Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Azón todavía no se entrena con el grupo y sigue la incertidumbre de cara a Burgos

El delantero del Real Zaragoza, lesionado en un muslo desde el 15 de octubre, tratará de estar apto para jugar el domingo próximo en El Plantío, pero en el primer entrenamiento de la semana aún no estuvo apto. 

Iván Azón, junto a Luna, en la bicicleta estática del gimnasio durante el entrenamiento de este martes en la Ciudad Deportiva.
Iván Azón, junto a Luna, en la bicicleta estática del gimnasio durante el entrenamiento de este martes en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

Iván Azón va a ser el hombre de la semana en lo que respecta a la información puramente futbolística del Real Zaragoza. ¿Llegará a tiempo de reaparecer en Burgos el domingo a la hora de comer o seguirá un partido más al margen por su seria lesión muscular en el muslo derecho? Este martes, en el primer entrenamiento de la semana, se aguardaba con interés su ubicación en el ensayo: si estaba sobre el césped de nuevo, si se quedaba en el gimnasio o si era paciente de los fisios en la camilla de masajes. La realidad de la situación lo ha dejado en la segunda opción. 

Azón aún no está en condiciones de entrenarse con los demás. Tiene una ligera molestia en la cicatriz del bíceps femoral que lo dejó K.O. al rasgarse en los minutos finales del duelo ante el Villarreal B en La Romareda, disputado el cada vez más lejano 15 de octubre. Y dada la situación peligrosa de este desgarro en la zona isquiotibial, mucho más en un jugador de su morfología física (fuerte, atlético, explosivo en carreras cortas), médicos y rehabilitadores no quieren correr el riesgo de una recaída, que podría dejar al aragonés un par de meses más fuera de órbita. 

Por eso se adopta una postura de máxima seguridad en su retorno al equipo. Se trató de intentar, durante el parón liguero de las dos semanas precedentes, su vuelta a las alineaciones de cara al partido frente al Málaga. Pero no llegó a tiempo. Y Burgos es ahora el siguiente reto. Pero, en el primer día de exigencia en el trabajo físico, Azón se ha quedado al margen, en la bicicleta, sin pisar el suelo en los ejercicios.

La falta de gol hace que Iván Azón esté ganando importancia día a día, en cada proyecto táctico, por su ausencia. Mucho más desde que hace unos días se produjo el relevo del entrenador y Escribá ha llegado para suplir al despedido Carcedo. Ese adagio que dice que los mejores son siempre los que no están. 

Así que toca esperar un poco más. Restan cinco fechas para esclarecer el estado de la lesión que mantiene a Azón ya fuera de la normalidad 37 días, con media docena de partidos sin su concurso

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión