Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Real Zaragoza: las huellas de Carcedo

El Real Zaragoza se ha moldeado esta pretemporada incorporando rasgos novedosos a su fútbol.

Primer entrenamiento Zaragoza en Boltaña
Juan Carlos Carcedo, este verano, en uno de los entrenamientos en Boltaña.
Daniel Marzo

La pretemporada es tiempo de observar intenciones más que de asegurar conclusiones, y al Real Zaragoza de Juan Carlos Carcedo ya se le aprecian unos propósitos bien definidos y unas ideas básicas en su fútbol. A falta tan solo de una semana para el comienzo de la liga, eso es lo importante, mucho más que los resultados, goles recibidos, encajados, rendimientos, generalidades del juego… El Zaragoza se ha moldeado en las últimas cinco semanas, sobre todo, incorporando rasgos novedosos a su fútbol respecto al curso pasado. Conceptos y mecanismos tácticos en los que cabe identificar la huella personal de su nuevo entrenador: la presión a todo campo como premisa defensiva y el afán protagonista del equipo armándose con mayores soluciones ofensivas y desplegándose a mayor altura en el campo son los dos puntales sobre los que trata de levantarse el nuevo Real Zaragoza.

1. Más balón, más protagonismo

Ni siquiera un adversario de la enjundia y características del Betis alteró las líneas básicas del Zaragoza de Carcedo: su equipo se arma desde la posesión de la pelota y desde la paciente combinación. Será un conjunto más protagonista en este sentido, según se desprende de sus primeras intenciones, con el bloque ganando mayor altura en el terreno de juego, muy metido en campo rival y juntando futbolistas en torno al balón. Frente al Betis, Carcedo apostó por Grau y Manu Molina como doble pivote, dos jugadores muy seguros en los pases medios y cortos, lo que permitió al Zaragoza, con el dinamismo de Molina, conservar la pelota y encadenar varias secuencias de pases. Es decir, mayor control. Esta pareja está encaminada a reunirse cuando el Zaragoza necesite más equilibrio con el balón, frente a la alternativa más vertical y profunda que ofrece Francho.

2. La salida ‘lavolpiana’

Uno de las notas de estilo del Ibiza de Carcedo era su salida del balón desde atrás con una línea de tres futbolistas. El técnico ha trasladado esa herramienta al Real Zaragoza aunque con un matiz: en el Ibiza, su lateral izquierdo, normalmente David Morillas, conservaba su posición abajo para formar esa red de iniciación del juego. En el Zaragoza, en cambio, son los centrales quienes se abren a banda, insertándose el mediocentro entre ellos, como un viejo líbero, e incorporándose ambos laterales a una línea superior: es la llamada ‘salida lavolpiana’, concepto ingeniado y promocionado por el técnico argentino Ricardo La Volpe en sus años en el fútbol mexicano a finales de los 90 y comienzos de los 2000. La intención es atraer al adversario y generarle superioridades desde la primera fase de la jugada ofensiva. Este dispositivo conlleva además que los otros dos centrocampistas interiores retrasen su posición y los dos extremos aparezcan por dentro a la espalda de la presión rival. Grau se presupone la figura clave como mediocentro mudado a tercer central, y Francés, su buena conducción para saltar líneas, será importante en el desagüe del juego.

3. Una arriesgada presión a todo campo

Atendiendo a la naturaleza de sus futbolistas, sobre todo a su frente ofensivo, con atacantes agresivos sin balón como Azón, Mollejo o Simeone, era previsible que el Zaragoza se configurara como un equipo de presión alta e incandescente. El conjunto de Carcedo se ha revelado esta pretemporada como un bloque desplegado a mucha altura cuando no tiene la pelota, cuando el rival le inicia desde atrás o cuando pierde la posesión en campo adversario. Una presión a todo campo que expone notablemente al equipo, muy arriesgada y necesitada de precisión y sincronía entre las piezas. Cuando no es así, el Zaragoza se ha observado vulnerable y varios de sus goles encajados este verano han sido consecuencia de ello. Carcedo manda a sus laterales a presionar arriba y eso genera un espacio a sus espaldas que conviene vigilar y cubrir. También, con el equipo tan alto, los centrales tienen detrás de sí muchos metros para defender. Cristian deberá extremar, en este sentido, la protección de ese abismo. También la figura del pivote, Grau, Petrovic o Molina, deberá desempeñar una relevante función en el equilibrio de las líneas.

4. Mayor abanico ofensivo

Juan Carlos Carcedo le ha agregado nuevos mecanismos con balón. Automatismos que el equipo ha ido asimilando tanto en ataque posicional como en transición. El Zaragoza ha enseñado este verano más recursos colectivos en esas fases del juego. El más destacado, como ejemplo, pudo observarse en el gol de Simeone al Betis. Uno de los propósitos de Carcedo lanzando tanto a sus laterales es generar tres contra dos o cuatro contra tres en banda, con el objetivo de fracturar la defensa rival sacando a su lateral y central de zona y cargando la zona de remate con el punta y el extremo y el interior del otro lado. O bien atacando el intervalo entre lateral y central desde segunda línea, como hizo Francho para asistir al argentino. Esa jugada, como los cambios de orientación para atacarle al rival el lado débil, ha sido un intento recurrente en el nuevo Zaragoza y permite al equipo sumar más opciones para el remate y llegar con más gente al área, otra de las nuevas notas de identidad del equipo.

5. Un dibujo flexible

El Zaragoza se está organizando posicionalmente con esquemas distintos en función de la fase del juego. Este rasgo es muy reconocible. Es un equipo camaleónico y flexible. En defensa, ha alternado el 4-1-4-1 y el 4-2-3-1. Y, con la pelota, se posiciona en un 3-4-2-1 cuando inicia el juego y evoluciona a un 4-3-3 cuando se asienta en campo rival. En esta fase destaca la elasticidad de su estructura ofensiva y el juego funcional de sus atacantes. Sus extremos y el punta suelen intercambiarse lugares, no tienen posiciones fijas ni establecidas, sino más bien funciones determinadas por dónde está el balón: aproximarse a la pelota, reunirse en torno a ella, generar espacios, atacarlos...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión