Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca sigue sin aprobar la asignatura de los partidos a domicilio

Los azulgranas caen ante el Rayo por 2-0 en un partido en el que les fue anulado un gol de Okazaki y señalado un protestado penalti a Sá por mano.

Tercera derrota consecutiva a domicilio de una SD Huesca que no encuentra la manera de replicar la solvencia que muestra en su estadio cuando tiene que jugar en campo ajeno. Los azulgranas, que se presentaban en el feudo del Rayo, donde nunca han ganado, con la opción de recuperar la tercera posición y de colocarse a tres puntos del líder, el Cádiz, cayeron derrotados frente a un conjunto que demostró tenerles cogida la medida con precisión. Si ya en El Alcoraz los de Paco Jémez se habían impuesto por 0-2, en su feudo, diez jornadas después, el resultado fue de 2-0.

El duelo estuvo marcado por la polémica arbitral, que obligó a que posteriormente tanto el técnico Míchel Sánchez como el consejero delegado Manolo Torres mostrasen su malestar hacia la labor del colegiado Ais Reig. La primera acción con la que hay disconformidad en el club azulgrana es un gol anulado a Okazaki, que en el minuto 18 cabeceó a la red un centro de Juan Carlos. El tanto no acabó siendo válido al considerarse que en una acción anterior el propio japonés había cometido mano. Después, tras el descanso, se señaló un penalti a Josué Sá, también por mano, a pesar de que en las imágenes se observa que el portugués tiene el brazo pegado al cuerpo. El VAR recomendó al colegiado revisar la acción, pero éste se mantuvo firme y finalmente el lanzamiento de la pena máxima derivo en el 1-0.

Más allá de eso, el choque fue un intercambio de golpes de principio a fin y en ese escenario los locales se sintieron más cómodos contra un oponente que prefiere amasar el balón. Como había avisado Míchel Sánchez, que por primera vez llegó como visitante a la que considerada que es su casa futbolística y que fue ovacionado, la presión de los de Jémez fue fuerte y adelantada, al igual que la del Huesca. El resultado implicó que cuando los dos conjuntos conseguían romper el muro del otro, resultaba relativamente sencillo plantarse enfrente de la meta contraria.

Una de las incógnitas de la semana había sido cómo compondría Míchel su delantera. Rafa Mir había lucido la vitola de titular en las cuatro jornadas anteriores a la victoria sobre el Almería por 3-2. Sin embargo, en este partido, para el que el murciano estaba sancionado, Okazaki se desempeñó a gran nivel e incluso abrió el marcador con un cabezazo. Finalmente, y cómo ya había hecho en otras ocasiones, ante el buen rendimiento ofrecido, el técnico madrileño prefirió tocar su once incial solo lo indispensable. Es decir, repitieron todos los que habían sido de la partida la semana anterior, salvo Insua, que, lesionado, dejó su sitio a Josué Sá. Álvaro se situó bajo los palos. El luso estuvo acompañado en la defensa por Pedro López, Pulido y Galán. El centro del campo lo compusieron Mosquera, Mikel Rico y Juan Carlos, y los hombres más adelantados, además del japonés, fueron Raba y Ferreiro.

A los diez minutos, tras un saque de banda, Trejo colocó un centro con el que superó a Sá y Pedro López para que De Frutos cabecease a placer. Sin embargo, Álvaro estuvo atento y desbarató una acción que llevaba aroma a 1-0, un olor que se volvió a dejar sentir al cuarto de hora con un lanzamiento lejano de Advíncula que pegó en el lateral de la red visitante.

Era necesaria una respuesta azulgrana y ésta llegó con Okazaki como protagonista. Juan Carlos colgó el balón al palo largo y allí apareció el nipón para batir a Dimitrievski. Se celebró el tanto, pero éste no subió al marcador. El VAR entró en acción y todo quedó suspendido por una mano anterior del delantero azulgrana.

