Despliega el menú
Economía

Prestaciones

El Estado invierte 110 euros menos en cada parado de Aragón de lo que hacía en 2008

El gasto en prestaciones del Servicio Público de Empleo en la Comunidad se ha multiplicado en los últimos cinco años, pero a un menor ritmo que el número de desempleados. Un 42% no recibe ninguna ayuda.

Una oficina del Inaem, en Zaragoza
El Estado invierte 110 euros menos en cada parado aragonés que en 2008
ARCHIVO

El desembolso que el Estado debe hacer en prestaciones para los parados aragoneses se ha duplicado desde el año 2008, pero la inversión no se ha visto reflejada en beneficios para los desempleados. Este importante aumento del gasto estatal ni siquiera ha servido para mantener la situación de hace cinco años, cuando el Servicio Público de Empleo (SEPE) invertía 30 millones de euros mensuales en las 42.400 personas que no tenían trabajo en la Comunidad, lo que supone una media de 709 euros al mes por cada parado, incluyendo en la cuenta a los que no recibían ningún tipo de ayuda.

Los últimos datos del Ministerio de Empleo, del pasado mes de abril, indican que el gasto total en Aragón ya asciende a 69 millones de euros mensuales, un incremento del 130% respecto al mismo mes de 2008. Sin embargo, el aumento del número de desempleados todavía ha sido mayor, pasando de 42.000 a 116.713 parados registrados, un 175% más, por lo que la inversión media en cada parado aragonés apenas roza los 600 euros, 110 menos que hace cinco años.

Esta disminución del gasto medio por desempleado aún sería mayor si se tuvieran en cuenta los datos de la Encuesta de Población Activa, en los que también se incluye a las personas que, aunque no estén registradas en el Inaem, no tienen trabajo y se encuentran buscando uno de forma activa. Según el INE, el primer trimestre del año se cerró en Aragón con 144.100 parados, 28.000 menos de los que cuenta el Gobierno.

La previsión es que la relación entre la inversión y el número de desempleados siga bajando debido a que cada vez hay más parados sin prestación y a las últimas medidas adoptadas por el Gobierno, que el pasado mes de marzo comenzó a aplicar una serie de recortes en las prestaciones por desempleo que afectarán a miles de aragoneses durante los próximos meses.

Recortes en las prestaciones

Los desempleados que ingresaron en el paro más tarde del 14 de julio de 2012 sufren -o sufrirán- los efectos del denominado 'Decreto de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria', que afecta al 55% de los parados y supone una reducción del 10% la cuantía de la prestación por desempleo a partir del séptimo mes. Ahora mismo, la cuantía media para los aragoneses que disponen de prestación contributiva es de 874 euros, 888 en el caso de los zaragozanos, 838 para los desempleados de Huesca y 823, más de 60 euros de diferencia con respecto a los primeros, los de la provincia de Teruel.

En total, la prestación contributiva, que se percibe en función de las cotizaciones realizadas durante el tiempo trabajado tras la pérdida involuntaria de un empleo, llega a 39.315 parados en la Comunidad, aproximadamente un tercio del total. Aquellos que han agotado su prestación o no tenían derecho a ella pueden optar -no todos tienen derecho- a el subsidio por desempleo, los famosos 420 euros del Plan Prepara con los que ya sobreviven 24.000 aragoneses. La Renta Activa de Inserción, el último recurso para los parados, solo lo reciben 1.676 personas.

Un 43% no tiene ayudas

Aunque los recortes en las prestaciones y el aumento del número de desempleados que solo reciben los 400 euros del subsidio o la Renta Activa de Inserción han influido en el descenso del gasto estatal en cada parado aragonés, el factor más decisivo para rebajar la media ha sido el gran aumento de las personas registradas en el Inaem que no tienen derecho a ningún tipo de ayuda. Mientras en 2008 solo había 12.000 aragoneses en esta situación, un 34% de los parados, la reducción de la tasa de cobertura y el exponencial incremento del paro han dejado a 49.000 desempleados sin ninguna subvención de Empleo.

Hace cinco años, hasta el 66,5% de los parados de Aragón tenían algún tipo de ayuda, un porcentaje que el pasado mes de abril se había reducido al 57%. Por lo tanto, hasta un 43% de los desempleados no reciben ni la prestación contributiva, ni el subsidio por desempleo ni la Renta Activa de Inserción. Según los últimos datos de la EPA, el número de familias aragonesas que sobreviven sin ingresos no deja de aumentar y ya hay 11.700 hogares en los que no entra nada de dinero procedente de salarios, rentas empresariales, pensiones o prestaciones por desempleo, 2.389 (un 35% más) que hace solo un año.

Etiquetas