Despliega el menú
Real Zaragoza

Kagawa, la precisión japonesa... con el reloj en la muñeca

La imagen del mediapunta japonés del Real Zaragoza en el entrenamiento de este sábado, imposible en un partido, denota que los ensayos no están aún en los términos de la normalidad.

Kagawa, en la mañana de este sábado, entrenándose con el reloj de muñeca.
Kagawa, en la mañana de este sábado, entrenándose con el reloj de muñeca.
Tino Gil/Real Zaragoza

Entrenó el Real Zaragoza en la mañana de este sábado en la Ciudad Deportiva para poner punto final así a su segunda semana íntegra de trabajo pos pandemia. El domingo es día de asueto para los jugadores. Y la imagen más llamativa del 'pull' de fotografías de la sesión preparatoria la protagoniza Shinji Kagawa, que ha lucido durante la mañana el reloj de pulsera en su muñeca izquierda.

Un detalle inusual. Imposible en un partido (no se pueden llevar hace años ningun tipo de complementos como anillos, pendientes, cadenas, pulseras) y, normalmente, tampoco en los entrenamientos. Por ello, observarlo es sinónimo de que los ensayos del Real Zaragoza, como los del resto de equipos en España, no están aún al nivel mínimo de calidad y utilidad futbolística fruto del protocolo al que La Liga se ha visto obligada a recurrir para ir recomenzando la actividad tras dos meses de confinamiento y colapso de la liga por la pandemia mundial de covid-19. 

¿Es un Seiko? ¿Quizá un Citizen? ¿Se trata de un Orient? ¿Luce Kagawa un Casio? ¿O será un Minase? La relojería japonesa ha sido siempre puntera en precisión, prestigio y prestancia dentro del mercado de todo el mundo. Símbolo de calidad y diseño. ¿Se trata de una cuestión buscada por la estrella nipona del Real Zaragoza? ¿O es un descuido en el que nadie ha reparado?

Lo que sí está claro es que, si el entrenamiento sabatino hubiera tenido a toda la plantilla al unísono -y no se tratase aún de esa fase en la que apenas pueden juntarse grupos de 8 o 10 jugadores por turno- y Víctor Fernández hubiera preparado un simulacro de partido, unos duelos en campos reducidos con porterías y máxima intensidad, a Kagawa alguien le habría instado a quitarse el reloj de la mano izquierda. Al tratarse de un ensayo más físico e individualizado que grupal, el hecho sorprendente de que Shinji se haya ejercitado con el peluco puesto no ha acarreado riesgos añadidos ni para él ni para sus colegas de tareas. 

De cualquier modo, aquí está esta imagen epatante. Difícil de encontrar en los archivos de cualquier periódico. Por más que la modernidad haya traído GPS navegadores a las espaldas de todos los futbolistas, chips medidores de decenas de parámetros incluidos en la indumentaria que esconden las camisetas en los partidos oficiales, lo de jugar con el reloj puesto no se contempla en el reglamento. Aunque lleve incorporados altímetro, barómetro, cronómetro a la centésima, brújula y marcha atrás. 

Etiquetas
Comentarios