Despliega el menú
Economía

"iDental me ha robado el dinero y la salud. He perdido 11 kilos. Llevo 16 meses comiendo solo purés"

Unos 30 afectados aragoneses por el cierre de la clínica odontológica de Zaragoza se concentran para visibilizar el problema, exigir responsabilidades y solicitar ayudas a la DGA.

Concentración de protesta de afectados de iDental, este viernes en Zaragoza.
Concentración de protesta de afectados de iDental, este viernes en Zaragoza.

El caso de Gloria Rivero Hernández es uno más de los, hasta ahora, 400 aragoneses afectados por la clínica odontológica iDental, que ha cerrado todos sus centros en España dejando miles de damnificados. En Zaragoza contaba desde 2016 con una clínica en Plaza, por la que pasaban unas 6.000 personas al año y que fue clausurada el pasado mes de abril por el Ayuntamiento por carecer de la licencia de actividad adecuada. “Esta es la mayor estafa sanitaria en España después del caso aceite de colza. Con una diferencia, esta clínica tenía la autorización sanitaria para estar abierta”, ha denunciado este viernes Lucía Germani, presidenta de la asociación de consumidores Actora Consumo (Torre Ramona), que es quien lleva la representación judicial (vía penal) y el apoyo psicológico a los afectados. “Hay dos tipologías de afectados: los que no tienen dientes y los que cuentan con provisionales, que se caen o rompen”, ha añadido Germani.

La aragonesa Gloria Rivero, de 67 años, aúna ambas tipologías. “Desde marzo de 2017 llevo dientes provisionales en la parte de abajo y en abril me quitaron todos los de arriba. Me habían tomado medidas y me encontré con que habían cerrado”, ha explicado durante la concentración que los damnificados de Aragón han realizado este viernes por la mañana en Zaragoza ante los organismos competentes de Consumo y Sanidad en la Comunidad y a la que han asistido unas 30 personas.

“iDental me ha robado 7.000 euros y la salud. Estoy con depresión. He perdido 11 kilos en ocho meses y no los recupero. Solo puedo comer purés desde hace 16 meses. Han jugado con nuestra salud. No sé cómo la Seguridad Social lo ha permitido. Y ahora, ¿cómo salimos de esto? Todavía estoy pagando los 7.000 euros. Mi marido tiene 82 años y es pensionista. ¿De dónde saco el dinero para acudir a otra clínica?”, ha señalado.

Miguel Ángel Morales ha recordado que tuvo que firmar en 48 horas el presupuesto de 2.180 euros que le ofreció iDental y ya en la primera cita le quitaron varias piezas dentales y salió con implantes. “Llevo dientes provisionales que se me han partido y me faltan piezas. También me ha afectado a la salud. Tengo dolores de cabeza y malestar bucal y estoy con medicación”, ha indicado este damnificado, que ha acudido a la concentración para que “les hagan caso”.

Coraje y rabia son los sentimientos de José Clemente Sánchez, al que iDental ha estafado 5.000 euros, que todavía está pagando tras pedir un préstamo. También él ha perdido muchos kilos por no poder masticar bien. “Quince kilos en concreto. Casi todo lo tengo que comer medio triturado. Ni siquiera puedo hablar bien. No te puedes imaginar lo que esta gente me ha hecho padecer”, se ha lamentado. Clemente contactó en 2016 con la clínica odontológica y todas las piezas dentales que lleva son provisionales. “No me han terminado nada. La primera vez estuve 14 horas en la clínica. Después las citas que me daban no las cumplían, llamaba y nadie me cogía el teléfono y tenía que ir con mi coche. Además tuve una infección por una mala esterilización”, ha añadido.

Visibilizar el problema, que no les olviden, exigir responsabilidades y solicitar ayudas al Gobierno de Aragón son los objetivos de la concentración que unos 30 afectados por iDental han protagonizado. “Captó muchos pacientes vulnerables económicamente con el lema ‘asistencia dental social’. Hablaba de subvenciones por un millón de euros. Ayudas ficticias”, ha criticado Germani, que ha recordado que nadie de los afectados tiene facturas.

La presidenta de Actora Consumo estima que iDental ha podido captar “entre 24 y 27 millones” en la Comunidad a través de los contratos del tratamiento con los pacientes. “No solo han estafado económicamente, se han cargado la salud de mucha gente. Hay chicos de 30 años que están comiendo potitos y han perdido el trabajo por estar con depresión. La mayoría están en tratamiento psicológico por depresiones. Hay personas que llevan 2 años sin dientes. Había retrasos de atención de más de siete meses, incluidos menores. En 2017 empezaron a dejar de atender a pacientes, les daban largas y solo hacían firmas de nuevos pacientes”, ha indicado.

Además, Germani ha asegurado que las personas que trabajaban en las clínicas de iDental en toda España “hacían un máster” por atender a los pacientes. “Era gente que había terminado Odontología y pagaba por hacer un máster de implantología en los centros. Han hecho prácticas con esta gente sin ningún control. Han sido sus conejillos de indias”, ha concluido.

Etiquetas
Comentarios