Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

fútbol

El Real Zaragoza pudo lograr una goleada en Fuenlabrada y, al final, salvó un empate en inferioridad

El 1-1 definitivo, logrado por Vada de penalti, arregló mínimamente lo que iba para desastre después de haber marrado al menos 10 goles cantados.

Foto del partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, quinta jornada de Segunda División

Fue una noche terrible para el Real Zaragoza esta de Fuenlabrada, en el final del verano. Un partido extraño, anómalo, de imposible razonamiento lógico. Debieron ganar los de Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ por un abultado tanteador, de esos de pasar a la historia. Pero el mal fario ante el gol se elevó a la enésima potencia en el Fernando Torres y señaló a un equipo romo, torpe e insolvente ante el marco contrario que salvó un punto al final ante un adversario, el madrileño, con muy poco fuste a estas alturas del curso (1-1).

Incomprensible, inexplicable fue la primera mitad. Un partido de 0-5 a favor de los zaragocistas (sin exagerar, pues hubo hasta nueve ocasiones nítidas de gol marradas ante el marco de Altube), se fue al descanso con 1-0 a favor de los fuenlabreños. Fue el colmo del desacierto de los de Jim. Se acumularon todos los males del año pasado, en aluvión, en ambas áreas: ceguera absoluta para marcar un simple gol, uno solo, y detrás, una blandura letal en un córner que supuso el gol de cabeza del perenne Zozulia en el minuto 24. Para entonces, cualquier equipo normal (el Real Zaragoza demostró que sigue sin serlo, que lo suyo es una anomalía histórica del fútbol mundial) habría tenido solucionado el choque con creces, con una goleada de órdago a la grande.

Porque Nano, titular por primer día, falló un gol en el minuto 9, disparando al lateral de la red, solo al borde del área. Y Zapater erró un gol hecho en el 10, a la salida de ese saque de esquina, ensayado, rematando con el efecto cambiado a placer. Y en el 11, Narváez, sin marcaje alguno, remató mal, dio en Pulido y el balón se fue rozando el palo por milímetros, fuera. Más aún, en el 13, de nuevo Nano erró un gol imperdonable, bajo palos, a un metro de la raya, echando la pelota alta tras el cabezazo previo de Francés a la salida del enésimo córner a favor de los avispas. Y en el 19, Álvaro Giménez dibujó una chilena en el área pequeña, tras una jugada ligada del ataque aragonés, que le fue a las manos al portero Altube cuando el gol estaba escriturado. El serial previo al 1-0 lo apuntaló Jair, cabeceando cruzado otro córner en el primer palo, fuera rozando literalmente la cepa del poste izquierdo. Esto fue así, no se trató de un sueño ni de una paranoia. Fueron goles cantados, todos, y ninguno entró.

Foto del partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, quinta jornada de Segunda División
Foto del partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, quinta jornada de Segunda División
Sergio Reyes Robledo/Agencia LOF

El Fuenlabrada no existía. Era un monigote a manos de un Zaragoza que jugaba con fluidez desde atrás, que atravesaba líneas con facilidad, con Gámez y Nano por la derecha, con Chavarría y Narváez por la izquierda, con Giménez activo en punta, con Francho más adelantado que nunca. Pero llegó un córner a favor de los madrileños y el veterano Zozulia, en un error en la salida de Cristian Álvarez al primer palo con la pasividad de toda la zaga, cabeceó el increíble 1-0. Los sueños pesados del año pasado renacieron entre el zaragocismo. Mucho más porque durante 10 minutos el equipo de Jim desapareció, notó semejante rejonazo. Y hubo suerte porque, en ese desvanecimiento general, hubo un segundo gol local, de Konaté, de cabeza, pero el árbitro lo anuló por falta previa en un salto de su asistente, Pedro León. Menos mal que no llegó el 2-0, que hubiese sido un desastre superlativo visto lo visto.

En la recta final del primer tiempo aún generó el Real Zaragoza cuatro ocasiones más, clarísimas, para empatar y volvear el tanteo. Pero Narváez erró en el 34 y el 36, en la segunda jugada por pecar de chupón. Y Gámez percutió hasta la línea de fondo en el 39 y su centro atrás casi fue un autogol de Diéguez. Para acabar con esta pesadilla, Francho cabeceó en carrera, solo ante el marco, alto un centro de Zapater en el 41. Ni aposta se pueden fallar tantos goles. Insisto, ni aposta. Es una patología de psicólogo… si no de psiquiatra.

Foto del partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, quinta jornada de Segunda División
Foto del partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, quinta jornada de Segunda División
Enrique Cidoncha

El segundo tiempo llegó en este medio ambiente de incredulidad general. Oltra, el técnico local, viendo el avasallamiento del Zaragoza sobre los suyos, decidió defender el 1-0 al límite y puso a Juanma, en una defensa de cinco. Los de Jim iban a tener aún más la iniciativa. ¿Alguien sería capaz de meter un gol, aunque fuese por equivocación?

La cosa no empezó mejor. En el 50, un error garrafal de Chavarría provocó una jugada en la que Eguaras pareció hacerle penalti a Zozulia y Gorostegui lo pitó. Gracias a Dios, el VAR, González Esteban, rectificó a su paisano vasco y el monitor anuló la pena máxima, que podía haber sido el 2-0 y la puntilla para un Zaragoza romo, torpe y acomplejado por su incapacidad ante la portería rival, como si fuese un equipo de regional en el Bernabéu. Y, entretanto, arriba, el bloque zaragocista se había desvanecido. El área local era territorio muy lejano.

Jim hizo un triple cambio a falta de algo más de media hora ante la inoperancia general y la falta de reacción. Vada, Sainz y Azón salieron al campo. Los nuevos delanteros, Giménez y Nano, se fueron a la ducha antes de tiempo. No es la mejor noticia antes las expectativas y necesidades de este equipo. El colmillo del partido se siguió torciendo, para desgracia zaragocista: Gámez, hiper revolucionado, vio la segunda amarilla en el 63 y fue expulsado a falta de media hora. Ya no podía hacer más cosas mal el Real Zaragoza en esta desgraciada noche.

En el minuto 67, el talismán Azón, provocó un penalti, cabeceando un córner que le dio en la mano abierta del central Pulido. La decisión final llegó en diferido, vía VAR, favorable a los aragoneses en contra de la vista inicial de Gorostegui. El recién entrado Vada anotó desde los 11 metros, con pausa y destreza. A falta de 20 minutos, con un hombre menos, el Zaragoza arreglaba el desaguisado en parte. Pese a la inferioridad numérica, los aragoneses afrontaron el final con la inercia positiva del 1-1, ante un Fuenlabrada muy flojo que solo dinamizó Ibán Salvador desde el banquillo en el tramo último.

Foto del partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, quinta jornada de Segunda División.
Así fue el gol de Vada.
Enrique Cidoncha

El cúmulo de errores gruesos en ataque lo apuntaló Sainz en el minuto 81, solo mano a mano ante Altube tras pase al hueco de Narváez. El vasco remató fuera cuando todos daban por hecho un gol cantado. Resulta lamentable narrar semejante serie de goles fallados por el Zaragoza. En Galicia hablarían de meigas. Del posible 1-2 se pasó en segundos al casi 2-1, pues Zozulia remató solo en el área y Cristian Álvarez salvó el tanto con la cara, en un golpe de fortuna. En la ida y vuelta frenética del final, se le anuló un gol a Azón en el 93 por un fuera de juego justito que el VAR revisó con incertidumbre.

El final del choque llegó entre sentimientos enfrentados. El Zaragoza había indultado a un rival muy menor, al que debió endosar una goleada de haber tenido delanteros y rematadores con nivel del fútbol profesional. Y, asimismo, había salvado una derrota empatando al final de penalti y con uno menos. En definitiva, que el punto obtenido no lo saca de pobre en el fondo de la tabla y los de Jim tendrán que seguir sufriendo para salir del pozo en el que se han instalado en un mal inicio del torneo liguero.

Ficha Técnica

CF Fuenlabrada: Altube; Iribas, Pulido, Diéguez, Pol Valentín; Cristóbal (Fuentes, 88), Konaté (Timité, 75) Pedro Léon, Anderson (Juanma, 46); Kanté (Ibán Salvador, 75) y Zozulia (Soldano, 84).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Gámez, Francés, Jair, Chavarría (Nieto, 93); Eguaras, Zapater (Vada, 59), Francho (Lluís López, 72); Nano (Sainz, 59), Narváez; y Álvaro Giménez (Azón, 59).

Árbitro: Gorostegui Fernández (Comité Vasco). Expulsó por doble amarilla a Gámez (31 y 63). Amonestó a Konaté (55), Iribas (59), Vada (68), Pulido (70), Pedro León (74) y Juanma (85).

Goles: 1-0, min. 24: Zozulia. 1-1, min. 71: Vada, de penalti.

Incidencias: Noche muy calurosa en el sur de Madrid, con 26 grados tras un día pesado de sol. El césped del Fernándo Torres presentó un buen estado. En las gradas hubo 2.240 espectadores. Antes del partido, los jugadores zaragocistas lucieron una camiseta de apoyo a Vigaray, operado de la rodilla derecha esta semana. Después de anunciar el jueves lo contrario, el Fuenlabrada no vendió entradas a los aficionados del Real Zaragoza en taquilla y solo pudieron entrar quienes tenían invitaciones.

Placeholder mam module
Partido Fuenlabrada-Real Zaragoza, en directo
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión