Real Zaragoza

real zaragoza

15 minutos de Lalo en el vestuario de Víctor Fernández

El director deportivo del Real Zaragoza charló a solas con el entrenador antes del inicio del ensayo de este lunes dentro del despacho del técnico.

Lalo Arantegui y Víctor Fernández, juntos en el pasillo de vestuarios de la Ciudad Deportiva, nada más salir ambos del despacho del entrenador, donde charlaron a solas durante 15 minutos antes del ensayo de este lunes.
Lalo Arantegui y Víctor Fernández, juntos en el pasillo de vestuarios de la Ciudad Deportiva, nada más salir ambos del despacho del entrenador, donde charlaron a solas durante 15 minutos antes del ensayo de este lunes.
Toni Galán

A nadie escapa que la figura central de las últimas 72 horas en el zaragocismo es Víctor Fernández. No puede extrañar a nadie el protagonismo que ha adquirido el entrenador aragonés, tanto por estar a punto de certificar la permanencia en la categoría un año más como por la reacción de la mayoría de la afición el pasado viernes en La Romareda en la que se pidió a Fernández que continúe el año que viene al frente del equipo.

Esta situación, novedosa después de muchas semanas de dudas, padecimientos clasificatorios, devaneos mentales sobre el presente más rabioso de grupo y miedos a fallar en la recta final de esta liga 2018-19, incide directamente en el trabajo diario que está desarrollando la dirección deportiva, que encabeza Lalo Arantegui, mientras en el seno de la SAD se espera el final de la temporada y, con él, el enfoque concreto de futuro del club

En este contexto, ha sido llamativa la iniciativa de Lalo (que no es atípica, pues la ha llevado a cabo otras veces) a primera hora de la mañana de este lunes, en los prolegómenos del primer entrenamiento de la semana. El ejecutivo ha salido de su despacho para dirigirse directamente al de Víctor Fernández. Allí han charlado a solas los dos durante alrededor de un cuarto de hora. 

Los futbolistas han debido esperar a que ese encuentro concluyera para saltar al césped de inmediato y dar inicio al entrenamiento. Lalo y Víctor han concluido su intercambio de impresiones por el pasillo de las casetas de la Ciudad Deportiva, donde han desembocado en una conversación con el médico, el doctor Honorio Martínez; con el delegado, Alberto Belsué; y con el preparador físico, Javier Chocarro.

Las coordenadas del ámbito deportivo del Real Zaragoza eran unas hace pocas semanas. Las de ahora son otras. Y quién sabe si un poco más adelante todavía se verán aún más modificadas por los acontecimientos. Hasta hace nada, Víctor Fernández vivía su día a día bajo el toldo de sus propias declaraciones, reiteradas varias veces desde que llegó en diciembre con el objetivo de salvar al equipo del descenso a Segunda B, en las que aseguraba que "el 30 de junio me voy"

Desde el viernes al borde de la medianoche, esa postura personal de Fernández ha mutado a un "yo qué sé qué va a pasar cuando la liga acabe". Como todo en la vida, los sucesos, las incidencias y el devenir de las cosas dependen de muchos factores, unos que pueden manejarse en primera persona y otros que dependen de terceros. Ahí cabe incluir el asunto Fernández, el asunto entrenador para el curso venidero en el Real Zaragoza

Por el momento, el equipo y sus protagonistas más directos se aprestan a preparar el partido del viernes en Málaga (21.00), donde el Real Zaragoza aún debe sellar mediante un punto al menos la permanencia matemática en Segunda, si no quiere tener que esperar a ver qué hacen el fin de semana sus rivales directos en la pugna, los Tenerife, Rayo Majadahona o Lugo.

Etiquetas
Comentarios