Despliega el menú
SD Huesca

SD huesca

La SD Huesca no prevé pagar traspasos salvo en casos muy concretos

Aunque el club azulgrana goza de buena salud financiera, apostará por las cesiones y los jugadores libres para armar su próxima plantilla en Segunda División.

Rubén García, Míchel Sánchez y Manuel Torres.
Rubén García, Míchel Sánchez y Manuel Torres.
Rafael Gobantes

Aunque hace tiempo que se viene trabajando en ello, por delante aún queda mucho por hacer. Con solo ocho jugadores de la última plantilla con contrato en vigor, entre los que figuran varios cuya continuidad no está asegurada como Jovanovic, Luisinho y Melero, y con la intención manifestada por el director deportivo Rubén García de armar una plantilla larga de 22 o 23 efectivos, las fechas que se avecinan deberán estar plagadas de anuncios de refuerzos; más si se tiene en cuenta que el deseo del técnico Míchel Sánchez es que buena parte del bloque esté disponible en el inicio de la pretemporada a principios del mes que viene. Para acometer la construcción del equipo más que por los traspasos, la idea que se maneja en la SD Huesca es la de apostar por las cesiones y los futbolistas que se encuentren sin contrato.

A pesar de que la salud económica de la entidad azulgrana es óptima y de que el panorama que le espera en su regreso a Segunda División es muy distinto al de su anterior paso por la categoría de plata, desde los despachos se prefiere la prudencia a la hora de acometer desembolsos. Así, solo se recurrirá al paso por caja si surge una oportunidad que se entienda como muy interesante. A este respecto, se quiere seguir la política que ya se aplicó en la campaña del ascenso cuando únicamente se pagaron alrededor de 400.000 euros, lo que costó Álex Gallar.

Si entonces el techo salarial se situó entorno a los 5,5 millones de euros, y en Primera División se disfrutaron de 26, ahora podría llegar a superar los diez millones. Además, también se contará con la ayuda al descenso que otorga La Liga y que ronda igualmente los diez millones. Eso sí, la intención que se tiene con esta partida es la de dividirla en dos o tres años para asegurarse tener uno de los presupuestos altos de la categoría durante varias temporadas si no se lograse el ascenso.

De hecho, hasta el momento, los nombres que se han relacionado con la SD Huesca son los de jugadores que han quedado desvinculados de sus anteriores clubes. Tal es el caso de Mikel Rico, cuyo regreso a El Alcoraz es inminente, y del central Babin, que finaliza su contrato con el Sporting de Gijón y podría pasar a ser azulgrana. En esta situación se encuentra también Etxeita. El vasco, que en la pasada temporada defendió a los oscenses e incluso lució el brazalete de capitán, no seguirá en el Athletic. A él no le desagradaría repetir experiencia en la capital oscense, aunque antes prefiere apurar sus opciones de seguir en Primera División e incluso le habrían llegado ofertas desde el extranjero.

En la otra vía principal de entrada de jugadores, la de los prestamos, por el momento ha trascendido el interés por reeditar alguno de los del último ejercicio como el de Christian Rivera. A este respecto, ya se produjeron contactos entre el Huesca y la UD Las Palmas.

Última jornada de Segunda División

Uno de los factores que están retrasando las incorporaciones es el hecho de que la temporada en Segunda División aún no ha concluido. De hecho, la última jornada arranca hoy y el ‘play off’ de ascenso se alargará hasta dentro de dos semanas. Buena parte de las caras nuevas que han de llegar procederán de esta competición, dado que a la hora de seleccionar los jugadores se va a tener muy en cuenta que tengan bagaje en la categoría. Por otra parte, la Operación Oikos, la investigación acerca de una supuesta trama de amaños de partidos en la que se ha involucrado a la SD Huesca, no está suponiendo según Rubén García un impedimento, pero sí que está ralentizando las operaciones.

Etiquetas
Comentarios