Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza: la pesadilla copera de Zinedine Zidane

Zidane regresa al estadio en el que debutó como futbolista del Real Madrid, en el que solo ganó una vez, y enfrentándose a un rival que le apartó dos veces del único título de relieve que falta en su palmarés.

Zidane y Luis Enrique buscan este sábado el título de Liga
Zinedine Zidane da instrucciones en un partido
Efe

En la exuberante bolsa de trofeos, premios, reconocimientos y títulos de todo tipo y condición del Zinedine Zidane futbolista y entrenador, aún queda un hueco pendiente de rellenar, un botín que nunca ha podido cobrar, en parte, porque el Real Zaragoza le ha perseguido como una sombra inevitable y perturbadora. A Zinedine Zidane le falta ganar, precisamente, la Copa del Rey.

Lo tiene todo. Como futbolista, levantó desde la Copa del Mundo y la Eurocopa con Francia, a la Copa de Europa con el Real Madrid, las Supercopas, la Intercontinental… También la liga española. Ganó ‘scudettos’ con la Juventus, incluso una Copa Intertoto con el Girondins de Burdeos. O las distinciones particulares, desde el Balón de Oro al FIFA World Player… Con el Zidane entrenador puede iluminarse una vitrina parecida: liga, Copas de Europa, Supercopas, Mundiales de clubes…

Sin embargo, la leyenda francesa desconoce el tacto del metal de la Copa del Rey. Aunque formaba parte del cuerpo técnico de Carlo Ancelotti cuando el Real Madrid la conquistó en 2014, es un título que se le resistió como futbolista y ahora aún lo sigue persiguiendo como entrenador principal. Curiosamente, ni en Italia ni en Francia pudo ganar las respectivas copas nacionales tampoco.

La historia de Zinedine Zidane y la Copa del Rey reclama, como testigo excepcional, la presencia en el relato del Real Zaragoza. El equipo aragonés se cruzó como un león en su camino hacia el título en las dos gestas tantas veces cantadas y recordadas, más esta semana: la final de Montjuic en 2004 y la semifinal del 6-1 en 2006. Dos veces tumbó el Zaragoza al Madrid de Zidane y el resto de la constelación galáctica. La primera, con el misil cósmico de Galleti en la montaña barcelonesa, en un partido en el que si alguien exhibió sangre caliente e impotencia tras el gol del argentino fue Zidane, amonestado en el minuto 118, al final de la prórroga. La segunda, con el rodillo tripulado por Diego Milito y Ewerthon en La Romareda. Zidane jugó cinco temporadas en España y el Zaragoza fue su pesadilla copera en dos de ellas. También perdería la final célebre del ‘Centenariazo’ contra el Deportivo, y sería apeado en la rondas intermedias por Mallorca y Valladolid.

La incómoda relación de Zidane con el Zaragoza va más allá de esos dos episodios coperos. El francés visitó La Romareda como futbolista -este miércoles será la primera vez que lo hace como entrenador- en cinco ocasiones, tres de liga (en la 2002-2003 el equipo aragonés estaba en Segunda y en 2001 no participó), una en Copa del Rey y otra en un partido algo desapercibido en las glosas de su historial, su debut oficial como futbolista del Real Madrid tras su estruendoso y multimillonario fichaje. Zidane estrenó su matrimonio mítico con el club blanco, precisamente, en Zaragoza, en el partido de ida de la Supercopa de España de 2001, en el mes de agosto. Ambos equipos empataron a uno, para que un triplete de Raúl resolviera el título unos días después en el Santiago Bernabéu.

Por todo ello, La Romareda es un escenario de cariño y recuerdo para Zidane, un lugar con cierto culto para él, aunque nunca se le haya dado bien. Su talento atemporal y clásico, sus arabescos y elegantes gestos nunca se encontraron cómodos en el estadio zaragozano. De sus cinco visitas, solo ganó en una (1-3) en la jornada final de la temporada 2004-2005. Empató en tres ocasiones, en la Supercopa (1-1), en Liga en 2002 (0-0) y en 2006 (1-1), y perdió en la goleada 6-1 en Copa en 2006. El Zaragoza se esforzará para que todo siga igual. 

Etiquetas
Comentarios