Fútbol
Suscríbete por 1€

real zaragoza

La fuga que no cesa: 30 jugadores arrebatados de la cantera zaragocista en una década

La Ciudad Deportiva del Real Zaragoza se ha convertido en una fuente de talento para los grandes clubes europeos. El alevín Aritz Lairedo es el último en salir con destino al FC Barcelona.

Álvaro Sanz, en su etapa en el Real Zaragoza.
Álvaro Sanz, en su etapa en el Real Zaragoza.
Twitter

Treinta futbolistas arrebatados en una década. El dato habla por sí solo: la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza se ha convertido en una fuente de talento para los grandes clubes europeos. El FC Barcelona; el Real Madrid, el Atlético, el Villarreal, el United, el City o la Juventus se han llevado jugadores desde 2012 hacia aquí. El motivo, más allá del buen momento que atraviesa la cantera zaragocista, emana en la desprotección legal de la Comunidad.

Desde el cambio de legislación que el deporte aragonés experimentó en 2018 (BOA del 19 de diciembre), los clubes no pueden firmar a los jugadores menores de 16 años por más de una temporada, por lo que todos quedan libres el 30 de junio y están abiertos a escuchar las ofertas de otros equipos.

Así, el ‘modus operandi’ siempre suele ser el mismo: los clubes se ponen en contacto directamente con los familiares de los chavales para convencerlos del fichaje, sin ni siquiera tener que exponerse a las conversaciones negociadoras con el equipo formador, en este caso un Real Zaragoza que lleva tiempo reivindicando el blindaje legal.

Los últimos años han sido especialmente nocivos para la entidad. Antes de alcanzar el 30 de junio, ya se sabe que el alevín Aritz Lairado saldrá de Zaragoza con destino a Barcelona, uniéndose a otros ocho jugadores que, en apenas 10 años, cambiaron la Ciudad Deportiva por los campos de la Masía.

El Barça es el club que más ha fijado sus miras en el Real Zaragoza. El pasado verano, Hugo Garcés -recientemente nombrado mejor alevín de España- y Álvaro Cortés también se vistieron de azulgrana; al término de la temporada 2019-20 salieron Sidney, Juan Hernández y Espinal; y en anteriores temporadas ya habían firmado Alastuey (2015-16), Sola o Álvaro Sanz (2014-15), cuyo traspaso incluyó unas cláusulas económicas en función de los objetivos que el jugador cumpla con los culés.

Cada vez más pequeños

Cuando decidieron abandonar la disciplina zaragocista, la media de edad de estos jugadores oscilaba entre los 11 y los 13 años. Cada vez son más pequeños. Cada vez duele más verles marchar sin que, salvo en casos excepcionales, se cobre por ellos.

Los clubes españoles no tienen que abonar derechos de formación al llevarse a un canterano; pero sí se paga un canon al club formador cuando el jugador sale con destino a un equipo extranjero, como ocurrió con Héctor Otín (Juventus, 2012); Paolo Fernandes (Mánchester City, 2013) o Mateo Mejía (Mánchester United, 2019).

Otros futbolistas por los que el Real Zaragoza percibió traspaso fueron Darío Ramos, que fue incluido en el pase de Vallejo al Real Madrid por seis millones en 2015, o Álex Millán, que en 2016 dejó alrededor de 350.000 euros en las arcas zaragocistas.

Dinero aparte, la fuga de jugadores supone un tremendo lastre para el fútbol aragonés, que progresivamente ve cómo se va reduciendo el número de jugadores talentosos. Además, hay que tener en cuenta que este factor también repercute en los clubes convenidos del Real Zaragoza, puesto que cada vez son menos los jugadores de la casa que pueden ir cedidos a estos equipos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión