Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Tragedia táctica en ciernes: Narváez, con 4 amarillas, jugará advertido de sanción en adelante

El delantero colombiano del Real Zaragoza, su único goleador en esta abrupta temporada 20-21 y el único que ha jugado los 32 partidos de liga, acomete las 10 últimas jornadas al borde del castigo disciplinario.

Narváez pelea con el lateral Antoñito en el partido del jueves ante el Cartagena, en la jugada previa a su protesta que derivó en tarjeta amarilla.
Narváez pelea con el lateral Antoñito en el partido del jueves ante el Cartagena, en la jugada previa a su protesta que derivó en tarjeta amarilla.
Guillermo Mestre

Tragedia táctica en ciernes en el Real Zaragoza. Juanjo Narváez, con 4 amarillas acumuladas en su cuenta particular a lo largo de la liga tras ver la última el jueves pasado ante el Cartagena, jugará advertido de sanción en adelante. Sabido es que con 5 amonestaciones, el Comité de Competición suspende por un partido al jugador que suma esa cantidad de cartulinas admonitorias, según el reglamento vigente.

Este hecho, que adquirió forma de amenaza seria cerca de la medianoche del jueves durante el segundo tiempo ante el FC Cartagena en La Romareda, es un nuevo quebradero de cabeza para Juan Ignacio Martínez 'Jim', el entrenador zaragocista, y para todo el equipo en sí mismo.

El delantero colombiano del Real Zaragoza es, de manera rotunda e indiscutible, su único goleador en esta abrupta temporada 20-21. Lleva 9 dianas en 32 choques jugados. Nadie en punta mantiene una cadencia aceptable de obtención de goles en un año negro en esa faceta crucial del juego. Y, como derivada de ello, Narváez es el único que ha jugado los 32 partidos de liga, todos sin excepción. Ninguno de sus compañeros ostenta ese récord. 

Así que esta circunstancia, la seguridad de que Narváez acomete las 10 últimas jornadas, las decisivas para eludir el descenso a Segunda B, al borde del castigo disciplinario, provoca sudores fríos inevitablemente. La traducción de este inconveniente es que, a partir de ahora, es probable que el Real Zaragoza se vea abocado a jugar alguno de sus últimos duelos del torneo sin su referencia ofensiva, sin su pieza clave en la consecución de goles. 

Durante 7 meses, ningún entrenador de los tres que ha tenido el vestuario durante el curso (Baraja, Iván Martínez y el actual, Jim) se ha visto en esta tesitura. Narváez era y es fijo sin discusión por puro rendimiento, el suyo y, por contraposición, el de sus ineficaces compañeros de toda la línea delantera en cualquiera de sus cuatro puestos tácticos (delantero centro, punta izquierdo, punta derecho, mediapunta): Gabriel Fernández, Vuckic, Zanimacchia, Larrazabal, Bermejo, desde enero Alegría., el juvenil Iván Azón... El Real Zaragoza de este año ha sido hasta hoy 'Narváez  y diez más'.

Pero, con la cuarta amarilla vista por el sudamericano, en el minuto 53 en el partido de la jornada 32ª ante el Cartagena, ese método puede verse alterado en cualquier momento. ¿Y entonces, qué?

Jim se tendría que plantear una nueva delantera. Y el Real Zaragoza, si Narváez no es capaz de aguantar los 10 partidos restantes sin forzar o provocar la quinta amarilla que lo dejaría en la grada el partido siguiente (todos van a ser finales en pos de la permanencia), formaría con jugadores cuyas credenciales goleadoras son durante este año terribles, dolorosas de asimilar, denunciantes de un pésimo acierto de los hacedores de la plantilla el verano pasado. 

Gabriel Fernández lleva cero goles (0) en 25 apariciones. Vuckic, aporta cero goles (0) en 14 presencias en el equipo. Zanimacchia suma cero goles (0) en 22 participaciones. Larrazabal está también en cero goles (0) en 16 utilizaciones por parte de los técnicos. El refuerzo invernal para la labor anotadora, Alegría, ha marcado solo uno (1) en 11 partidos ya disputados, casi en la totalidad de minutos en su caso. El juvenil Iván Azón, repuesto habitual desde el inicio del curso, tiene en su haber también un gol (1) en 20 salidas al campo. Bermejo suma un gol (1) en 27 partidos. Y no hay más. 

Ahí están las alternativas ante una susceptible ausencia puntual de Narváez. Algo que, por fortuna para el Real Zaragoza, no ha ocurrido nunca en todo el año. El cafetero siempre ha estado, con mayor o menor calidad física (tuvo problemas musculares en diversos momentos del torneo), dispuesto para jugar en cada una de las 32 jornadas dirimidas. Ahora, con 4 tarjetas acumuladas (las vio ante el Fuenlabrada, en Albacete, en Vallecas y ante el Cartagena, las dos últimas muy recientemente), cabe pensar qué hacer. 

Seguramente se opte por que los acontecimientos fluyan a su libre albedrío. Sin forzar nada. Y rezar por que Narváez sea capaz de no recibir la quinta amonestación de aquí al 30 de mayo. ¿O tal vez se considere adecuado limpiar esta amenaza en algún día concreto?

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión