Despliega el menú
Economía

economía

UAGA destaca la profesionalidad de los cerealistas durante la ola de calor

Reitera que las buenas prácticas del sector durante la cosecha han minimizado el riesgo
de incendio en Aragón.

Una cosechadora, ayer en el inicio de la recolección de cereal en campos del sur de la Hoya de Huesca.
Desde UAGA recomiendan no bajar la guardia porque "la campaña todavía no ha terminado".
F. l.

La cosecha de cereal de invierno está llegando a su fin. Apenas queda por recoger el grano de las zonas más altas de la Comunidad. Y los agricultores respiran aliviados, no solo por el fin de los intensos trabajos, sino porque el pico de la recolección de este cultivo ha coincidido con una ola de calor de récord, que disparó el mercurio hasta los 45 grados. Unas temperaturas que centraron todas las miradas en el sector por la preocupación que despertaba la posibilidad de que cualquier chispa de las máquinas cosechadoras terminará desatando el peor de los incendios.

Se habló entonces de la profesionalidad de los agricultores aragoneses, a la que se refirió el propio consejero de Desarrollo Rural en funciones, Joaquín Olona, al asegurar que Aragón no tomaría el ejemplo de otras comunidades que decidieron prohibir las labores de siega durante el último fin de semana de junio. Y a esa profesionalidad volvió ayer a referirse la organización agraria UAGA que, coincidiendo con casi el final de la cosecha y con un comienzo de semana de nubes, bajada de temperaturas y lluvias, quiso felicitar a los cosechadores por las buenas prácticas realizadas durante la ola de calor. "La organización agraria quiere dar la enhorabuena a todos los agricultores y cosechadores por haber actuado como unos auténticos profesionales y haber realizado las labores propias de la campaña de recogida del cereal sin apenas incidencias", señaló el sindicato, que insistió en el esfuerzo del sector para minimizar el riesgo de incendio.

Inmediatez

"Ahora hay un factor nuevo, la inmediatez, la gente ya no se entera del fuego por el humo sino por las redes sociales y eso añade una enorme presión ciudadana o mediática a los agricultores, pero lo cierto es que podemos estar satisfechos porque durante la ola de calor la incidencia de las labores del campo en los incendios ha sido bastante pequeña", explicó David Solano, miembro de la Comisión Ejecutiva de UAGA. Solano recordó además que los profesionales del sector han sido una parte activa en la extinción del fuego cuando este se ha producido en superficie agraria.

Solano insistió en que durante el fin de semana de temperaturas más elevadas, "los agricultores supieron autorregularse" y realizar aquellas labores que suponían menos riesgo. "Muchas cosechadoras estuvieron paradas", destacó el sindicalista, que reconoció que la prohibición impuesta en Cataluña y Madrid hizo que los cerealistas extremaran todavía más las precauciones.

Y aunque reconoció que el grueso de la recolección ha terminado y la temperaturas han bajado, recomendó no bajar la guardia porque "la campaña todavía no ha terminado".

Etiquetas
Comentarios