Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Zaragoza solicita a la DGA que los aficionados puedan entrar en La Romareda

El club quiere que al menos un tercio de sus abonados accedan al estadio en el momento que lo permitan las autoridades. En paralelo, está preparando un protocolo para que la entrada al recinto se produzca con la máxima seguridad.

Los jugadores del Zaragoza festejan con la afición el triunfo ante el Dépor del pasado 23 de febrero, el último encuentro disputado en La Romareda.
Los jugadores del Zaragoza festejan con la afición el triunfo ante el Dépor del pasado 23 de febrero, el último encuentro disputado en La Romareda.
Toni Galán

El Real Zaragoza ha contactado en las últimas horas con el Gobierno de Aragón para solicitar el permiso correspondiente para que los aficionados puedan entrar a La Romareda en este tramo final del campeonato. Si todo transcurre por los cauces esperados, Aragón será una de las Comunidades Autónomas que accederá a la fase 3 el próximo lunes 8 de junio, momento en el que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón recobrará las principales competencias sobre la normativa de desescalada. 

Por este motivo, amparándose en los reglamentos y normativas de aforo en espectáculos públicos y actividades deportivas que se han regulado por la pandemia del coronavirus, el Real Zaragoza ha solicitado el permiso para poder jugar con aficionados en La Romareda desde el momento en el que la normativa y las autoridades sanitarias así lo permitan. Incluso, si es posible, en el estreno del próximo sábado 13 de junio frente al Alcorcón, un partido programado para las 19.30. Si esta fecha todavía es precipitada –porque no todas las Comunidades Autónomas hayan accedido a la fase 3 y la Liga no autorizase que en unos estadios haya público y en otros no–, la intención del club es que sus aficionados puedan acceder lo antes posible a La Romareda, siempre y cuando cuenten primero con el visto bueno del Gobierno de Aragón.

Con un aforo de 33.000 butacas y más de 28.000 abonados, el Real Zaragoza quiere que, al menos, un tercio de sus socios puedan alentar desde la grada al equipo en los encuentros que le restan por disputar como local que, además, apuntan a disputarse durante el fin de semana, ya que en la cadencia de dos encuentros por semana, el Zaragoza empieza como local en sábado (fin de semana) y juega como visitante en martes (jornada intersemanal).

Paralelamente, con el objetivo de tener listos los mecanismos oportunos para reabrir al público La Romareda, el Real Zaragoza está trabajando ya en un protocolo para que los aficionados puedan entrar al estadio respetando las medidas de seguridad e higiene oportunas. En este sentido, igual que estudian otros clubes españoles, se trabaja en medidas de seguridad sanitaria, distanciamiento social o en formas para acceder y salir del estadio evitando las temidas aglomeraciones. En el caso de que llegue la esperada autorización del Gobierno de Aragón, el Real Zaragoza quiere tener todo preparado para reabrir el estadio a sus aficionados lo antes posible, con las medidas de seguridad ya preparadas y consensuadas, por supuesto, con Sanidad.

La petición del Real Zaragoza al Gobierno de Aragón se ha replicado en las últimas horas en otros puntos del país. El Celta de Vigo, el Espanyol, el Barcelona o la Real Sociedad son algunas de las entidades que también han consultado a las instituciones competentes la posibilidad de abrir sus estadios a la afición. En otros países como Rusia o Polonia, las autoridades sanitarias ya han aprobado la entrada de los aficionados a los estadios.

La Liga estima pérdidas millonarias

En este sentido, las previsiones de la Liga estiman unas pérdidas conjuntas de "como mínimo, 700 millones" si la competición se disputa íntegramente a puerta cerrada, según ha asegurado recientemente su presidente Javier Tebas. Al comienzo de la emergencia sanitaria, la Liga encargó un estudio que desveló que en caso de reiniciarse la competición a puerta cerrada, las pérdidas ascenderían a 88 millones de euros en abonos y a 41 millones en venta de entradas en taquilla, pero incluyendo otros conceptos, la cifra se elevaba a 300 millones teniendo en cuenta las diversas fuentes de ingresos. Esa cantidad prevista de perjuicio económico ahora se ha duplicado, después de que la Liga haya incrementado en más de 200 millones su ayuda al fútbol no profesional y al resto de federaciones deportivas.

Etiquetas
Comentarios