Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Rubén García: "Confiamos al 100% en el equipo y en Míchel"

El director deportivo de la SD Huesca defiende el trabajo y el juego desplegado hasta el momento por los azulgranas y se muestra seguro de que las victorias llegarán.

Rubén García, director deportivo de la SD Huesca, en el palco de El Alcoraz.
Rubén García, director deportivo de la SD Huesca, en el palco de El Alcoraz.
SD Huesca

Tras diez jornadas el equipo todavía no ha ganado y para colmo de males ha caído a la última posición, ¿cómo se valora la situación desde el interior de la SD Huesca?

Con tranquilidad. Existe una confianza del 100% en los jugadores y en el cuerpo técnico. Lo que se observa es un equipo que está trabajando, que está desplegando buen fútbol y que solo pequeños detalles le están privando de haber conseguido otros resultados.

Efectivamente, la sensación generalizada es la que se realiza un buen juego, pero que, sin embargo, éste no basta para imponerse, ¿qué es lo que tiene que cambiar?

Es muy difícil responder a esa cuestión solo con un argumento, porque al final en el fútbol hay aspectos que no se pueden controlar. ¿Es lógico que el Huesca empatase a cero con el Elche y no ganase? Pues probablemente no, como ha pasado en algún otro partido más. Para mí la clave para obtener triunfos, que son los que nos van a sacar de una posición que no hace justicia al trabajo que se viene realizando no ya solo desde la primera jornada, sino desde la pretemporada, se encuentra en seguir incidiendo en lo que se viene haciendo. En varios partidos que estábamos controlando bien, nos hemos puesto por detrás en el marcador sin haber concedido ocasiones. Me viene a la mente por ejemplo la visita a la RealSociedad en la que su primer tiro fue el penalti con el que se adelantaron. La Segunda División puede ser la sexta o séptima mejor liga del mundo, así que cuando subes a Primera saltas unos cuantos escalones, hay mucha diferencia en lo físico y en lo táctico, y en ella los partidos se decantan por matices.

¿Qué tipo de matices?

Recuerdo la ocasión que le sacaron a Rafa Mir en Elche, las últimas llegadas ante el Valladolid, el larguero de Okazaki contra el Valencia... Muchas veces unos pocos centímetros nos han alejado de la victoria, pero no tienen que hacerlo de la idea de juego que llevamos a la práctica.

¿Cómo de importante sería conseguir el primer triunfo en el próximo partido, la visita de la semana que viene a Osasuna?

Restaría mucha ansiedad. El equipo está entrenando muy bien y dar continuidad al grupo de la temporada pasada ha hecho que los nuevos tengan que trabajar estupendamente igual. Sumar los tres puntos de una tacada solo se conseguirá manteniendo esa actitud en el día a día.

¿Han llegado a surgir dudas respecto a la continuidad de Míchel en el banquillo?

Absolutamente ninguna. Para que eso sucediese tendría que ver que hay cosas que no funcionan y está pasando lo opuesto. ¿El equipo está mal, hay nerviosismo, somos flojos a balón parado, no generamos en ataque, nos superan los equipos todo el tiempo? No veo eso, sino un entrenador y un cuerpo técnico comprometidos y una plantilla que en los entrenamientos se están dejando la piel por seguir creciendo.

¿Qué mejoraría?

Los resultados que estamos teniendo pueden hacer pensar en que hay que cambiar algo, pero yo no lo creo. El vestuario está con la cabeza puesta en Pamplona y es consciente de que la temporada es muy larga. Existe un trabajo de los técnicos detrás para estudiar al rival e introducir variaciones muy importante y no es cuestión de modificar ni el estilo de juego, ni los futbolistas, ni el cuerpo técnico. Con la Real Sociedad se perdió 4-1, pero vista la primera parte resulta complicado pensar que ésta se hubiese podido plantear de otra manera. A excepción de la segunda mitad de aquel día en San Sebastián y la de la visita al Real Madrid, en las que nos dejamos llevar un poco, algo que no puede volver a suceder, no veo al equipo haciendo aguas, sino al contrario. Está compitiendo.

Se han sumado seis puntos y la salvación está a uno, ¿cuántos más se deberían llevar?

Al menos cuatro. El análisis de los partidos dice que nos merecemos más de lo que tenemos. Con ellos, la visión de la situación sería distinta. Aunque también digo que el cuerpo técnico y yo estaríamos más preocupados si, aún habiendo obtenido esos puntos, el equipo fuese un desastre.

El trabajo psicológico está siendo importante.

Sobre todo para no caer en la desesperación. Los jugadores y el cuerpo técnico tienen capacidad analítica para ver que estamos cerca de conseguir la victoria y no tener dudas.

¿Qué proyección realiza de cara a los próximos compromisos?

No me gustan los objetivos a largo plazo. El Huesca no está para despistarse pensando que en diciembre hay que llevar un número determinado de puntos, sino que debe centrarse en ganar a Osasuna porque es lo más cercano. Así será toda la temporada.

A algunos jugadores como Mikel Rico se les ha echado de menos cuándo no han podido jugar, ¿sigue pensando que la plantilla es larga como al inicio del curso?

Confío en todos, en los que ya estaban y en los que han venido. Nuestro éxito no dependerá de una pieza, sino de todo el equipo. El equipo está equilibrado y que puede jugar diferentes sistemas, con tres centrales, con tres puntos, acumulando centrocampistas...

¿Qué nota le pondría a los refuerzos?

Es pronto para esa valoración. Sandro, por ejemplo, llegó en el último día del mercado porque fue entonces cuando se dieron las condiciones idóneas para poder traerlo, lo mismo ocurrió con Doumbia. Son jugadores que no han realizado una pretemporada en condiciones y que vienen a un sitio en el que tienen que adaptarse a una idea de juego muy determinada lo que requiere tiempo. Los veo a todos con unas ganas tremendas de ayudar.

Los que continuaban, en gran medida, están rindiendo bien.

Teníamos un grupo fuerte, con gente como Pulido, Rico, Mosquera u Okazaki, con el estilo muy interiorizado y que se han adaptado a lo que requiere la Primera División. En general, todos tendrán su momento. En Juan Carlos y en Borja García confío mucho y que otros como Nwakali estén contando con más minutos que antes es señal de que se está trabajando bien. Un objetivo que el club no ha conseguido nunca, como es la permanencia en Primera, no se puede lograr con dos o tres jugadores, no somos una superpotencia que pueda conseguir grandes estrellas. Si lo logramos será porque estamos todos unidos.

¿Puede asegurar que no se descenderá?

Puedo asegurar que en el club todas sus áreas están esforzándose al máximo en esa dirección. Al igual que la temporada pasada cuando no garantizana que el ascenso se fuese a conseguir, lo que sí hice y hago es asegurarme de que cada día se den las mejores condiciones de trabajo para competir bien.

Etiquetas
Comentarios