Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Agosto cae a peso sobre Sanllehí y Torrecilla, que apuran las salidas en Marbella

El director deportivo ya vio en el campo el partido de este domingo ante el Al Shabab y el director general llega este lunes a comer con la plantilla. El reloj urge a consumar no menos de media docena de bajas.

Miguel Torrecilla, director deportivo del Real Zaragoza, en la tarde-noche del domingo durante el partido frente al Al Shabab saudí en el Marbella Football Center.
Miguel Torrecilla, director deportivo del Real Zaragoza, en la tarde-noche del domingo durante el partido frente al Al Shabab saudí en el Marbella Football Center.
Francis González/LOF

Es ya 1 de agosto. La liga empezará al final de la semana que viene. Psicológicamente, la aparición de la página del octavo mes de año supone siempre vértigos en los clubes de fútbol profesionales en España. Desde que la liga empieza antes del puente de la Virgen, aún más. Y en el Real Zaragoza del presente, con 29 futbolistas llevando a cabo la tercera fase -y última- de la pretemporada en Marbella, con un volumen de piezas excedentes de cupo que supera la media docena por diferentes causas, todavía más. 

Miguel Torrecilla, el director deportivo, se quedó de primeras en Zaragoza el pasado viernes para manejar su género desde el despacho, junto al del director general y supervisor de todo, Raúl Sanllehí. Pero hace ya unas horas que está en Marbella con el grupo. Vino el domingo por la tarde para ver ya in situ el primer amistoso contra el Al Shabab saudí. Su faena está en Málaga y no en Zaragoza. Prevalecen por encima de todo en estos momentos las operaciones de salida del vestuario, de alivio de una plantilla superpoblada como nunca. 

Y no se queda la estrategia en este cambio de ubicación de Torrecilla. También llega a Marbella a comer este lunes Sanllehí. Los dos ejecutivos que van a darle al equipo su cara definitiva de aquí al día 31 de este recién estrenado mes se han acercado al máximo al plantel de futbolistas. Necesitan verlos de cerca, hablar con ellos vis a vis mientras cotejan situaciones simultáneamente con sus representantes, agentes y agencias de apoderamiento profesional. 

En poco más de una semana, en 9 o 10 días, el Real Zaragoza va a tener que hacer una primera inscripción oficial de jugadores en La Liga (LFP) -como todos los clubes- para comenzar el torneo liguero, en su caso, el sábado 13 en Las Palmas de Gran Canaria. Y en ella no cabrán todos los que aún están en nómina. Son 25 las fichas que admite la normativa española, al margen de que chicos como Rebollo y Mollejo vayan a jugar con dorsal del filial (del 26 en adelante) por motivos puramente económicos y de ahorro. 

Durante la pretemporada no ha quedado más remedio que dar cobijo laboral a todos los futbolistas comprometidos por contrato con la compañía. El sindicato AFE y la propia patronal, La Liga, hace tiempo que no permiten aquella vieja figura de 'los apartados', 'los marginados' o similar efecto que los clubes forzaban para que quienes no entraban en los planes de presente se marcharan a la fuerza. Pero cuando el mercado ya encara su recta final y el fútbol oficial comienza, es hora de consumar actos de rescisión, venta o cesión de piezas sobrantes. Y al Real Zaragoza de 2022 se le han amontonado demasiados por herencia de gestiones anteriores en los últimos tres y cuatro años, algunas del propio Torrecilla y otras de su predecesor, Lalo Arantegui

Los Nick Buyla, Clemente, Larrazabal, Lasure, quizá Nieto, tal vez Ratón y Vigaray... o los casos más peliagudos por su monto económico de Petrovic o Narváez deben esclarecer cuanto antes su ubicación. De ellos dependen los fichajes que faltan por hacerse. Y, sobremanera, también está vinculado a ello el crucial asunto del tope salarial que La Liga aplicará en breves al Real Zaragoza y que, con tanta plantilla, está rayando fuera de los límites previstos. 

Torrecilla, desde hace 24 horas, y Sanllehí, desde la tarde de este mismo lunes, están dando ya giros de tuerca potentes a una situación que los existía ya cuando la pasada liga concluyó, a finales de mayo, y que por diferentes causas se ha ido tratanto con un ritmo lento y confiado. Desde hoy, 1 de agosto, ya tiran las costuras en los puestos de mando de la SAD. Y, especialmente, el entrenador, Juan Carlos Carcedo, imprimer prisas por dibujar definitivamente el equipo que va a manejar en la inminente competición liguera, que ya está ahí mismo. Carcedo y Torrecilla protagonizaron en la noche dominical una larga charla a solas en el Marbella Football Center, de puesta en común de las últimas novedades y de los últimos deseos del técnico. 

Puede aseverarse, sin error posible, que el cien por cien de la actividad del Real Zaragoza se ha trasladado a Marbella desde hoy mismo. A la vez que se juega el segundo amistoso ante otro equipo de Arabia Saudí, el Al Nassr Riad en este caso, Sanllehí y Torrecilla estarán abordando al detalle los perentorios detalles que exige la restauración y consolidación de la nueva plantilla, todavía sin los ademanes, gestos y rostro finales llevados a cabo como es menester.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión