Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Humillante derrota del Real Zaragoza por 0-3 ante el Alcorcón, colista y descendido hace meses

El equipo de Jim vuelve a repetir, con énfasis, un fútbol impresentable y una actitud impropia de este club histórico y hace el ridículo en La Romareda.

Partido Real Zaragoza - Alcorcón en La Romareda
Partido Real Zaragoza - Alcorcón en La Romareda
Oliver Duch

Humillante derrota ante un Alcorcón (0-3) que es un rival de categoría inferior desde hace dos meses (cinco o seis virtualmente). El Real Zaragoza de Juan Ignacio Martínez ‘Jim’, pese a los incesantes intentos del técnico alicantino desde hace semanas por enchufar a sus indolentes muchachos en el final de liga, repitió con énfasis un fútbol impresentable y, lo peor, un actitud impropia de este club histórico. Fue un ridículo de los que jamás se perdona en la vida.

Empecemos la crónica de lo acontecido por el pitido final del árbitro en el descanso. Bronca monumental de la aficion zaragocista a los suyos. Acababan de encajar el 0-1 en el aumento de una primera mitad sin el nivel del fútbol profesional, lenta, sin imaginación, improvisada y, además, mostrando la ceguera ante el gol que ha llevado al equipo de Jim a una clasificación sufrida y pobre todo el año. Así ya se entiende bien el contexto en el que se desarrolló este mal partido de fútbol. Algo que se agravó, en vez de mejorarse, en la segunda parte.

En los primeros 20 minutos, el colista y ya muerto equipo alcorconero (desde hace meses), fue mucho mejor con el balón que un Zaragoza deslavazado que enseguida se vio que, un día más, no hacía caso a las sugerencias que piden hace días no bajar los brazos, aplicarse con arreglo al respeto que merece la historia y el escudo de este histórico club. Otro día más para el desecho, se aventuraba. En ese tramo inicial, cierto es, la primera gran ocasión la tuvo Gámez para los aragoneses, en una semichilena a centro de Eugeni que Jesús, el portero del filial amarillo (esta vez iban de negro) le sacó a córner en el minuto 9. Pero Zarfino probó a Ratón (relevo del griposo Cristian Álvarez) en el 14. Y Apeh, una pesadilla para Francés y Jair como inesperado ariete madrileño, falló un mano a mano en el 18 que le sacó el portero local con los pies y un saco de fortuna.

A partir de ahí, un par de buenas aperturas de un apático Eugeni provocaron alguna llegada algo ilusionante de los blanquillos… pero todo fueron fuegos de artificio. Sabin Merino, pitado por la grada desde pronto por sus errores serios, disparó como un infantil en el 20, fuera, mal. Apeh marcó en el 21 un gol que se anuló por fuera de juego palmario. El Zaragoza replicó en una falta botada en el lateral por Eugeni que amagó Sabin y cabeceó Azón mal, fuera, en el 24. Rivas expuso a todos los presentes que el Alcorcón no venía a pasar el rato en el 27 con un chut que se fue cerca del travesaño después de que David Fernández, tras un córner contra los zaragocistas, cabeceara en el segundo palo y la pelota se paseara por el área chica sin un rematador. Era un ir y venir de despropósitos, con algo más de toque del Alcorcón, sorprendentemente.

Un par de arrebatos de casta de Azón pudieron adelantar al Zaragoza en su mejor fase, pasada la media hora, una vez Eugeni pidió el cambio por un pinchazo muscular y entró el recuperado Grau, tras dos meses de parón por un problema cardiaco. El ariete aragonés se fue de Calero en el 32 y su disparo en el área, de rosca, se le marchó muy lejos del marco. Y en el 35, cabeceó flojo un balón elevado en un rechace y Jesús hizo la palomita de la foto, innecesaria. Ahí se creyó que el equipo de Jim espabilaba, sobre todo porque Narváez, en el 39, lanzó al poste a media altura después de la mejor jugada ligada de ese primer periodo del duelo. Fue un espejismo. El Alcorcón acabó la primera parte de nuevo atacando a los zaragocistas y, en la última jugada previa al intermedio, con el gol de Apeh, a bocajarro, tras un centro de Mula en una contra madrileña. Un castigo en banderillas que debía hacer reaccionar (de una vez por todas) a un equipo que está de vacaciones, parece ser, hace semanas: el Real Zaragoza

Que Jim, por enésima vez en el último mes y medio, echó bronca al grupo en la caseta se da por descontado. Quitó a un apagado Narváez y metió a Sainz, tras la polémica de Éibar el último día. Fue su primer retoque en pos de algo vistoso y, sobre todo, efectivo. Perdiendo, el Zaragoza no lograba la permanencia matemática. Pura anécdota, pero significativa de lo que está sucediendo desde primeros de abril, esa dejadez que no se quería y está aconteciendo pese a las amonestaciones de los observadores.

