Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca estudia la respuesta al arbitraje vivido en Vallecas

Entre las posibles acciones a seguir para mostrar el malestar tras el 2-0 con el Rayo figura la publicación de un comunicado.

Los jugadores de la SD Huesca protestan una de la acciones de Ais Reig
Los jugadores de la SD Huesca protestan una de la acciones de Ais Reig
Enrique Cidoncha

La respuesta de la SD Huesca al arbitraje sufrido el domingo en Vallecas, donde cayó por 2-0, podría no quedarse tan solo en las declaraciones de desaprobación realizadas tras el encuentro por parte de los jugadores, el técnico Míchel Sánchez y el consejero delegado Manolo Torres. Este lunes, con el reposo que da el paso de las horas, fue el momento de analizar todo lo sucedido en la derrota con el Rayo por parte de la directiva para valorar los siguientes pasos a seguir. Entre las medidas barajadas, una de las más probables era la de emitir un comunicado a modo de protesta formal, similar al que ya se realizó la temporada pasada, aunque para ello, si finalmente se lleva a cabo, se prefirió esperar al martes.

En el club se mantiene la "indignación" de la que ya habló tras el choque Torres, quien consideró que se habían vivido "situaciones kafkianas" y que denunció que "resulta extremadamente fácil pitar al Huesca". A este respecto, las decisiones del árbitro Ais Reig colmaron la paciencia de una entidad que en las 28 jornadas precedentes se había mostrado respetuosa con los colegiados, pero en cuyo seno venía existiendo molestia por hechos como que al equipo de Míchel Sánchez tan solo se le ha señalado un penalti a favor y de que Shinji Okazaki acumula más goles anulados que válidos. Siete se han quedado sin subir al marcador, por los cinco que sí que han acabado computando para el nipón. Además, se considera que los conceptos para la aplicación del VAR no están claros.

En Vallecas, no gustó el, según Míchel Sánchez, “doble rasero” aplicado por el colegiado a la hora de juzgar los lances a un lado u otro e incluso el técnico azulgrana denunció que a uno de sus jugadores Ais Reig le había comentado que no les iba a pitar “ninguna falta a favor”. Al margen de ello, dos fueron las situaciones que más enfurecieron a los altoaragoneses y que contribuyeron a desequilibrar la balanza. Primero, un gol anulado a Okazaki por una posible mano muy anterior del propio japonés de la que el trencilla fue alertado por el VAR y, posteriormente, un penalti señalado a Josué Sá, también por mano, cuando tenía el brazo pegado al cuerpo. “Me gustaría que el árbitro me lo explicase. No me había pasado algo igual en mi carrera y con el VAR se comprende menos”, señaló el central luso.  

Etiquetas
Comentarios