Aún no se había llegado al minuto veinte y el ritmo era trepidante. Por segunda vez, De Frutos heló a los hinchas altoaragoneses, ahora con un disparo que pegó en la madera. En el otro lado, Raba se internó y su cañonazo se fue alto por poco.

Hasta el descanso los dos púgiles se siguieron disparando a bocajarro, unas veces por acierto propio y otras por error. Álvaro midió mal una salida y Pedro López corrigió el fallo. Después, en la penúltima acción de la primera parte, Dimitrievsi y Luna no se entendieron y el balón acabó en saque de esquina.

Tras el paso por los vestuarios, el duelo se puso cuesta arriba para la SD Huesca. El árbitro Ais Reig señaló, VAR mediante, penalti por mano a Josué Sá en una acción muy discutida. El encargado de lanzarlo fue Mario Suárez, al que Álvaro le adivinó las intenciones. Sin embargo, el rechace de la parada le cayó franco al rayista que no perdonó para adelantar a los suyos.

Míchel vio que era necesario menear el equipo y dio entrada a Rafa Mir en sustitución de Ferreiro. El conjunto se reordenó de un 4-3-3 a un 4-4-2 en el que el recién ingresado se colocó junto a Okazaki y en el que Juan Carlos se escoró a la izquierda.

El Rayo, lejos de mostrarse conservador, siguió empujando. Álvaro tuvo que volver a salvar a los suyos frente a De Frutos. La acción no hizo que a los altoaragoneses les temblasen las piernas. Todo lo contrario. Galán llegó casi hasta el fondo, envió el cuero al corazón del área y ahí Mikel Rico conectó para pegarle al palo.

La segunda modificación en el once visitante implicó la salida de Raba para hacer sitio a Sergio Gómez. La joven promesa cedida por el Borussia de Dortmund llevó peligro en un saque de falta que acabó en un cabezazo de Pulido que los locales salvaron en la línea de gol.

Toda la suerte que le estaba faltando al Huesca la tuvo el Rayo. De Frutos lo había estado buscando con insistencia a lo largo de la noche y lo acabó encontrando, el gol. Fue en un disparo impecable que entró a pesar de que el meta de los oscenses llegó a tocarla.

El Huesca, esta vez sí, acusó el puñetazo a la mandíbula. Lo siguió intentando, pero a cada minuto la fe fue decayendo hasta que el parido murió con el 2-0.

El resultado mantiene a los azulgranas cuartos, aunque ahora el ascenso directo queda a cinco puntos. Por detrás, el Girona llega con fuerza y ya es quinto con solo un punto menos. Los dos próximos compromisos de los oscenses serán en El Alcoraz frente al Extremadura y el Fuenlabrada. Para el primero de ellos, Galán y Sá serán baja tras ver la quinta amarilla de sus correspondientes ciclos.

Ficha técnica

Rayo Vallecano: Dimitrievski, Advíncula, Milic, Catena, Luna, Mario Suárez, Valentín (Juan Villar, 74), Isi, De Frutos (Álvaro García, 76), Trejo (Joni, 89) y Qasmi.

SD Huesca: Álvaro, Pedro López, Josué Sá, Pulido, Galán, Mosquera, Mikel Rico, Juan Carlos, Raba (Sergio Gómez, 68), Ferreiro (Rafa Mir, 62) y Okazaki.

Goles: 1-0, min. 55: Mario Suárez. 2-0, min. 72: De Frutos.

Árbitro: Ais Reig, del comité valenciano. Mostró tarjeta a amarilla a los locales Valentín (62), De Frutos (70) y Catena (85); y a los visitantes Galán (13), Sá (51), Pulido (54) y Raba (65).

Incidencias: Partido correspondiente a la 29ª jornada de liga de Segunda División disputado en el Estadio de Vallecas ante 7.983 espectadores.

[Siga aquí en directo el partido entre el Rayo Vallecano y la SD Huesca]

Etiquetas
Comentarios