Derrota del Real Zaragoza por 0-3 ante el Alcorcón, en La Romareda
La Liga

El segundo tiempo empezó con igual espesura. Y con el mal fario de Sabin Merino elevado a la enésima potencia. En un avance rápido de Azón, un pase al espacio de este lo dejó solo ante el portero. Controló el vizcaíno y su disparo de gol lo rechazó arriba Jesús. Increíble. Ese debía ser su primer gol zaragocista. Estaba hecho, cantado. Pero lo marró, levantando de nuevo la compuerta de los pitidos. Era el minuto 52 y solo uno más tarde, otro balón de Sabin, centrado desde la derecha, lo tocó el central Rivas y la pelota dio en el palo para irse a córner. Otro guiño del destino de Merino en el Zaragoza. Al menos, la lectura de esto era que el empate podía estar en marcha, en cocinas.

Pero el Zaragoza era un equipo al ralentí, quien llevaba el balón observaba a todo el mundo quieto. Así no se juega al fútbol. Por eso, lo de las cocinas fue una mentira, de esas que engordan el ojo con embuste. Lo que llegó fue el 0-2, de Calero, en una dejadez defensiva y de marcas en el medio campo digna del jaleo que llegó después del gol alcorconero en el minuto 62. “Esta camiseta no la mereceis”, se gritó desde parte de las tribunas. No hay más que decir. Solo reseñarlo. A Jim, como a otros entrenadores en años precedentes, le han parado el equipo hace días. Este Zaragoza carece de corazón en sus plantillas, depende directamente de hilos ajenos. Eso lo tendrá que cambiar quien venga. Deportivamente, sin entrar en más valoraciones, cuando sucede eso pasan cosas como esta ante el Alcorcón colista y descendido en Navidad.

Cada ataque al área de Ratón era amago de gol desde ese segundo tanto. Fue media hora de desorientación absoluta. Jim metió a Puche e hizo debutar al ariete Rubio, máximo goleador en Tercera División con el B. Lo de la flauta. Mula perdonó el 0-3 en el 69 y el equipo blanquillo fue el ejército de Pancho Villa en su máxima expresión. Nada mejoró en los blanquillos. Se estaba fraguando otro marcador para recordar con rubor y vergüenza con el paso del tiempo. Lo martilleó Arribas, recién entrando al campo, con el tercer tanto madrileño, comiéndose con patatas a Chavarría en el 78. La gente se fue a casa. El final de esta liga está siendo demoledor. Y aún restan tres jornadas.

El desastre de tarde acabó con juego brusco, con piques, con las butacas semivacías, con lo peor que puede dar el fútbol cuando se pierde 0-3 con un rival cadáver. A uno se le vino a la cabeza el 6-2 de Llagostera, salvando las muchas distancias. Por ahí anda este marcador en cuanto a rango. Dio grima ver el marcador desde la zona de prensa. La escandalosa bronca del final al impresentable partido llevado a cabo por este vulgar Real Zaragoza fue el broche adecuado a algo incalificable, mucho más por ser reiterado. No se aceptó ni un solo gesto de los jugadores desde el centro del campo. Ah, y como moraleja, recordar que el equipo aún no está salvado matemáticamente. Que le sigue faltando un punto o, en su defecto, que falle alguno de los que está por detrás y le dé el alivio por ahogamiento ajeno. Dios dirá.

Recuerdo a Violeta en La Romareda.
Recuerdo a Violeta en La Romareda.
Oliver Duch

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Ratón; Gámez, Francés, Jair, Chavarría; Francho (Puche, 68), Zapater, Eugeni (Grau, 31); Sabin Merino, Narváez (Sainz, 46); y Azón (Rubio, 68).

AD Alcorcón: Jesús Ruiz; Calero, Rivas, David Fernández, Laure (Forniés, 61); Jurado, Zarfino; Hugo Fraile (Arribas, 61), Joel Valencia (Borja Valle 70), Mula (Moyano, 87); y Apeh (Xisco, 70).

Árbitro: Sagués Oscoz (Comité Vasco). Amonestó a Rivas (23), Gámez (40), Jurado (67), Jesús Ruiz (75), Sainz (82), Mula (83), Xisco (85) y Grau (90).

Goles: 0-1, min. 45+1: Apeh. 0-2, min. 62: Calero. 0-3, min. 78: Arribas.

Incidencias: Tarde casi veraniega en Zaragoza, con 26 grados y un calor ya notable en las zonas de sol al inicio del choque (18.15) El césped de La Romareda presentó un aspecto irregular. En las gradas hubo alrededor de 15.000 espectadores. Antes del inicio del partido hubo un homenaje al fallecido José Luis Violeta así como al RZD Aragón, equipo dependiente que ha logrado el ascenso a Segunda RFEF.

Placeholder mam module
Partido Real Zaragoza-Alcorcón, en directo: los goles, las tarjetas, los fuera de juego...
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión