecemos esto. Toda la vida trabajando para que al final nos despidan"

"No es lo malo solo que nosotros nos vayamos a la calle. Luchamos por nuestros empleos, pero también los de los 43 talleres auxiliares que nos traen suministros y hasta 60 las empresas que nos llevan desde la logística a la limpieza", explicaba otro trabajador de 49 años que lleva 25 trabajando en Schindler. "Coincidí un año con mi padre en las antiguas instalaciones de Miguel Servet. Él se jubilaba y yo empecé. Pensé que era para toda la vida", añadía, confíado en que con la presión en la calle y la ayuda de los políticos se pueda revertir la situación.

"La pena es que los políticos permitan este tipo de deslocalizaciones. Todo son buenas palabras, pero no vemos resultados", añadía otro de los afectados por este ERE extintivo que lleva trabajando para el fabricante de ascensores desde hace 35 años. "Ya nos han dicho que no es por dinero sino por organización con lo que no tenemos muchas esperanzas", reflexionaba. "Es una pena que no tengan en cuenta los excelentes profesionales que hay en el sector. Al final va a quedar la GM y poco más en Zaragoza", apuntaba otro empleados que lleva seis años fijo en la empresa aunque con contratos temporales más tiempo.

"No podemos permitir el cierre definitivo de la planta porque no son solo los 119 trabajadores de Schindler sino todos los de las empresas y servicios auxiliares, es decir el tejido industrial de Zaragoza". Además, Dieste se mostraba convencido de que el cierre de la unidad productiva «pudiese extenderse a otras líneas de negocio» de la planta de Schindler en Empresarium. "Aliaga nos ha dicho que va a hacer todo lo posible y el miércoles las Cortes de Aragón van a emitir un comunicado en apoyo a los trabajadores de Schindler". 

Al final, decía Dieste, "parar es el único arma que nos queda a los trabajadores" y lo harán de forma parcial miércoles y jueves, es decir, 12 y 13 de febrero con paros parciales de cuatro horas en turno de mañana y tarde, y concentraciones en plaza de España de 11.30 a 12.30, y huelga total los días 19 y 20, junto con un manifestación por el centro de Zaragoza ese día mismo día 19.

Etiquetas
Comentarios