Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Aranda y Bravo amenazaron a Lasaosa

Los conocidos como ‘Los malos’ dentro de la operación Oikos reclamaban al exdirigente del Huesca una deuda de 100.000 euros.

Agustín Lasaosa, presidente del Huesca, detenido.
Agustín Lasaosa, presidente del Huesca, detenido.
Pablo Segura

Carlos Aranda y Raúl Bravo, los supuestos cabecillas de la presunta red de amaños de partidos para obtener lucro a través de las apuestas que se está investigando en la conocida como ‘Operación Oikos’ reclamaban a Agustín Lasaosa, el ya expresidente de la SD Huesca, una cantidad de 100.000 euros según las informaciones que tanto El Mundo como El País dieron a conocer a última hora del martes en sus ediciones digitales.

Además, al margen de los partidos ya citados, también está puesta la lupa en el Lugo-Huesca, en el que los azulgranas materializaron el ascenso a Primera División. En la documentación que desvela El Mundo se explica que "para preparar este partido hubo al menos dos reuniones en las que estuvieron Alejandro López (hermano de Íñigo) y el médico Juan Carlos Galindo". Del mismo modo se hace referencia a que hubo una tentativa con un partido del CD Sariñena del que no se da fecha y que resultó fallida. Por su parte, en la información de El País se apunta a que en la documentación que manejan los investigadores se recalca que "en el amaño del partido Huesca-Nàstic participó casi la totalidad de la plantilla".

Atendiendo a estos medios de comunicación, la hipótesis que se maneja en el juzgado de instrucción número cinco de Huesca es que la deuda habría sido consecuencia de un arreglo anterior al partido Huesca-Nástic de la penúltima jornada de Segunda División de la campaña 2017-18 a raíz del cual se iniciaron las pesquisas que han incluido hasta el momento también al Valladolid-Valencia del curso recién acabado en Primera División y que como consecuencias más inmediatas para el club azulgrana han supuesto la dimisión de su máximo mandatario y el alejamiento de sus funciones al doctor Juan Carlos Galindo. Ambos se encuentran en libertad con cargos.

Entre las conversaciones intervenidas figuraría una en la que el entonces jugador azulgrana Íñigo López indicaba a Galindo que "los malos" reclamaban un dinero a Lasaosa. La comunicación se produjo después de que el futbolista se cruzase con Aranda en Madrid y vendría a corroborar que su rol era el de servir de nexo. "Ha tenido un papel central en la trama actuando como intermediario entre Carlos Aranda y Raúl Bravo, por un lado, y los jugadores de fútbol, por otro. Igualmente es el encargado de reunir el dinero de los jugadores por el gasto generado a la organización cuando éstos no han cumplido su parte, dinero que entrega posteriormente a Aranda y Bravo. Por último, ha servido de enlace entre ellos y el sr. Lasaosa", explica el juez instructor Ángel de Pedro según la documentación a la que ha tenido acceso El Mundo.

Además, López les habría recriminado que se pusiesen en contacto directamente con Lasaosa sin pasar por él. Por ello, también se cree que él sería el que le facilitaba información al dirigente acerca de amaños para que apostase. Igualmente existen comunicaciones de ‘Whatsapp’ en las que se observa como Lasaosa recibió mensajes amenazantes por parte de Aranda reclamando los 100.000 euros.

Por su parte, el diario digital El Confidencial ha publicado este miércoles que la Policía Nacional estaría investigando un encuentro entre directivos de la Sociedad Deportiva Huesca y terceros individuos no identificados celebrado dos semanas antes del partido que enfrentó al Real Madrid y al club oscense el pasado 31 de marzo. En esta se habría negociado el pago de la supuesta deuda de 100.000 euros contraída con Raúl Bravo y Carlos Aranda.

Etiquetas
Comentarios