Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El destino del Real Zaragoza se dirime este martes en la UEFA

El ente europeo del fútbol reúne a sus 55 federaciones en Suiza en una cumbre de alto rango decisivo. Van a abordarse las fórmulas de reestructuración del fútbol cuando concluya la crisis del coronavirus

Luis Suárez celebra con el resto de jugadores del Real Zaragoza el último gol del equipo, el logrado hace 8 días en Málaga para ganar 0-1.
Luis Suárez celebra con el resto de jugadores del Real Zaragoza el último gol del equipo, el logrado hace 8 días en Málaga para ganar 0-1.
Carlos Guerrero/LOF

La sede suiza de la UEFA (organismo que rige el fútbol en Europa), en la localidad de Nyon, será este martes, en 24 horas, el foco de máxima atención de organizadores de torneos y grandes eventos, clubes y futbolistas de todo el continente. Y, por derivación, de lo que en este foro europeo surja, también el resto del mundo conocerá pautas importantes para aplicar en un futuro –ahora incierto– cuando la crisis del coronavirus remita y se pueda regresar paulatinamente a la normalidad.

Con el epicentro de dirección establecido allí, en la UEFA, por iniciativa de su presidente, el esloveno Aleksander Ceferin, van a reunirse a través de videoconferencia las 55 federaciones de Europa. Y, aunque la atención mediática mayoritaria se fijará especialmente en saber qué sucede con la Eurocopa 2020 de naciones, o con la Champions League y la Europa League, o con el modo de rematar las ligas mayores de los países más señeros del continente, habrá también un espacio importante para intuir por dónde va a discurrir el destino del Real Zaragoza.

El puzle de torneos a reparar

A la UEFA le incumbe todo, como gobernadora del global del balompié continental que es. En su convocatoria, remitida el viernes pasado a los 55 invitados, ya advirtió que «las conversaciones abarcarán todas las competiciones nacionales y europeas, incluida la Eurocopa 2020». Y, en ese primer epígrafe, tiene su espacio la Segunda División de España.

La pregunta más manida que fluye en cualquier conversación desde que se conoció el parón de la liga es: «¿Qué pasará ahora con el Real Zaragoza? ¿Subirá a Primera o no subirá y se perderá este año tan ilusionante?». Los primeros pasos para la resolución que en su momento adopten las distintas federaciones y entes respecto de las competiciones que tienen bajo su tutela se darán en 24 horas en esta cita de la UEFA a través de la videoconferencia a distancia con mayor enjundia del fútbol en toda su trayectoria.

Todo está entrelazado. Por lejano que parezca, al Real Zaragoza y demás clubes con aspiraciones (la de los aragoneses es lograr subir a Primera por el camino que sea), en esta forzosa detención de los torneos por una histórica pandemia mundial de grandes dimensiones, también les va en su futuro lo que suceda con la Eurocopa, que tiende a suspenderse hasta 2021, el verano del año que viene, según ha trascendido en las altas instancias. En un torneo diseñado para disput arse por media Europa, sin sede nacional fija y con ciudades dispares de países lejanos entre sí como sedes, la crisis del coronavirus aconseja una decisión drástica que pocos discuten: aplazarla.

Si esto se confirma, algunas ligas –es la intención inicial de la LFP, la patronal española, como dejó claro ayer Javier Tebas en la Cadena Cope , al afirmar que «no tiene duda de que la liga se terminará jugando»– intentarían esperar la remisión del coronavirus para tratar de concluir los partidos que restan (11 en Primera y 11, más la Promoción, en Segunda). Para ello, en una hipótesis al límite en la que se pudiesen reprogramar todas las jornadas a ritmo de miércoles-domingo (y días anejos), la LFP ya maneja que la frontera de aguante es, como mucho, el 1 de mayo como fecha en la que habría que recomenzar. Porque, todo lo que sea sobrepasar el 30 de junio, día en el que concluye reglamentaria y jurídicamente la temporada oficial (en este caso la 2019-20), acarrearía unos problemas serios con los contratos de cientos de futbolistas en el mundo, circunstancia que requeriría una revisión legal que jamás se dio: prorrogar más allá de su día de finalización los compromisos de fichajes y cedidos. Jugar en julio o agosto, como también se apunta como opción, pasaría siempre por solventar este evidente conflicto laboral.

Alemania e Inglaterra, aliados

Fuentes del Real Zaragoza aseguraron anoche a HERALDO que «no hay aún noticias en ningún sentido sobre la posible solución que se dé a la clasificación final de la liga si no se juega lo que falta». Son todo rumores, informaciones previas sotto voce. La Federación Española, con Luis Rubiales a la cabeza, ha expresado su intención de buscar un consenso de actuación con las demás ligas importantes. Alemania e Inglaterra, de entrada, abogarían por dejar las competiciones ligueras como están, premiar ascensos y no castigar con descensos.

Rubiales, también en la Cadena Cope, dijo ayer que «hay que tener los pies en el suelo ante la posibilidad de que las competiciones futbolísticas no se terminen». Tebas, de la LFP, apuesta por jugar aunque sea en precario y contrarreloj, si hay el más mínimo resquicio de índole médica. Por esta disparidad de prismas, la reunión de este martes en la UEFA abrirá caminos firmes a corto plazo.

La opción anhelada

Alemania e Inglaterra abogan por dar por concluidas las ligas como están ahora y atender a esta clasificación para definir los campeones y demás cuestiones. Se premiarían ascensos y no se castigaría con descensos. O sea, nadie bajaría de categoría y, entre divisiones, subirían dos, los dos primeros. 

Es el modo de dejar para le año que viene ligas extraordinarias de 22 equipos (o 20 en casos donde ahora hay 18 en Primera), que se readaptarían al curso siguiente con más descensos hasta volver a la situación actual. Si se da esta opción, el Real Zaragoza jugaría el año que viene en Primera. La Federación española lo contempla como factible en uno de los supuestos que anunció Rubiales el viernes.

Etiquetas
Comentarios