Economía

automocion

Tavares reconoce mejoras competitivas en la planta de Opel en Figueruelas

El director ejecutivo de PSA ya no ve tantas diferencias con la factoría de Vigo, pero asegura que la de Mangualde (Portugal) es líder en competitividad.

Michael Lohscheller, CEO de Opel; Jurgen Klopp, entrenador del Liverpool y Carlos Tavares, director ejecutivo del grupo PSA, este martes en Fráncfort.
Michael Lohscheller, CEO de Opel; Jurgen Klopp, entrenador del Liverpool y Carlos Tavares, director ejecutivo del grupo PSA, este martes en Fráncfort.
WOLFGANG RATTAY/REUTERS

El director ejecutivo del grupo PSA, Carlos Tavares, ha reconocido este martes las mejoras competitivas realizadas en la planta zaragozana de Figueruelas, cuya situación en el momento de la adquisición de Opel a General Motors por la multinacional francesa, hace dos años, registraba índices de eficiencia muy inferiores a los de la factoría de Vigo, según declaró él mismo entonces e incluso en marzo pasado, en Ginebra. Minutos después de la presentación del nuevo Corsa y su versión eléctrica en el Salón del Automóvil de Fráncfort, el directivo portugués ha señalado a un grupo de periodistas que ya no hay tantas diferencias entre las plantas españolas en cuestiones de competitividad, si bien ha destacado que la fábrica de Mangualde, en Portugal, sigue siendo líder en esta materia en el Polo Ibérico.

Tavares ha comparecido en Fráncfort para estar presente en la exhibición al gran público de la sexta generación del Corsa y de su versión eléctrica, modelo del que ha recibido muy buenas consideraciones de los últimos meses. En el único ‘stand’ de una marca en esta muestra alemana (ni Peugeot ni Citroën han asistido en esta ocasión), el ‘patron’ de PSA se ha mostrado satisfecho de la integración de todas las unidades de Opel en el grupo francés, con el impulso de sinergias que se van notando poco a poco. En manufacturas, en la gestión de la cadena de suministro, en acciones financieras, en la red de ventas. PSA se ha hecho fuerte con la marca alemana, ha asegurado, y por ello no se plantea de ninguna manera fusión o adquisición alguna en este momento.

El primer ejecutivo de PSA ha expresado su preocupación por el peso que supone para su actividad la aplicación de nuevas exigencias en materia medioambiental a partir de 2020, si bien ha mostrado su confianza en el futuro porque los vehículos que está lanzando el grupo ahora, entre ellos el Corsa, están en condiciones de cumplir la legislación sin perder atractivo. Sobre las consecuencias del ‘brexit’ en la compañía, por otro lado, no ha querido adelantar acontecimientos, después de que semanas atrás reconociera que el grupo se planteaba trasladar la producción de una de las plantas inglesas de la multinacional, la de Elesmere Port, a alguna planta del sur de Europa. “Las decisiones de inversión se hacen a varios años vista, por ello no podemos concretar nada al respecto si no sabemos lo que ocurrirá con el ‘brexit’ ni siquiera en el plazo de una semana”, ha dicho.

Etiquetas
Comentarios